Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Aberdeen lanza un nuevo fondo de deuda corporativa con criterios ESG

  • 29-06-2020

  • 2 minutos

Aberdeen Standard Investments ha lanzado el fondo Aberdeen Standard SICAV I – Global Corporate Bond Sustainable and Responsible Investment Fund. Trata de generar un rendimiento sólido a largo plazo mediante la asignación de capital a empresas que demuestren una firme gestión de sus riesgos y oportunidades ambientales, sociales y de gobernanza (ESG).

Samantha Lamb, Directora de Renta Fija ESG y Gestora de Deuda Global con Grado de Inversión de Aberdeen Standard Investments

El nuevo fondo estará gestionado por el equipo global de deuda con grado de inversión. El objetivo de inversión del fondo es la obtención de un retorno total a largo plazo invirtiendo principalmente en deuda con grado de inversión y en valores vinculados a la deuda emitidos por compañías de todo el mundo. El vehículo utilizará el enfoque de gestión activa de ASI de selección de valores adaptado al entorno general, que combina el análisis fundamental y ESG de nombres particulares y sectores junto con decisiones top down de construcción de cartera. La evaluación de la sostenibilidad de una empresa se apoya en un marco ESG profundamente integrado, contando con el respaldo del equipo de crédito y de ESG central.

«El objetivo de este nuevo fondo es genera una diferencia positiva – para nuestros clientes, la sociedad y el mundo en general. Se trata de invertir en empresas que hagan lo correcto para crear carteras que ayuden a nuestros clientes a alcanzar sus objetivos financieros a largo plazo. El fondo se basa en la toma de decisiones fundamentadas, lo que genera un cambio positivo y, a su vez, impulsa estándares más altos y rendimientos más sólidos».

Samantha Lamb, Aberdeen Standard Investments

El fondo:

  • Excluirá a las empresas cuya actividad comercial no se considere sostenible. Esto se logrará gracias a un conjunto de exclusiones «binarias» que identifican las actividades comerciales controvertidas. También se producirán exclusiones «activas», identificando a las empresas calificadas como deficientes en función de su gestión de los riesgos ESG dentro de su negocio.
  • Colaborará con las empresas para obtener una visión sobre la gestión de los riesgos y oportunidades ESG e influirá activamente en la gestión de estos factores de acuerdo con las normas de las mejores prácticas.
  • Busca una huella de carbono que sea inferior a la del índice de referencia.

El resultado es una cartera que integra las consideraciones ESG en cada paso del proceso de toma de decisiones de inversión, con lo que se evitan las empresas con un rendimiento débil en materia de ESG o que estén expuestas a actividades controvertidas, con el objetivo de generar rendimientos financieros sostenibles y atractivos a largo plazo.