Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Brasil: ¿cómo impactan las elecciones en la rentabilidad de los mercados?

  • 30-10-2018

  • 6 minutos

El candidato del Partido Social Liberal, Jair Bolsonaro asumirá la presidencia de Brasil el 1 de enero de 2019, siendo el 38ª presidente de Brasil. Este militar será el nuevo inquilino del Palacio de Planalto, sede de la presidencia brasileña, y lo hará tras ganar la segunda vuelta electoral el pasado domingo 28 de octubre con una ventaja de diez puntos (55,2% – 44,8%) sobre Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores.

Muchos son los que se preguntan qué va a pasar ahora con el país más grande de Latinoamérica, que cuenta con 208 millones de habitantes y es la octava economía mundial.

¿Qué se espera del mandato de Bolsonaro?

En su primer discurso como presidente electo, Bolsonaro apuntó a que su administración se haría cargo de las “necesidades inmediatas”, pero que también sentaría las bases para el futuro basado en 3 pilares: trabajo, ingresos y balance fiscal. Se comprometió a reducir el déficit fiscal y controlar la deuda, así como mantener las tasas bajas, construir relaciones comerciales con países desarrollados y no solo con los aliados regionales, otorgar mayor poder a los municipios y defender la Constitución.

“El resultado ha sido bien recibido por el mercado (con el rally electoral Brasil es el único mercado que acumula ganancias en dólares en lo corrido del año), pero las expectativas son de una corta ‘luna de miel’. Lo anterior, por una sociedad polarizada y una gobernabilidad que no será fácil. ”.

Compass Group

En este sentido, Bolsonaro asume la presidencia con una tasa de rechazo históricamente alta (39%, Lula 2002 tenía un 27%) y un Congreso fragmentado que dificultará el impulso de las reformas. La más importante, la de pensiones. No obstante, para su aprobación se requiere del 60% de votos en el parlamento, algo difícil sin dar concesiones a la oposición o hacer cambios constitucionales.

Tema crucial para Brasil: la reforma de las pensiones

A pesar de su controvertida reputación, la victoria de Jair Bolsanaro en las elecciones brasileñas ha sido recibida con optimismo por los inversores pero, para los gestores de Schroders, la verdadera prueba está por llegar, especialmente en lo que respecta a la reforma de las pensiones.

«La reforma de las pensiones y la disciplina fiscal en curso se consideran fundamentales para la sostenibilidad fiscal a medio plazo en Brasil. Es probable que el rendimiento de los activos brasileños dependa de la medida en que la administración de Bolsanaro aplique las políticas adecuadas. En caso de que el gobierno no aplique medidas económicas suficientemente convencionales, es probable que la reacción del mercado de bonos y divisas ejerza presión sobre el gobierno para que considere un marco político más ortodoxo. Como resultado, tenemos la convicción de que la sostenibilidad fiscal se abordará a medio plazo”.

Pablo Riveroll, Director de Renta Variable Latinoamericana de Schroders

«Los activos brasileños se han recuperado a medida que los mercados cotizan a Bolsonaro como la opción más favorable para el mercado. A su partido también le fue mejor de lo esperado en el Congreso y los inversores locales son más optimistas que los inversores extranjeros en cuanto a su capacidad para llevar a cabo reformas, incluyendo la reforma de las pensiones”.

Claudia Calich, responsable de mercados emergentes del equipo de renta fija minorista de M&G

Es posible que esta crucial reforma se diluya para facilitar su aprobación, señala la responsable de M&G. Bolsonaro ha indicado que está a favor de una propuesta diferente a la que el actual presidente Temer había enviado al Congreso. En tal caso, el riesgo es que el beneficio fiscal de la reforma no sea lo suficientemente grande como para estabilizar la dinámica de la deuda de Brasil a largo plazo.

¿Por qué gusta Bolsonaro al mercado?

Aunque es una figura socialmente controvertida, Jair Bolsonaro ha convencido al mercado de que es la mejor opción económica de Brasil, de ahí el fuerte repunte de los activos brasileños, tal y como apunta Delphine Arrighi, gestora de Merian Global Investors. El real brasileño ha recuperado cerca del 15% desde su mínimo de mediados de septiembre, resistiendo una tendencia generalmente lenta en las divisas de los mercados emergentes.

“La clave de ese buen comportamiento del mercado es la elección de Bolsonaro como ministro de finanzas. Paulo Guedes, un respetado economista educado en Chicago, tiene la ambición de volver a poner a Brasil en una senda fiscalmente sostenible. En concreto, sus planes de reforma de las pensiones van más allá del proyecto de ley que se encuentra actualmente en la cámara baja y, de tener éxito, supondría un cambio radical para la sostenibilidad de la deuda de Brasil a largo plazo. La privatización de un número considerable de empresas estatales brasileñas también sería muy bien acogida por el mercado”.

Delphine Arrighi, gestora del Merian Emerging Market Debt Fund

Ayer lunes, la bolsa de Brasil, el Bovespa, cerró con una abultada caída del 2,24% hasta situarse en los 83.796 puntos. Sin embargo, en el año el índice consigue unos rendimientos del 9,68% y en los últimos doce meses gana un 12,03%, según los datos que recoge Bloomberg.

Fuente: Investing

Desde DIF Broker señalan que con la victoria de Bolsonaro continúan las subidas en bolsa y se sigue fortaleciendo el real brasileño, el mercado llevaba semanas descontándolo.

“En primer lugar, celebra que no continúen en el gobierno el Partido de los Trabajadores, que han perdido el poder sumidos en la corrupción, con un déficit disparado (en torno al 7%) y con un crecimiento estancado. En segundo lugar, las principales medidas anunciadas por el nuevo presidente van encaminadas a realizar un drástico ajuste presupuestario, liberar la economía y luchar contra la corrupción y la inseguridad, lo que hacen que Bolsonaro sea el preferido por los inversores”.

Carlos Vallés, asesor financiero de DIF Broker

Por supuesto, en el pasado ha resultado difícil aprobar medidas contundentes en Brasil. El mercado se centrará en la capacidad del nuevo gobierno para formar una coalición para la reforma a pesar de un congreso muy fragmentado. Como tal, los recientes esfuerzos de Bolsonaro por ampliar su base de apoyo invitando a representantes del Partido Demócrata a su administración deben ser vistos como una señal de pragmatismo, concluyen desde Merian Global Investors.

En un horizonte a más largo plazo, los activos financieros brasileños podrían convertirse en alternativas fiables

Las elecciones generales de Brasil resultaron en la victoria de Jair Bolsonaro y en una reestructuración del Congreso que refleja el sentimiento contestatario tan característico de estas elecciones.

«Resulta probable que la Administración Bolsonaro impulse una agenda política favorable para los mercados en líneas generales, que aborde, entre otras cosas, las presiones derivadas de las deficiencias presupuestarias. No obstante, las dudas sobre el verdadero compromiso de Bolsonaro hacia las medidas políticas ortodoxas y sobre las condiciones de gobernabilidad plantean posibles riesgos para la mejora continuada de los fundamentales macroeconómicos de Brasil. Varios parámetros, especialmente aquellos que reflejan la situación externa de la economía, probablemente sigan apuntalando la solvencia del país a corto plazo, mitigando así las preocupaciones sobre las perspectivas de sus fundamentales. En un horizonte a más largo plazo, los activos financieros brasileños podrían convertirse en alternativas fiables de generación de alfa siempre y cuando la nueva administración logre aliviar las limitaciones en el plano de la oferta que lastran el potencial de crecimiento de Brasil, así como corregir en mayor medida los desequilibrios económicos, todo ello idealmente a través de acuerdos institucionales.»

Cathy Hepworth, Managing Director del equipo de deuda emergente de PGIM Fixed Income y gestora de carteras de la estrategia de deuda emergente de Nordea AM.

¿Qué es lo próximo para el presidente Bolsonaro?

Bolsonaro se enfrenta a la tarea de cambiar la economía de Brasil y restaurar la confianza. Aparentemente, los votantes sintieron que era hora de un cambio drástivo. Para los votantes, el rival de Bolsonaro, Fernando Haddad, representaba una continuación de las políticas anteriores que llevaron a una mala gestión de la economía, incluido un gran déficit fiscal.
Mientras el Partido de los Trabajadores de Haddad estaba vinculado a la corrupción y los escándalos, Bolsonaro creció en popularidad en parte como resultado de su retórica anticorrupción.
El pueblo brasileño ha expresado sus deseos de cambio y reforma eligiendo Bolsonaro, cuyo Partido Social Liberal era en gran parte desconocido antes.
Bolsonaro ganó un poco de credibilidad adicional con la elección de su Ministro de Hacienda, el reconocido economista liberal Paulo Guedes, graduado por la Universidad de Chicago.
Sus discursos han estado en línea con un enfoque más favorable a los negocios y al mercado, además, ha hablado de la necesidad de privatizar, reducir agresivamente el déficit fiscal y mejorar la eficiencia de la economía.

Un gran desafío para Brasil: la reforma de las pensiones

Vemos la reforma de pensiones como el mayor desafío económico que causa gran preocupación por parte los inversores. Brasil tiene uno de los sistemas de pensiones más generosos en el mundo, particularmente para los empleados públicos, que pueden retirarse por debajo de la edad de 60 años y puede cobrar casi su salario final de carrera completo.
El presidente saliente Michel Temer intentó lanzar una reforma, pero no tenía las condiciones políticas ideales para hacerlo. Los salarios y las pensiones representan una gran parte del gasto del gobierno, y las pensiones se ajustan por el salario mínimo, conduciendo a un aumento del gasto como porcentaje de PIB del país.
Entonces, la realidad es que probablemente hay que aumentar la edad de jubilación y las generosas condiciones de los empleados públicos deben ser revisadas.
La buena noticia es que las elecciones dieron un mayor apoyo a Bolsonaro tanto en las gobernaciones como en el Congreso,por lo que debería tener la capacidad de obtener apoyo para hacer cambios.

Implicaciones globales más amplias

Mientras que los medios de comunicación han retratado a Bolsonaro como una extrema derecha. El candidato buen podría considerarse de la izquierda por algunas de sus políticas sociales.
El Partido de los Trabajadores, que dominó la política brasileña, siguió las líneas de las dictaduras en América Latina, lo cual no benefició a Brasil.
Bolsonaro ha manifestado su deseo de visitar Israel y los Estados Unidos como sus dos primeros viajes fuera del país. Quiere aumentar el comercio, reducir los impuestos de importación y abrir la economía.
Él quiere abrir el comercio con los Estados Unidos y con Europa, que es un contraste con las administraciones anteriores que perdieron en términos de comercio global como resultado.

Fred Sampaio, CFA ,Chief Investment Officer Franklin Templeton Emerging Markets Equity. Brazil