¿Se verá afectado el Black Friday por la guerra comercial y una posible recesión?

  • 28-11-2019

  • 3 minutos

El Black Friday surgió en Norteamérica en 1951, convirtiéndose en el día que más compras se realizan de la última parte del año. En Europa, el Black Friday desembarca de la mano de las grandes empresas tecnológicas en 2013 y comienza a aumentar su popularidad hasta llegar a convertirse en “la semana del Black Friday”, llegando a extenderse, incluso, hasta las dos primeras semanas de diciembre en el caso de algunas empresas. Por otro lado, El Día del Soltero, de gran importancia en los países asiáticos, es ahora el evento de 24 horas en el que más compras se llevan a cabo en el mundo y se está volviendo cada vez más popular en los países occidentales.

black

Casi todas las empresas del sector consumo se benefician del Día del Soltero y el Black Friday.

“Las compañías de consumo retail son obviamente las más beneficiadas por estas jornadas”

“El e-commerce es claramente el que más gana en estos días de Black Friday, dados los actuales hábitos de consumo y las ofertas que hacen las empresas con mejores precios a través de sus canales online de última generación”

Vicent Lemoine, gestor de renta variable de La Française AM

El Black Friday duplica las previsiones de beneficios anuales

Por ejemplo, en 2018 Zalando duplicó su número de pedidos en comparación con el año anterior y atrajo a 220.000 nuevos clientes a su plataforma. Este único evento permitió a la empresa superar sus previsiones de beneficios anuales.

En EE.UU. los indicadores de confianza de los consumidores no son preocupantes, de hecho, el índice de confianza de los consumidores de la Conference Board de noviembre se sitúa en 125,90, un nivel alto.  Además, los recientes datos de consumo del país también han sido muy buenos, y “hay que recordar que el consumo supone la mayor parte del PIB de EE.UU.” señala François Rimeu, estratega senior de La Française AM. Las tasas de ahorro son elevadas, la inflación salarial es positiva, los efectos de la riqueza también son positivos (debido a la apreciación de los mercados de valores y de los bienes inmuebles) y, aunque el apalancamiento puede ser significativo en algunas áreas específicas (préstamos estudiantiles, tarjetas de crédito, por ejemplo), aunque, en palabras de Rimeu “el coste de este apalancamiento sigue siendo aceptable”.

La situación es más o menos la misma en la eurozona, aunque con algo menos de optimismo. La confianza de los consumidores sigue mostrando fortaleza, sin embargo, lentamente va disminuyendo. Como en EE.UU., la tasa de ahorro europea es elevada y la inflación salarial positiva, lo que significa que, “mientras la tasa de desempleo siga bajando, no hay motivo para preocuparse por una disminución del consumo” advierte Rimeu.

Igual gasto que el año anterior

La parte negativa es que los principales indicadores están empezando a mostrar puntos de inflexión en una serie de países en relación con las tasas de desempleo. Si se produjera una desaceleración en el mercado laboral, obviamente podría tener un impacto muy significativo en el consumo.

Otro punto de preocupación para el consumo es la guerra comercial que podría “empañar los resultados de esta temporada comercial tan dinámica” a juicio de Lemoine. El presidente Trump suprimió los aranceles adicionales sobre los productos de consumo durante las negociaciones y esto posibilitó que las empresas estadounidenses pudieran abastecerse de sus productos sin tener que pagar impuestos más altos. Aunque en opinión del gestor de La Française “lo más importante es que la guerra comercial no ha afectado materialmente a la confianza de los consumidores estadounidenses o europeos”, como reflejan la mayoría de las encuestas en EE.UU., que indican que los adultos gastarán de media 397 dólares en el Black Friday de este año, una cantidad muy cercana al gasto del año pasado.

Por su parte, François Rimeu se muestra optimista pues, pese a que asegura que existen indicadores en la actualidad que podrían pronosticar una alta probabilidad de recesión en los próximos 12-24 meses, como por ejemplo, la forma de la curva de rendimiento, afirma categóricamente que “no es el caso del mercado de consumo en EE.UU”.