Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Los bancos centrales siguen siendo creíbles

  • 10-12-2019

  • 3 minutos

A medida que las políticas monetarias tienen menos margen de maniobra, uno se cuestiona la credibilidad de los bancos centrales. La credibilidad refleja la confianza de los agentes económicos en los bancos centrales para tener éxito en su mandato de crecimiento / inflación. La credibilidad es fundamental sabiendo que cuanto más creíble sea un banco central, mejor guiará las expectativas y más efectiva será la política monetaria.

¿Cuáles son los factores que siguen dando credibilidad a los bancos centrales?

En nuestro trabajo anterior sobre la credibilidad de los bancos centrales, nos centramos en los factores de esta credibilidad mostrando que los dos determinantes principales son el track-record (es decir, el éxito de los objetivos en el pasado) y  la independencia. Con respecto a la independencia, nuestro análisis mostraba que los bancos centrales de todo el mundo estaban bajo una presión política creciente (gráfico) y que estas presiones venían más por los gobiernos de extrema izquierda o nacionalistas. Esta observación tiene como corolario que si la tendencia hacia los gobiernos populistas continúa, la independencia política de los bancos centrales de todo el mundo será cada vez más cuestionada. Sin embargo, nuestro análisis concluyó que los bancos centrales en los países desarrollados siguen siendo por el momento completamente independientes políticamente porque están protegidos por instituciones. Por otro lado, la problemática de independencia se debe especialmente con los mercados financieros, especialmente para la Fed por tres razones:

  • La Fed sufre presiones «indirectas» a través de la guerra comercial y los mercados de bonos.
  • La economía americana es cada vez más vulnerable al efecto negativo de la riqueza, lo que lleva a la Fed a apoyar los mercados bursátiles.
  • Por último, pero no menos importante, al integrar la estabilidad financiera en su función de reacción, la Fed es de facto más dependiente de los mercados financieros.
Fuente: Binder (2019) sur la base d’articles du Economist Intelligence Unit et du Business Monitor International

En Groupama AM queríamos poder medir esta credibilidad. Con nuestro equipo de Financial Engineering, hemos creado un índice de credibilidad para la Fed y para el BCE (apoyándonos en la metodología de Demertzis & al -2012-). Se trata de un índice entre 0 y 1, 1 es credibilidad total y el umbral de credibilidad está fijado en 0.9. Este índice se basa en el supuesto de que un banco central pierde credibilidad cuando la formación de las expectativas de inflación a largo plazo depende cada vez más de las cifras actuales de inflación; de hecho, las publicaciones actuales sobre inflación no deberían en principio influir en las expectativas de inflación a muy largo plazo; Si este es el caso, es una señal de «deshacer» las expectativas de inflación y, por lo tanto, de disminuir la credibilidad del banco central. En la práctica, hemos trabajado a partir de las expectativas de inflación de 5 a 10 años formuladas por los pronosticadores porque no están sesgadas como los break-even de inflación por la problemática de liquidez y aversión al riesgo.

  • Al tener una perspectiva más histórica de los datos de EE. UU., nuestro indicador de credibilidad de la Fed es un buen reflejo de los 4 principales periodos monetarios de la posguerra, a saber, el periodo de fuerte inflación bajo la presidencia de A. Burns, el periodo «Volker» y la lucha anti-inflacionista (1979-1987), la «gran moderación» correspondiente a la presidencia de A. Greenspan, y finalmente, el periodo desde 2007 con los mandatos de B. Bernanke, J. Yellen y J. Powell.
  • En Estados Unidos como en la zona Euro, los bancos centrales siguen siendo creíbles ya que los índices están por encima del umbral. Por otro lado, estas credenciales se han erosionado ligeramente desde 2007 (Gráficos 2 y 3).
Fuente: Bloomberg – Calculs; Groupama AM

Al final, los bancos centrales no son inmunes a la crisis de confianza institucional (gráfico). El debate sobre las «criptomonedas» ilustra esta desconfianza del sistema financiero «tradicional» al que pertenecen los bancos centrales. Sin embargo, nuestro análisis muestra que estos bancos centrales siguen siendo creíbles incluso si esta credibilidad se ha erosionado desde la crisis económica y financiera. Estamos convencidos de que los bancos centrales harán todo lo posible para mantener su credibilidad. Por lo tanto, son y seguirán siendo el principal barómetro de los inversores, por lo que «Don’t fight central banks «.

Fuente: Groupama AM