Asesor del mes – Santiago Galletero de Norwealth Capital

  • 12-11-2019

  • 4 minutos

Os presentamos a Santiago Galletero Sepúlveda, CIO de Norwealth Capital AV y responsable del área de Inversiones y Estrategias de Inversión. Con 20 años de experiencia en banca privada y gestión de patrimonios, comenzó su carrera profesional en BBVA como gestor de fondos y clientes institucionales. Más tarde entró a formar parte de BBVA Patrimonios -desde su creación- como gestor de sicavs, asesor de inversiones y los últimos cuatro años como jefe de equipo. Galletero es licenciado en Empresariales por la Universidad del País Vasco.

Entrevista a Santiago Galletero, Norwealth Capital AV

¿Por qué optaste por dedicarte al sector financiero?

Realmente no me planteé trabajar en el sector financiero, el camino que tomé me llevó a él. Siempre me ha interesado preguntarme el por qué de las cosas y siempre he huido de los trabajos rutinarios. Este trabajo, el de director de inversiones y todo aquel que conlleve invertir, te lleva a preguntarte por qué ocurren las cosas, cual es su motivo, si quieres invertir adecuadamente el dinero de los demás. Y como todo está en continuo cambio, no hay rutina, hay procesos pero no rutinas, ya que en cada momento tienes que aplicar el proceso que corresponde al motivo que ha provocado la nueva situación. Por este motivo pocos trabajos son tan edificantes como este para mi.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? ¿Y lo que menos?

Lo que más me gusta, aparte de lo comentado en la pregunta anterior, es el trato con el cliente, el sentir que realmente le estás ayudando a que sus inversiones le sirvan o le estás informando correctamente sobre su situación financiera o las decisiones a tomar. Eso genera complicidad entre gestor y cliente, y se dan los mejores momentos que he tenido trabajando en esto.

Lo que no me gusta es que, con demasiada frecuencia, en este trabajo se confunde las inversiones que han tenido éxito con las que deberían haberse tomado. De esta manera, los inversores tienden a concentrar las posiciones en lo que ha ido bien en lugar de en las que deberían estar por su nivel de riesgo. El resultado es la creación de burbujas y el sufrimiento de todos.

¿Cuál crees que es el ambiente de trabajo ideal?

Sin duda alguna aquel en el que reine la confianza mutua con el resto de compañeros, aquel que fomente la toma de iniciativas y aquel que te inspire en el sentido amplio de la palabra. Ese ambiente que te de la confianza para romper tu circulo de confort y llegar a nuevos estados de satisfacción.

¿Cuáles con tus hobbies?

Mis dos grandes pasiones (mi familia y mi trabajo) me dejan poco tiempo para los hobbies. El tiempo que puedo sacar lo paso disfrutando de algún tipo de arte (me encanta el cine, la música y la poesía), salir con mis amigos (siempre me quedo con la sensación de dedicarles poco tiempo) y el deporte. Algo que me fascina y que hago siempre que puedo es caminar al amanecer. Es un momento mágico para mí ver nacer el día.

¿Qué valor aporta una agencia de valores frente a otros agentes financieros?

Esto fue otra elección sobrevenida… No elegimos una agencia; podríamos decir que la agencia nos eligió a nosotros. Nos planteamos como podíamos ocuparnos de las necesidades de nuestros clientes con mayor profundidad y resultó que la agencia de valores era lo que mejor se adecuaba a pesar de la ingente carga administrativa y de regulación que acarrea. Si eso era lo mejor para nuestros clientes, eso había que hacer.

¿Qué características piensas que debe tener un buen asesor?

Formación y honestidad salen de carril. Pero para mí la más importante es que se preocupe por el cliente. “Al cliente no le importa lo que sabes hasta que no sabe que le importas”. Debe ser capaz de que el cliente confíe en él, que sepa que está con quien debe estar y que se va a preocupar por él en cualquier entorno.

¿Qué crees que es lo que más se valora en este trabajo: formación o experiencia?

Todo el mundo valora más la experiencia. Las entidades para que le aporte su cartera de clientes y los clientes porque quieren estar con un gestor que haya pasado crisis anteriores.

Siendo ambas razones importantes, nosotros desde Norwealth damos mucha importancia a la formación (también influye que llevamos un carro de años de experiencia en las espaldas). En mi caso además colaboro en varios masters universitarios donde imparto formación financiera lo que me obliga a estar en constante proceso de estudio para poder enseñar adecuadamente a los alumnos.

¿Qué papel crees que juega (o debería jugar) la regulación para impulsar la Inversión Socialmente Responsable?

La regulación debería hacer hincapié en que la ISR se aplicase directamente en las empresas dándoles incentivos para ello y que el IRS (o ESG por sus siglas en inglés) no se convierta en un simple label de calidad en los fondos o las inversiones. Si todos cumplen con estos criterios, no haría falta reseñar que se es socialmente responsable.

Si no lo hace la regulación lo harán los clientes que cada vez más están demandando esta característica en las inversiones que les proponemos.

¿Existe una tipología de fondo de inversión que no incluirías nunca en tus carteras?

Aquellos poco trasparentes y aquellos que no son consistentes en su proceso de inversión. En ocasiones los fondos invierten en activos que no se corresponden con su política de inversión persiguiendo mejorar en los ránquines. Se justifican con argumentos como “somos benchmarck agnostic” y acabas estando invertido en riesgos que no deberías o en porcentajes que no deberías. Los fondos que sólo persiguen resultados en lugar de ser fieles a sus políticas de inversión o filosofía originales no tienen cabida en nuestras carteras.

¿Qué diferencias observas en la forma de invertir de los millennials?

Quizá la diferencia mayor que he observado en este colectivo es su preocupación por el objetivo o finalidad de las inversiones que toman. Les interesa saber a qué se dedican las empresas en las que invertimos y no sólo la rentabilidad que pueden obtener invirtiendo en ellas. No invierten en compañías cuyos objetivos no coincidan con los suyos.

¿Qué recomendaciones harías a nuestros lectores, especialmente a aquellos que quieren enfocar su vida profesional a las gestión de inversiones?

Que no olviden la manida frase “hacer predicciones es muy difícil, en especial sobre el futuro”. Dado que no estamos seguros de nuestras previsiones, hay que estar muy centrado en el riesgo. En este trabajo se eligen los riesgos y se aceptan las rentabilidades y muchas veces se hace todo al revés, se buscan rentabilidades sin mirar si los riesgos son los adecuados y eso es nefasto cuando te dedicas a esto.