Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Los bonos convertibles son una oportunidad para navegar en un entorno complejo

  • 22-04-2020

  • 3 minutos

En las últimas semanas, el Covid-19 ha generado un desconcierto que se ha adueñado de los mercados, registrándose caídas descontroladas de los índices en prácticamente todos los parqués y poniendo a prueba la templanza de inversores de todo el mundo. Ni los últimos anuncios sobre la esperada desescalada, ni las posibilidades de contar con una vacuna en los próximos meses parecen haber traído estabilidad a los mercados.

bonos convertibles

Instrumento híbrido

En este contexto, los vehículos de inversión capaces de mantener un rendimiento más estable y navegar en aguas revueltas cobran mayor protagonismo. Tal es el caso de los fondos de bonos convertibles, un instrumento híbrido entre la renta variable y la renta fija que mejora el equilibrio entre el riesgo y la rentabilidad al no estar tan sujeto a los vaivenes del mercado como la renta variable u otro tipo de bonos. En el escenario actual, bajista y con una fuerte volatilidad, son un activo a tomar en consideración. Este año, sin ir más lejos, el índice de convertibles globales Refinitiv Global Focus hedge en dólares, ha capturado el 43% de los retrocesos del MSCI World Equity Index. Y, si analizamos el largo plazo, desde finales de 2008 al cierre del pasado mes de marzo, la rentabilidad anualizada del índice de renta variable y del de convertibles es del 9,9% y 8,2%, respectivamente. Con un matiz a tener en cuenta: la volatilidad, siendo esta del 14,8% para el MSCI World Equity Index y del 7,5% para el Global Convertible Bonds Refinitiv Global hedge en dólares.

En las últimas semanas, el descuento medio de los convertibles globales ha alcanzado el 6,3%, según Nomura, un nivel no visto desde septiembre de 2008. De hecho, según Bank of America, el 67% de los valores se encuentran por debajo de la paridad, frente al 30% que lo hacían a finales de 2019. A esto se suma que el valor de la delta media se sitúa en el 42%, su nivel más bajo desde mayo de 2012. El equipo gestor confía en que la volatilidad seguirá en el mercado y habrá una menor correlación, siendo este el mejor escenario para los bonos convertibles. Por otro lado, los últimos movimientos de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo inyectando liquidez a los mercados y compañías son claves para recuperar la confianza en la seguridad del sistema bancario y en algunas emisiones de renta fija. En resumen, existen factores de peso que, en el entorno actual, favorecen a esta clase de activo y no pueden pasar desapercibidos. 

Mirabaud Convertibles Global Bonds

Mirabaud Convertibles Global Bonds (MCGB), un fondo focalizado en el crecimiento de capital a largo plazo, invierte en una cartera de fuertes convicciones de valores convertibles globales. Bajo la batuta de Nicolas Cremieux, gerente principal del fondo dentro de Mirabaud Asset Management, y sobre la base de una gestión activa y de diversificación, el fondo ha mantenido unos niveles de rendimiento interesantes y sostenidos en el tiempo que le han valido la consecución del Rating Morningstar de 5 estrellas y el reconocimiento como inversión sostenible, Label ISR. 

El equipo gestor ha configurado una cartera de 50 posiciones, con un active share del 83%. La estrategia diferencial del fondo es contar con modelos de negocio resilientes y con suficiente liquidez para hacer frente a situaciones críticas. Asimismo, el modelo de gestión activa, marca de la casa Mirabaud, permite aprovechar el crecimiento de compañías que operan en industrias que están registrando fuertes crecimientos en estos momentos de crisis, tales como el sector de comida online, reparto a domicilio, teletrabajo, etc.

La cartera también integra perfiles equilibrados con una delta entre el 30% y el 60%, y una delta media del 36%. El fondo cuenta con una TIR actual del 1,37%, una duración de 2,32 años, y una la calificación crediticia media de BBB-. Asimismo, en su composición se priman valores con un potencial alcista de al menos el 20%. De esta manera el fondo, además de captar las oportunidades de selección, logra aprovechar las corrientes alcistas a la vez que verse menos afectado por potenciales caídas. El equipo gestor apuesta por aquellas compañías con spreads por debajo de los 400 pb.

Por otro lado, se ha logrado una integración pragmática de los criterios ESG que refuerza la convexidad, elevando la correlación entre las puntuaciones del ESG y las métricas de crédito. 

Se prevé que el mercado se mantenga volátil y menos correlacionado, un terreno abonado para los convertibles, en el que se puede seguir conservando la participación alcista a medida que el mercado se recupera, a la vez que disfrutar de una protección significativamente superior a la baja.

En definitiva, para inversores que no quieran renunciar a obtener rentabilidades atractivas sostenidas en el tiempo, los fondos de bonos convertibles, como Mirabaud Convertibles Global Bonds (MCGB), representan una oportunidad para navegar en un entorno complejo y en el que todavía no se vislumbra una recuperación inmediata.