¿Por qué blockchain podría cambiar las reglas del juego financiero?

Comentario de la gestora Capital Group

El dinero debería poder moverse a la velocidad de la luz. Pero no lo hace. Hay que esperar varios días para poder cobrar un cheque o liquidar una transacción bursátil. Esto puede cambiar con una nueva tecnología llamada blockchain (cadena de bloques), que se propone transformar el sector de los servicios financieros.

Según Ninou Sarwono, responsable de nuevas tecnologías de Capital Group, blockchain nos permitirá realizar todo tipo de transacciones, desde operaciones en mercados de renta fija y renta variable hasta procesos de votación, de forma más rápida, más segura y más barata. «No se trata solo de una tecnología disruptiva, sino de una tecnología fundacional que podría revolucionar los distintos sectores y crear nuevas economías.»

La mayoría de las grandes instituciones financieras están ya experimentando con blockchain, y algunas incluso han comenzado a adoptar esta nueva tecnología, que se está utilizando en algunos mercados de préstamos garantizados. Capital Group se está planteando cómo podría afectar esta tecnología a su forma de operar.

¿Qué es el blockchain?

Es más fácil entender lo que es blockchain si entendemos lo que no es. No existe un único blockchain, lo que lo diferencia de internet. Tampoco es una divisa virtual, como el bitcoin, que comenzó a ganar importancia hace unos años y que suele confundirse con el blockchain.

En todo caso el bitcoin sería una primera aplicación del blockchain, una tecnología subyacente que genera libros de registro digitales que se pueden compartir en redes públicas o privadas y que se utilizan para hacer un seguimiento de las transacciones. Estos registros se generan a partir de las transacciones realizadas, son aprobados por los participantes de dichas redes y grabados como bloques de información. Los bloques de transacciones se van acumulando y se encadenan de forma segura a transacciones anteriores. Otros interlocutores pueden compartir estas cadenas de datos y añadir otras nuevas.

¿Por qué blockchain podría cambiar las reglas del juego financiero?

Tal y como afirma James Bray, analista de inversión de Capital Group, la tecnología de la cadena de bloques resulta atractiva para las empresas financieras porque genera confianza entre las partes cuando se relacionan de forma directa. Eso es algo imprescindible a la hora de llevar a cabo transacciones financieras. «Blockchain puede tener muchos usos», afirma Bray.

Según señala Sarwono, no es necesario mantener una gran base de datos centralizada ni contar con «un intermediario o autoridad central» que garantice la legitimidad del proceso. Los miembros de la cadena pueden confirmar las transacciones y actualizar sus libros de registro en tiempo real. Este proceso es muchísimo más rápido, más seguro y más barato que tener que dirigir las transacciones a una base de datos centralizada que deba ser verificada y procesada. Según un reciente estudio realizado de forma conjunta por Accenture y Aon, blockchain podría reducir en un 30% de media el coste de infraestructuras de ocho de los diez mayores bancos de inversión del mundo.

Al sector financiero le vendría bien modernizarse. Los compradores y vendedores de muchos instrumentos financieros, incluidos los efectos comerciales, tardan tres días o más en liquidar dichas transacciones. Blockchain podría eliminar este retraso, permitiendo que los títulos y los fondos cambiaran de manos de forma inmediata, ya que podría confirmar al instante que el vendedor tiene el título y el comprador los fondos.

Según Bray, esto es una ventaja; pero además podría generar ganancias financieras. Los bancos deben mantener reservas de efectivo hasta que se liquiden muchas transacciones financieras. Si blockchain liquida dichas transacciones de forma inmediata, dichas reservas quedarían liberadas y los fondos podrían destinarse a otros usos más rentables.

Blockchain no solo es más rápido, sino también más barato. Según Sarwono, los consumidores suelen pagar una comisión de aproximadamente el 4% al enviar dinero a alguien que está en otro país. Una nueva empresa ha lanzado una aplicación que permite que dos personas puedan intercambiar dinero mediante blockchain y sin intermediario alguno, por un precio inferior.

La mayor parte de las entidades reguladoras también comienzan a acercarse a esta nueva tecnología, que podría ofrecerles transparencia y «rastreabilidad», algo que se echó en falta durante la crisis financiera que comenzó en 2008.

Sigue habiendo algunos obstáculos.

Blockchain sigue presentando algunos obstáculos, pero estos se refieren más a aspectos empresariales que tecnológicos. Muchas de las empresas que actúan como intermediarios de ciertas transacciones determinarán la velocidad de adopción de blockchain.

Los actuales intermediarios financieros no se limitan a liquidar transacciones, sino que además las partes pueden recurrir a ellos si surge algún problema. Por ejemplo, Visa no solo liquida transacciones de compra, sino que garantiza que los consumidores no tengan que pagar por un producto defectuoso. Según Bray, este «nivel de gestión» de las transacciones es tan importante como el propio procesamiento de las mismas.

Se está trabajando intensamente en cómo añadir este nivel de gestión a la tecnología de las cadenas de bloques. Tal y como señala Bray, las empresas financieras que están preparadas para ser las primeras en adoptar esta tecnología pertenecen a tres grupos:

Integración vertical

Aquellas empresas que controlan la mayor parte de los aspectos relativos a su producción podrían adherirse rápidamente a esta tecnología. Así, la Bolsa australiana ha creado un prototipo de un sistema basado en el blockchain para liquidar operaciones, y a lo largo de este año decidirá si va a sustituir su antiguo sistema por este nuevo enfoque. Puede hacerlo porque es la propia Bolsa la que se encarga de realizar los procesos de liquidación de las transacciones.

El sistema financiero estadounidense cuenta con una gran variedad de empresas que se encargan de las diferentes partes del proceso de liquidación, por lo que el blockchain podría retrasarse algo más. Sin embargo, según Bray, el ecosistema financiero estadounidense podría verse favorecido por la reducción de los costes que traería consigo la adopción de la tecnología.

Gestión de la confianza

Aquellas empresas que cuentan con un sólido sistema de protección de compradores y vendedores también pueden adoptar rápidamente la tecnología blockchain. Estas empresas podrían reemplazar sus procesos antiguos con la nueva tecnología y mantener sus funciones de protección. Un ejemplo de este tipo de empresas es Depository Trust & Clearing Corporation, con sede en Nueva York, que se encarga de la liquidación de la mayoría de las transacciones de valores financieros.

Búsqueda de modernización tecnológica

Algunos miembros del sector financiero se han quedado atascados en tecnologías antiguas. El mantenimiento de estos sistemas requiere buscar programadores con unos conocimientos difíciles ya de encontrar. Según Bray, este tipo de empresas podrían comenzar a utilizar blockchain para así poder contar con un poder de elección más amplio a la hora de contratar personal con conocimientos más actuales.

Numerosas empresas financieras de pequeño tamaño, que cuentan con el respaldo del capital riesgo, se encuentran a la vanguardia de la tecnología. Capital Group ha creado un grupo de análisis para examinar cómo se está utilizando dicha tecnología en varios sectores de varios continentes. Depository Trust & Clearing Corporation está construyendo un blockchain para liquidar transacciones de derivados por valor de 11 billones de dólares. Y Visa está trabajando con el proveedor de cadenas de bloques Chain para construir un sistema de pago entre empresas rápido y seguro mediante blockchain.

Según un estudio realizado el año pasado por Deutsche Bank, tres de cada cuatro agentes del mercado de capitales cree que las «tecnologías distribuidas», o del tipo blockchain, serán de uso generalizado en seis años. «Se está haciendo realidad», afirma Sarwono.

Darío Molina

Sobre el autor

Darío Molina

Content Manager

Más artículos