Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Bond Connect: cómo lograr exposición al segundo mercado de bonos más grande del mundo

  • 06-08-2020

  • 3 minutos

En mayo de 2017, el Banco Popular de China (PBoC) y la Autoridad Monetaria de Hong Kong (HKMA) anunciaron conjuntamente la iniciativa Bond Connect, cuyo programa se iniciaría oficialmente el 3 de julio de 2017. Al igual que Stock Connect, su objetivo es proporcionar a los inversores de deuda un acceso mutuo al mercado entre China continental y Hong Kong, permitiendo a los inversores extranjeros acceder al mercado nacional de bonos denominados en renminbis (RMB). Actualmente, sólo se permite a los inversores extranjeros comprar/vender bonos chinos en el país.

Antes de Bond Connect, los canales para que los inversores extranjeros participaran en el mercado de bonos onshore de China eran de alcance limitado y tenían sus propias restricciones. Incluyen el Qualified Foreign Institutional Investor (QFII), el Renminbi Qualified Foreign Institutional Investor (RQFII) y el Mercado Interbancario de Bonos de China. Siendo Bond Connect el cuarto canal, su objetivo es mejorar la eficiencia operativa para los inversores extranjeros, en particular en lo que respecta a la apertura de cuentas y la liquidación de operaciones. Otro objetivo de Bond Connect era fomentar la posible inclusión de los bonos chinos en los principales índices mundiales. Esto se logró en 2019 cuando Bloomberg incluyó los bonos del Gobierno chino y bonos Policy Financial Banks en el Bloomberg Barclays Bond Index (con una ponderación del 6%), así como JP Morgan, que incluyó varios bonos del Gobierno chino de gran liquidez en varios índices.

¿Cómo funciona el Bond Connect?

En el marco del mercado Bond Connect, los inversores envían instrucciones de liquidación a la Unidad Central de Mercados Monetarios de Hong Kong (CMU), que actúa como titular nominal de estos valores y liquida con las cámaras de comercio en el país.

De esta manera, los inversores extranjeros no tienen que abrir una cuenta en el país, sino que se les asigna un número de cuenta de la CMU para el proceso de liquidación. La CMU puede proporcionar certificados como prueba de las tenencias de bonos de los inversores que son reconocidos por el PBoC.

Para comprar y vender bonos, los inversores deben enviar una solicitud de cotización (RFQ) a determinados comerciantes locales presentes en plataformas de trading offshore (por ejemplo, Bloomberg o Tradeweb) y, posteriormente, obtener la cotización más favorable. Estas plataformas de trading offshore están conectadas a la plataforma de comercio onshore CFETS (China Foreign Exchange Trade System). Una vez que se completa una operación, el CFETS envía la información de la operación a dos depósitos centrales de valores onshore: Shanghai Clearing House (SHCH) y China Central Depository & Clearing Co. Ltd. (CCDC)

La moneda de financiación puede ser el renminbi offshore (CNH) o monedas extranjeras. Los inversores pueden elegir entre cambiar divisas o CNH por Renminbi (CNY) en el país, utilizando los tipos de cambio vigentes a través de bancos extranjeros. Tenga en cuenta que la moneda de repatriación debe ser siempre la misma que la moneda de financiación.

Acogida del Bond Connect entre los inversores

El 3 de julio de 2020 se cumplió el tercer aniversario del Bond Connect y desde entonces, 2.068 inversores institucionales (entre ellos JK Capital, del grupo La Française) de 33 países han abierto cuentas en Bond Connect, entre ellos 72 de los 100 principales gestores de activos del mundo. En términos de actividad, de media diaria se negociaron unos 2-3 mil millones de RMB en 2017, aumentando hasta los 19,9 mil millones de RMB en el primer semestre de 2020 (o 2,8 mil millones de dólares estadounidenses por día). Como podemos ver en el gráfico, la negociación mensual del Bond Connect siguió una saludable trayectoria ascendente.

Fuente: CEIC
Fuente: Bond Connect