Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

¿Cómo afecta el COVID-19 a los mercados de renta fija?

  • 25-03-2020

  • 3 minutos

Un virus desconocido está sembrando el pánico en la población mundial y el temor a lo desconocido hace que los activos de riesgo se vendan indiscriminadamente.

Efectos Covid-19 renta fija

He leído estos días que el fundador de Microsoft, Bill Gates, ya vaticinó la pandemia de coronavirus y la imposibilidad de los sistemas sanitarios y científicos para hacerle frente. Ocurrió en abril de 2015, en una charla TED. El mundo acababa de vivir un brote global de ébola, y aprovechando la coyuntura, el fundador de Microsoft advirtió que la comunidad científica «no estaba lista para la próxima epidemia» y anunció que el siguiente brote sería «1.000 veces peor».

Hace ya 10 sesiones que los bonos de gobierno americano alcanzaron mínimos históricos en toda su curva, siendo especialmente significativo la caída en TIR de los bonos largos; en el caso del 10 años americano llegó al 0.32% y en el caso de Alemania su bono a 10 años llego al -0.91%. Esto hacía presagiar la caída de los activos de riesgo, especialmente bolsas y crédito corporativo.

A día de hoy los bonos corporativos están poniendo en precio una recesión

De hecho, muchos de ellos se encuentran en niveles del 2008 y muchos otros en niveles del 2011. El High Yield ha caído un 19% en el año y los bonos grado de inversión caen un 6.6%. Los bonos subordinados financieros caen un 12% y los bonos gubernamentales europeos entre 5 y 7 años bajan de precio un 1.8%. Por sectores como pueden imaginar los más afectados son los ligados al ocio, viajes y el sector petróleo (aquí han ayudado bastante las guerras intestinas de los miembros de la OPEC), si bien la caída es generalizada.

Lo que ya no era tan evidente es que incluso los bonos gubernamentales considerados activo refugio iban a sufrir ventas acusadas en una segunda oleada de crisis, tal y como esta semana estamos experimentando; tanto el bono alemán como el americano están subiendo en rentabilidad y se alejan de los mínimos previamente comentados. A fecha 18 de marzo de bono a 10 años alemán se sitúa en el -0.20% y el americano al mismo plazo en el 1.22%. Esto es entendible si tenemos en cuenta que una de las medidas para salir de la crisis es destinar dinero en grandes cantidades a solucionarla: 1.2 Billones USD en USA, 500 mil millones euros en Alemania, 300 mil millones euros en Francia y 200 mil millones euros en España, por mencionar algunos. Los déficit de todos los países van a verse incrementados.

Las primas de riesgo de los países periféricos siguen aumentando

Si ya nos vamos a los países periféricos el aumento de primas de riesgo es significativo, teniendo en cuenta que Italia y España son, de momento, los países más afectados en el plano sanitario en Europa; sus primas de riesgo se encuentran a 18 de marzo en 157 puntos básicos la española y 290 la italiana que corresponden con un bono italiano a 10 años en el 2.6%, el bono español a 10 años en el 1.3%.

Tanto la FED como el BCE han sacado las armas pesadas para contrarrestar los efectos económicos que sin duda dejará esta pandemia. En breve empezaremos a poner números a la caída del PIB de cada país y región cuestión que, como ya hemos comentado, el mercado que siempre adelanta y que muchos activos ya están poniendo en precio. La FED comprando bonos de manera ilimitada y el BCE con un ambicioso programa que llega al 1.3 trillones euros y flexibilizando el programa para poder incluir más activos. Como consecuencia de ello, las primas de riesgo de los periféricos se han relajado sustancialmente. Pero queda camino por andar, especialmente en política fiscal, de manera conjunta en la Eurozona, y cada país por sí mismo.

Las valoraciones de los bonos a día de hoy se encuentran en precios muy atractivos

Desafortunadamente, ninguno sabemos en el corto plazo cuál puede ser la magnitud de la caída, ni cuanto puede durar, ya que cada crisis es distinta y seguramente la receta para salir de ésta, también sea diferente a otras que ya hemos vivido. Pero sabemos que las valoraciones de los bonos que en enero se podían tildar de caras o en precio, a día de hoy, se encuentran en precios muy atractivos. Habrá que ver caso por caso, pero empiezan a aparecer oportunidades interesantes.

En nuestro fondo GVC Gaesco Renta Fija Flexible tenemos actualmente entre liquidez y bonos a corto plazo un 30% de cartera. Iremos haciendo compras progresivas a medida que tengamos algo de visibilidad en la duración y profundidad de la crisis. Pensamos que las valoraciones de muchos bonos en estos niveles son una oportunidad de medio/largo plazo aun cuando en el corto plazo seguiremos sujetos a volatilidad. La TIR actual del fondo es del 5.5%, la duración de 2.2 y la sensibilidad al diferencial de crédito de 3. A fecha 20 de marzo, la rentabilidad del fondo es del -8.4% y su benchmark de referencia arroja una rentabilidad del -9.80% en el año 2020.