Las bolsas siguen subiendo, pero, ¿qué pasará después ?

  • 11-11-2019

  • 3 minutos

Tras el fuerte aumento de 2019, los mercados se encuentran en una encrucijada; si bien la precaución sigue siendo necesaria, queremos seguir invirtiendo. Por tercera vez en 2019, los mercados bursátiles se acercan a su máximo histórico. La mayoría de los índices han recuperado con creces sus pérdidas del último trimestre de 2018 y, una vez más, están registrando rendimientos cercanos al 20%. Por su parte, los bonos también continúan su tendencia, con un crecimiento ejemplar este año tanto en términos de precios como de número de valores que ofrecen rendimientos negativos. Incluso el oro parece haber salido de su apatía y ha subido un 15%. Es difícil lograr un mal rendimiento en 2019.

Si bien el desempeño del año en curso es similar al de 2017, existen grandes diferencias. Así, por ejemplo, hay un aumento de la volatilidad, una mayor sensibilidad al flujo de noticias y una inversión más frecuente de las tendencias, tanto en los mercados de valores como en las políticas monetarias de los principales bancos centrales.

Falta de alternativas

Las noticias contradictorias relacionadas con el Brexit, las negociaciones comerciales entre EE.UU y China o la inestable situación en Oriente Medio han tenido un impacto en el estado de ánimo de los inversores al crear situaciones de pánico, pero, en última instancia, han tenido relativamente poco impacto a nivel de los índices.

Cada corrección ha conducido a un rápido retorno a los niveles más altos, los cuales, sin embargo, tienen grandes dificultades para ser superados de manera sostenible. Los bancos centrales han desempeñado un papel importante en estos rebotes al relajar sus políticas monetarias (en 2019 se produjeron cerca de 100 recortes de tipos de interés en todo el mundo). También hay que decir que la demanda de acciones sigue siendo estructuralmente fuerte debido a la falta de alternativas. La rentabilidad de los dividendos de la renta variable se mantiene muy por encima de la rentabilidad de los bonos en la mayoría de las regiones. Por lo tanto, las correcciones son oportunidades de compra.

Sin embargo, el posicionamiento en el mercado es defensivo y pocos son los que promueven una sobreponderación en renta variable. Hay que decir que las razones de un posicionamiento defensivo están totalmente justificadas, ya que estamos asistiendo a una ralentización del crecimiento mundial. Los sectores manufactureros están sufriendo. Incluso existe el riesgo de que puedan provocar un declive del sector servicios, el motor económico chino se está desacelerando y las incertidumbres geopolíticas siguen siendo elevadas y crean una clara falta de visibilidad. Por lo tanto, existe una cierta dicotomía entre las condiciones económicas y el rendimiento de los mercados bursátiles.

¿Mejorar la visibilidad?

Sin embargo, estos elementos son ya conocidos y se reflejan en los precios. La gran pregunta es saber qué podría revitalizar las perspectivas de crecimiento y, por lo tanto, hacer que la renta variable suba aún más de forma sostenible.

El primer punto sería una mejor visibilidad sobre las perspectivas económicas que tranquilizara tanto a las empresas como a los inversores. Otro punto importante sería llegar a una solución entre la Unión Europea y el Reino Unido o la ratificación de un acuerdo comercial parcial entre China y los Estados Unidos, aunque no sería suficiente. Por último, también sería necesaria una política de estímulo fiscal, especialmente en Europa, o incluso en China, que diera más peso a las políticas monetarias, que pueden ser acomodaticias, aunque se están quedando sin fuerza. Con todo, parece improbable que a corto plazo se produzca un anuncio decisivo sobre una política fiscal europea, por no hablar de su aplicación.

Por lo que respecta al Banco Central Europeo, no hay razón para esperar que su política monetaria sea aún más acomodaticia tras la macrha de Mario Draghi. Por otro lado, la probabilidad implícita de una disminución de los tipos de interés del -0,25% en el próximo FOMC es del 90% dependiendo del mercado de futuros. Publicaciones económicas menos alentadoras, por ejemplo sobre las ventas al por menor, podrían justificar un tercer descenso consecutivo para contrarrestar una desaceleración económica que se está afianzando.

Entre los elementos negativos que pueden hacer que los índices bursátiles se corrijan, se incluyen una posible continuación de las revisiones a la baja del crecimiento económico, en particular de China, los principales indicadores que seguirían deteriorándose, o un impacto más fuerte de lo esperado de los aranceles en los resultados y las perspectivas de las empresas. Un simple tweet también podría desafiar los frágiles y aún no formalizados beneficios de una resolución parcial de la disputa comercial entre China y Estados Unidos. Por lo tanto, no somos inmunes a las sorpresas.

Seguir invirtiendo

Al final, los mercados son frágiles y se encuentran en una encrucijada, mientras que los índices bursátiles coquetean con sus niveles más altos. La reducción de su asignación a acciones puede parecer razonable para cosechar los beneficios del ejercicio, pero en vista de lo anterior, puede representar un coste de oportunidad. A falta de una alternativa a las acciones, queremos seguir invirtiendo. La diferencia estará en el posicionamiento sectorial o temático y en la gestión activa del riesgo de corrección, en particular mediante la utilización de derivados y productos estructurados, o de estrategias opcionales.