Asesoramiento financiero en el Deporte

  • 06-04-2019

  • 6 minutos

El 6 de abril celebramos el Día Internacional del Deporte y por ello hemos contado con la opinión de Alex Ros (Consejero Jefe de la Planificación Patrimonial en Ariete Family Office), Javier Estrada (Sport Global Consulting Investments EAF) y Javier Arizmendi (agente financiero en Tressis) para ver como se relaciona la inversión y el deporte, así como el papel que juega la banca privada y el asesoramiento financiero para los profesionales del deporte.

Dado el nivel de riqueza de los deportistas profesionales, es necesario realizar una buena gestión del patrimonio y de las inversiones para lograr una tranquilidad financiero en el momento de su retirada a partir de los 35 o 40 años.

Horizonte temporal y Volatilidad son dos de los términos que comparten el deporte y las inversiones. La constancia y dedicación de un deportista hasta que logra jugar en la élite es fruto del largo plazo pero su ciclo de ingresos es a corto plazo y además puede estar sometido a una alta volatilidad ya que no siempre las renovaciones son en base a las mismas condiciones. Es por ello, que en muchas ocasiones se pone en relevancia la importancia de un asesor financiero que le acompañe en su vida profesional.

La carrera de un Deportista de Élite de éxito tiene un ciclo de generación económico de ingresos muy corto, en el que reciben unos ingresos elevados en poco espacio de tiempo y en el que su jubilación se adelanta a los 35 años, aproximadamente, eso si no lo truncan antes las lesiones, problemas personales o que simplemente no llegan al nivel deseado. Tengamos en cuenta por ejemplo el futbol de primera división española: 20 equipos con plantillas de 25 jugadores da como resultado 500 deportistas que han conseguido llegar, de miles que lo intentan. Los que no llegan afrontan situaciones difíciles ya que en muchos casos fían todo su futuro al éxito deportivo y en caso de fracaso les deja sin estudios ni experiencia profesional fuera del ámbito deportivo. Además estos flujos de generación de patrimonio son asimétricos e indeterminados a lo largo de su carrera profesional y esto requiere soluciones especiales, a diferencia del flujo de ingresos de otro empleo que es lineal y suele ser creciente en el tiempo hasta el momento de la jubilación, tal y como podéis ver reflejado en el gráfico.

* Otros empleos con vida laboral comprendida entre los 16 a los 67 años.

Tras más de 12 años como futbolista profesional, Javier Arizmendi hace un repaso a algunos de los innumerables valores que el deporte de élite le ha aportado, cómo los aplica como inversor particular y, sobre todo, cómo han sido transferidos a su nuevo rol de asesor financiero:

  • Esfuerzo. No se llega al máximo nivel como deportista sin renuncias. El tiempo premia dichos sacrificios. Considerar el ahorro como un gasto en el presupuesto familiar, destinando periódicamente una cantidad determinada, es el sacrificio. El tiempo y el interés compuesto traerán el premio.
  • Implicación. Vemos cada día en el deporte grandes avances en el estudio de datos propios y del rival. En cualquier ámbito, cuánto más conozcas mejores decisiones tomas. Implicarse en la gestión de las finanzas personales, entender qué está pasando, dota al inversor de mayor autonomía y mejora sus tomas de decisión.
  • Disciplina. La carrera del deportista de élite es especialmente volátil, sufriendo muchos altibajos únicamente correlacionados con el resultado (la famosa coletilla de “si la pelotita entra”). Si este camino me ha llevado a dónde estoy, ¿por qué modificarlo por algo que no puedo controlar? Aislarse del ruido, confiar en tú estrategia y seguir el plan trazado ante vaivenes es clave para tener éxito a largo plazo tanto en el deporte como en la inversión.
  • Control emocional. Los deportistas tenemos que acostumbrarnos desde muy temprana edad a saber manejar situaciones estresantes en lo emocional. ¿Quién no ha sentido especial respeto al saltar a jugar en un gran estadio o una euforia desmedida al ganar un título? Tener un equilibrio emocional entre el miedo ante situaciones de estrés y la euforia en momentos de excesiva complacencia es perfectamente aplicable al mundo de la inversión.
  • Asignación óptima de recursos. Al comenzar una temporada, el equipo y cada jugador se plantea la consecución unos determinados objetivos, para los que tiene que asignar una serie de recursos finitos. Por ejemplo, no sería aconsejable desarrollar una preparación física con la que el equipo llegara “sin pilas” al último tramo de la competición. En el mundo de la inversión, definir esos objetivos y asignar nuestros recursos también resulta crucial. Educación de los hijos, cuidado de familiares con dependencia futura, una segunda residencia, ese viaje soñado o la jubilación no tienen el mismo horizonte temporal y por ello tendremos que asignar diferentes recursos para su obtención.
  • Especialización. De un tiempo a esta parte un gran número de profesionales de diferentes disciplinas (analistas, psicólogos, nutricionistas, etc.) se incorporan a la estructura de los clubes con el fin de aumentar el rendimiento de los jugadores. Fuera del deporte, el asesor financiero debería ser uno de esos profesionales especializados que se preocupara únicamente de las finanzas de sus clientes y no confiarlas a un entrenador que se tenga que ocupar también de la preparación física, de la estrategia o de los menús. En este caso, a diferencia del mundo del deporte, contar con esta especialización no es privilegio de los que tienen más recursos.


Principales inversiones de los deportistas:

La mayoría de los deportistas profesionales centran sus inversiones en los sectores más tradicionales, principalmente el inmobiliario, seguido del ocio, restauración y la moda. Es común conocer que algunos futbolistas invierten en private equity, start ups y apps como Fever o Mobitto.

Tal como nos indica Alex Ros, es necesaria una buena Planificación Patrimonial con dos enfoques:

  • Por un lado los objetivos y sueños del deportista.
  • Por el otro un análisis y enfoque de 360 grados a todas las áreas que componen un patrimonio de cara a trazar la planificación necesaria para llegar a esos objetivos.

Desde Ariete Family Office van más allá de un Asesoramiento Financiero y una Banca Privada, porque creemos en un enfoque holístico en el que a través de un proceso dinámico de Planificación Patrimonial y con la herramienta indispensable del Financial Planning, se ofrece un consejo integral y multidisciplinar por parte del equipo de Consejeros especialistas en las diferentes áreas que compone el patrimonio como la Fiscal, Legal, Inmobiliario, prevención de riesgos y como no la Financiera, y así llevar a cabo un asesoramiento 360º. Es aquí donde aparece la aplicación en el área financiera de un buen plan de ahorro e inversión donde son muy perseverantes con un ahorro sistemático, con un control de riesgos según el perfil del cliente y en una búsqueda de los mejores activos y productos desde una visión independiente para construir, transcender y guiar en la búsqueda de la independencia financiera, en forma de rentas vitalicias y así asegurar una tranquilidad en su retiro.

Llevamos 10 años guiando y transcendiendo en las familias de nuestros Deportistas. Entran llenos de incertidumbres respecto a su futuro económico y desorganizado a nivel patrimonial, y desde la figura del Consejero Patrimonial generamos una riqueza familiar a través de la empatía, responsabilidad y sensibilidad que nos da un valor añadido. Los valores del compromiso, esfuerzo y perseverancia, van ligados para conseguir unos objetivos establecidos a corto, medio y largo plazo, siempre sustentados a la ética.

Alex Ros, Consejero Jefe de la Planificación Patrimonial en Ariete Family Office

Tal como nos explica Javier Estrada, los deportistas profesionales, en general, suelen compartir tres características: Tienen carreras relativamente cortas, ganan mucho dinero en poco tiempo, y suelen estar poco familiarizados con los mercados financieros. Estos tres ingredientes constituyen una ‘mezcla peligrosa’ que convierte el buen asesoramiento financiero en esencial para asegurar su futuro.

Por perfil conservador, los activos tangibles suelen sobreponderarse en su patrimonio financiero.

Javier Estrada, Sport Global Consulting Investments, EAF

La recomendación de Javier Estrada, Sport Global Consulting Investments EAF, es destinar parte de las inversiones a mercados financieros, principalmente a renta variable con un horizonte de largo plazo. Indica que es esencial, en temas de inversión, que los deportistas tengan en cuenta tres puntos fundamentales:

  • Dejar el dinero en el banco, por seguro que parezca, suele ser mal negocio. Esto es así porque si bien es muy poco probable que se pierda capital, el interés recibido suele ser menor a la inflación, y por tanto lo único que se asegura es una pérdida del poder adquisitivo. En otras palabras, el capital invertido crece, pero cada vez compra menos cosas.
  • Si bien las propiedades ‘se pueden tocar’ y los activos financieros no, eso no implica que las propiedades sean más seguras. Por un lado, los activos financieros tienen cotización continua, y eso hace que se puedan observar sus fluctuaciones todos los días, semanas, o meses – o hasta dentro del día! Las propiedades no cotizan en mercados y por tanto sus precios sólo se observa cuando se compran o venden. Eso provoca la ilusión que sus precios son estables, pero no es más que eso, una ilusión. Por otro lado, tanto en España como en la mayoría de países, en el largo plazo los activos inmobiliarios generan un retorno sustancialmente menor al de la renta variable.
  • Muchas de las inversiones que le suelen recomendar a los deportistas, como gimnasios, restaurantes, u hoteles, suelen requerir grandes inversiones de capital. Si esos negocios ‘que no pueden fallar’ en realidad fallan, como sucede con frecuencia, es muy poco el capital que se puede recuperar; peor aún, en muchos casos el deportista queda endeudado. Una buena cartera de activos financieros requiere inversiones iniciales mucho menores, su coste periódico es bajo, y sus pérdidas mucho más acotadas. SGCI es el asesor único del fondo de inversión Alpha Investments, que reúne dichas características y que intenta balancear crecimiento en el largo plazo con amortiguación de pérdidas en el corto plazo.

Es esencial que el deportista entienda que su cartera de inversión es, en cierto sentido, no muy diferente a su trabajo. Es decir, mejorando en el tiempo, pero con altibajos; alternando períodos buenos con otros no tan buenos.

Javier Estrada, Sport Global Consulting Investments, EAF

El deportista que entiende esto en su carrera, se esfuerza, entrena duro, y está preparado para cuando los oportunidades llegan; el inversor que entiende esto construye una cartera apropiada para sus objetivos, diversifica bien, minimiza costes y se preocupa de su carrera, no de su cartera.