4 posiciones a largo plazo: Venezuela, Ucrania, Turquía y México. Edmond de Rothschild Fund Emerging Bonds

  • 27-12-2017

  • 2 minutos

Jean-Jacques Durand, gestor del fondo Edmond de Rothschild Fund Emerging Bonds nos presenta un resum en de la visión actual que tiene de la renta fija emergente. El fondo puede invertir en cualquier segmento de la renta fija emergente y tipo de emisor. Este es un activo que puede ayudar a construir una cartera más diversificada, ofreciendo una mejor relación rentabilidad/riesgo que los bonos soberanos de algunos países desarollados. Eso sí, debemos tener en cuenta que puede suponer una mayor volatilidad que los mercados desarrollados.

En referencia a la deuda de mercados emergentes como clase de activo en su conjunto, nos hemos vuelto más prudentes ya que las valoraciones no nos recompensan por el riesgo que asumimos en muchos de estos países, a pesar de la mejora de factores fundamentales de manera global. Pueden quedar más oportunidades en algunos mercados en divisa local que en divisa fuerte, pero de nuevo se trata de ser selectivos y el mercado es mucho más frágil que hace un año. Creemos que la flexibilidad y el oportunismo son clave: la cartera está centrada en convicciones de inversión sólidas, y a veces contrarian, para capturar mayor rentabilidad incluso si algunas veces implica una mayor volatilidad en horizontes más cortos. Este sesgo diferencia a la cartera de otras ya que está concentrado en cuatro grandes posiciones a largo plazo: Venezuela, Ucrania, Turquía y México. Con respecto a Venezuela, seguimos creyendo que incluso en el actual contexto de impago, los actuales precios del mercado son mucho más bajos que el potencial de recuperación a largo plazo y la asimetría es extrema. Sin embargo, hay que ser pacientes para reconocer el potencial completo de estas inversiones, que depende de un cambio completo de régimen o modelo económico como pasó en Argentina hace varios años.

Turquía y México sufren un descuento económico que puede verse como excesivo en relación al resto del mercado dadas sus fortalezas fundamentales. El “factor Trump” ha sido claramente un elemento clave en importantes desarrollos locales y seguirá siendo una fuente de ruido en el futuro. Los riesgos de cola también tienen que ser considerados, especialmente cuando el aseguramiento frente a los mismos es económico. Hace varios meses, nos cubrimos frente a un posible aterrizaje duro de China. Cada una de nuestras posiciones proviene de reflexiones macroeconómicas fundamentales, pero también, y esto es otra característica que nos diferencia, del análisis técnico de factores como los flujos de inversión, el apetito de los inversores por el riesgo y el posicionamiento.