Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Las aerolíneas sufren las turbulencias económicas ligadas al coronavirus

  • 26-02-2020

  • 3 minutos

Tras enfrentarse a varios desafíos a comienzos de año, ahora tanto las aerolíneas como el entorno que financia a la aviación y los fabricantes de aviones -directamente vulnerables a los efectos económicos de una posible pandemia- corren un riesgo cada vez mayor de sufrir problemas graves relacionados con el coronavirus.

Las aerolíneas sufren con el coronavirus

La ralentización del crecimiento del tráfico de pasajeros y de cargas, el desajuste entre el elevado valor de los aviones y la financiación barata, los problemas de producción en el Grupo Airbus y las cuestiones de seguridad en Boeing Co. fueron algunos de los factores que pesaron sobre el sector de la aviación, incluso antes de que quedara claro el alcance del brote del Covid-19.

Aunque todavía es demasiado pronto para evaluar el impacto a largo plazo del brote de la enfermedad, el virus sigue propagándose a nuevos países después de su aparición inicial en China. A continuación, se analizan sus efectos en los distintitos segmentos de la aviación:

El impacto del coronavirus en las Aerolineas

«Las perspectivas crediticias de las aerolíneas europeas ya eran negativas, ya que la presión a la baja sobre las tarifas aéreas, el aumento de los costes y la ralentización del crecimiento del tráfico han acumulado presión sobre las compañías, en particular sobre los operadores más pequeños y endeudados de Europa», dice Chammem, analista de Scope Ratings. Por ejemplo, Air Italy, una pequeña aerolínea italiana, quebró a principios de este mes.

Las compañías europeas con servicios de larga distancia como Deutsche Lufthansa (BBB/Stable) y Finnair han reducido sus vuelos a China. Turkish Airlines ha hecho lo mismo con los vuelos a Irán. A medida que el virus se propague a más países, aumentarán las restricciones voluntarias u obligatorias a los viajes aéreos entre las medidas de contención de la enfermedad, como la cancelación de los eventos internacionales, desde las conferencias de negocios hasta los encuentros deportivos, con las consiguientes repercusiones para la industria, las empresas y el turismo.

Las declaraciones de los analistas de Scope Ratings

«Durante la epidemia de SARS en 2003, el tráfico anual disminuyó un 8% para las aerolíneas de Asia Pacífico, lo que se tradujo en una pérdida de ingresos de 6.000 millones de dólares. Las aerolíneas norteamericanas perdieron el 3,7% del tráfico internacional debido al SARS. Ahora, esperamos que el brote de coronavirus tenga un mayor impacto», dice Helene Spro, analista de Scope Ratings.

«La IATA ya ha advertido que la demanda mundial de viajes por vía aérea disminuirá por primera vez desde 2009, y cabe recordar que los viajes en avión en China y el resto de Asia han crecido enormemente desde la época del brote de SARS», dice Chammem.

«Aunque el descenso de los precios del combustible para aviones, debido a la caída de los precios del petróleo en las últimas semanas, proporciona cierto alivio a las compañías aéreas, la disminución del tráfico de pasajeros y de cargas recortará los márgenes de beneficio hasta que se contenga el brote de la enfermedad», dice Chammem. «Será especialmente importante para las aerolíneas que puedan reanudar sus operaciones normales a tiempo para la temporada alta de primavera y verano del hemisferio norte». Mientras tanto, las aerolíneas están buscando formas de reducir los costes. Por ejemplo, Lufthansa está considerando congelar las contrataciones.

El sector de las finanzas en la aviación

«Los altos costes de las aeronaves y las bajas tasas de leasing no reflejan adecuadamente los riesgos comerciales y operativos a los que se enfrentan las aerolíneas, los cuales, dejarán la industria financiera de la aviación en un estado vulnerable en 2020, incluso antes de que se aclarare el alcance del brote de coronavirus», dice Spro.

Fabricantes de aviones

No son sólo las aerolíneas las que se ven afectadas. Airbus decidió extender las vacaciones de Año Nuevo chino en su planta de Tianjin, que produce alrededor de seis aviones A320 al mes, lo que equivale al 10% de los 60 aviones A320 que Airbus planea producir mensualmente.

«Airbus tiene una enorme cartera de pedidos y Boeing está bajo presión para encontrar formas de compensar el coste multimillonario de la paralización de producción de su avión de pasajeros 737 MAX «, dice Frank Netscher, analista de Scope.

«Considerando que ya han tenido retrasos en las entregas del A320, esto no es una buena señal para Airbus que esperaba restablecer un programa de entregas fiable para el 2021», dice Netscher.

«La interrupción de las cadenas de suministro también ha llegado en un mal momento para Boeing, que depende de los proveedores chinos para su producción de aviones civiles, mientras intenta compensar el impacto de la suspensión de la fabricación del avión de pasajeros 737 MAX por razones de seguridad», dice. Boeing ha advertido que podría incumplir sus objetivos de entrega de aviones del primer trimestre.