Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

ASG, una economía hacia finanzas “verdes”

  • 11-02-2020

  • 2 minutos

Los impactos económicos y sociales del cambio climático y la pérdida de biodiversidad se han vuelto cada vez más visibles en los últimos años, especialmente a través de los canales de las redes sociales. La conciencia social de estas tendencias junto con una mayor presión política y reguladora ha hecho que muchos países, empresas e incluso algunos de los mayores inversores institucionales empiecen a actuar.

Esto continuará filtrándose en la industria de gestión de patrimonio, donde es probable que aumente la presión de los inversores subyacentes para obtener productos creíbles que integren estos criterios ASG en el proceso de inversión.

Una transición hacía la economía baja en carbono

El fuerte impulso internacional, en particular en Europa, conlleva una mejora en la alineación de las decisiones de asignación de capital con la transición hacia una economía baja en carbono.

La Unión Europea, que durante algún tiempo ha estado trabajando en su agenda de Finanzas Sostenibles, anunció en diciembre un objetivo legalmente vinculante de emisiones netas cero para 2050, y describió nuevas medidas de reducción de carbono para 2030.

El aumento de la regulación, la innovación tecnológica y el cambio en el comportamiento del consumidor brindan oportunidades de mercado atractivas para los inversores capaces de identificar aquellas empresas que pueden acelerar el cambio al ayudar a las economías «verdes» y hacer la transición hacia un mundo bajo en carbono.

Esta predisposición genera una mayor demanda de productos y soluciones de inversión sostenibles, y anticipamos que esta tendencia continuará dando forma a la agenda de la industria de gestión de activos este año y más allá. En 2020, los problemas de sostenibilidad también se convertirán en parte de las evaluaciones de idoneidad realizadas por asesores del Reino Unido para fortalecer y mejorar la divulgación de información a los inversores finales.

Los gestores de activos con los recursos de inversión necesarios para comprender cómo los problemas de sostenibilidad se cruzan con el rendimiento financiero estarán mejor posicionados para ofrecer rentabilidades más innovadoras y ajustadas al riesgo para sus clientes.