Bolsa americana: ¿dónde invertimos?

  • 07-10-2019

  • 2 minutos

La composición de los índices bursátiles es muy diferente entre el mercado de EE.UU. y el mercado de la UE por lo que debemos ser cautelosos antes de realizar una comparación. El sector de las tecnologías de la información (IT) tiene un peso enorme en la bolsa americana, y en la actualidad cotiza en múltiplos más altos en comparación con el resto del mercado. En general, las tecnológicas representan alrededor del 20% del mercado y el rendimiento del sector ha aumentado un 80% en los últimos 3 años. Si consideramos que la Energía ha bajado un 20%, y el mercado en general ha subido un +36%, podemos ver fácilmente cuál es el sector ganador. De modo que esto explica en gran medida el rendimiento del mercado estadounidense impulsado por el sector tecnológico, que cuenta con mayor peso en comparación con el mercado europeo.

En Europa existe una diversificación sectorial más importante y una exposición muy sustancial a las empresas cíclicas. Por ejemplo, el mercado de renta variable alemán está impulsado principalmente por empresas financieras, industriales y automovilísticas, lo que muestra un sesgo cíclico nada despreciable que explica los malos resultados de los últimos años. El rendimiento medio no significa mucho para los índices bursátiles debido a la enorme distorsión de la valoración. Esta distorsión ya es comparable a la de finales de los 90 y principios de los 2000, un período recordado como el de la «burbuja tecnológica», en el que las empresas growth y value eran tan caras como siempre, mientras que las cíclicas se vendían a precios de descuento en el mercado, por lo que eran más baratas que nunca.

Aconsejamos prudencia con las acciones defensivas y de calidad en los EE.UU., ya que su precio es perfecto, lo que significa que deben seguir registrando un sólido crecimiento de las ganancias. En un entorno de tipos de interés bajos, se consideran refugios seguros. Invertir en estos sectores no es nuestra convicción, ya que nunca han sido tan caros en los últimos 40 años.

Por el contrario, creemos que los sectores cíclicos son atractivos, ya que ofrecen una valoración más barata y una mejor oportunidad de recompensar el riesgo. Otros sub-sectores como la infraestructura energética, las finanzas y la industria ya están fijando el precio de una recesión moderada. Para alguien que tiene un horizonte de inversión de al menos 2 años, estos sectores son buenos puntos de entrada.

Como gestor de carteras basado en la convicción, compraría de manera gradual acciones cíclicas de calidad que puedan beneficiarse de una posible resolución de la guerra comercial. Este es un componente clave de nuestra perspectiva, ya que esperamos que se llegue a algún tipo de acuerdo antes de las elecciones de 2020. En los próximos meses pensamos que habrá mejoras en las negociaciones ya que Trump necesita un ambiente económico favorable para poder asegurar su reelección.