El Brexit con acuerdo vuelve a ser una opción

  • 29-10-2019

  • 2 minutos

El presidente de la UE, Donald Tusk, ha anunciado una ampliación del plazo del Brexit en principio hasta el 31 de enero de 2020. La «flextention» (prórroga flexible) se acordará por escrito en los próximos días, pero el anuncio elimina la posibilidad de que el Reino Unido abandone la UE sin llegar a un acuerdo en Halloween.

El uso del término «flextention» es altamente político y claramente diseñado para ayudar al Gobierno en su esfuerzo por completar el Brexit. En realidad, las dos prórrogas anteriores también eran flexibles en el sentido de que si el Reino Unido se hubiera puesto de acuerdo sobre el camino a seguir (con acuerdo o no), podría haberse marchado antes de estas extensiones.

La atención se centra ahora en el Parlamento y en la necesidad de celebrar elecciones generales. El Gobierno ha dicho que tratará de lograr la aprobación de unas elecciones anticipadas en virtud de la Ley del Parlamento de Duración Determinada, que exige que dos tercios de los miembros apoyen la moción. En sus dos intentos anteriores, el Gobierno no consiguió reunir el apoyo, ya que la amenaza de un Brexit sin acuerdo constituyó un incentivo para que el Parlamento siguiera en funciones. Sin embargo, ahora que se ha conseguido una prórroga, hay pocos incentivos para prolongar el estancamiento.

Parece que el Partido Liberal Demócrata y el Partido Nacional Escocés han presentado un proyecto de ley que propone la celebración de elecciones el 9 de diciembre. Esto sólo necesitaría una mayoría simple, pero requeriría que el Gobierno lo aprobara esta semana, para que el Parlamento se disuelva el lunes.

Una vez que se confirmen las elecciones, asistiremos a una campaña electoral dura. Según encuestas de opinión recientes, los conservadores tienen una buena ventaja sobre el Partido Laborista, y se espera que ganen las elecciones con una mayoría razonable. Por supuesto, esto podría cambiar a lo largo de la campaña, como pudo comprobar la anterior primera ministra Theresa May en 2017.

La principal amenaza para el Gobierno es el Partido del Brexit, liderado por Nigel Farage, que quiere que el Brexit se complete lo antes posible y sin un acuerdo. Esta idea podría atraer a suficientes votantes para dividir el apoyo al Brexit y, en última instancia, permitir que el Partido Laborista gane. Sin embargo, si el Partido Conservador de Boris Johnson vence en los comicios, como se espera, podrá impulsar su última versión del acuerdo de salida a través del procedimiento legislativo sin muchos impedimentos.

Un Brexit suave con un período de transición eliminaría una gran parte del riesgo de ralentización de la economía de Reino Unido. Es de esperar que la inversión de las empresas repunte con la reducción de la incertidumbre, y que los hogares también puedan aumentar el gasto. Habrá que trabajar en la acumulación de inventarios de las compañías, lo que supondrá un obstáculo para el crecimiento, aunque se habría completado a finales de 2020. En general, podríamos ver una aceleración gradual del crecimiento del PIB y de la confianza.