Brexit: tras la superación de la moción de censura de May, cualquier escenario sigue siendo posible

  • 17-01-2019

  • 3 minutos

Ayer Theresa May superó una nueva moción de censura un día después de que el Parlamento británico rechazara por una gran mayoría de 230 votos el acuerdo de retirada firmado el 25 de noviembre. Tras estos eventos, de los tres escenarios posibles: Brexit con acuerdo, no Brexit y Brexit sin acuerdo, el de un “Brexit sin acuerdo” es, bajo la opinión de Bank Degroof Petercam, el menos probable; pero la presión está aumentando en todo el Reino Unido. Nuestra recomendación sigue siendo “neutral” en la libra esterlina.

Otros eventos

Theresa May ya ha sobrevivido a dos mociones de censura, una de su propio partido en diciembre, y la presentada por la oposición esta semana. Ahora, tal y como exige la enmienda aprobada por una mayoría (simple) de parlamentarios, el gobierno tendrá que presentar un plan B en un plazo de tres días tras el rechazo del Parlamento al acuerdo de exclusión.

¿Y ahora?

La presión está aumentando en Reino Unido y estos son los escenarios que se podrían dar:

Una segunda votación del acuerdo de retirada del 25 de noviembre: El retraso de tres días deja a Theresa May poco tiempo para obtener nuevas concesiones de Bruselas. La importante brecha con la que se rechazó el acuerdo de retirada y la posición muy fuerte de la Unión Europea sobre la red de seguridad irlandesa (obstáculo del acuerdo) hace que sea poco probable que los eurodiputados aprueben en una segunda votación el acuerdo en su forma actual.

Nuevas elecciones: El Partido Laborista, el partido de la oposición, no logró que prosperara en el Parlamento la moción de censura contra el gobierno de May y, es que los parlamentarios conservadores y el DUP quieren evitar que los laboristas lleguen al poder. Si hubiera prosperado, se habrían tenido que celebrar nuevas elecciones después de 25 días, tras los cuales se tendría que formar un nuevo gobierno, aunque probablemente no habría sido antes de la fecha límite del 29 de marzo, lo que habría requerido un aplazamiento de dicho plazo.

Un nuevo referéndum: Esto requeriría una mayoría de parlamentarios a favor de esta opción, pero el líder laborista Jeremy Corbyn siempre se ha distanciado de ella. Dicho esto, en su convención de septiembre, su partido sugirió que esta opción sería factible si resultara imposible convocar a nuevas elecciones generales. Si hubiera una mayoría de parlamentarios a favor de celebrar un nuevo referéndum, aún quedaría por determinar qué pregunta se le haría al pueblo. Con toda probabilidad, este escenario no podría materializarse antes de la fecha límite del 29 de marzo y, por lo tanto, también requeriría un aplazamiento de la fecha objetivo.

La negociación de otro acuerdo de retirada, muy diferente del acuerdo del 25 de noviembre: Un acuerdo sobre otras bases, del mismo tipo que el de Noruega, que implicaría que el Reino Unido siguiera siendo parte de la Unión Aduanera, podría obtener una mayoría multipartidista en el parlamento. Pero aquí también, parece necesario un aplazamiento de la fecha límite.

Un aplazamiento: Si una de las alternativas así lo requiere, el gobierno propondrá a la UE que posponga la fecha del Brexit. El establecimiento de un nuevo plazo requiere el acuerdo de la UE, por unanimidad de los 27 miembros del Consejo Europeo. El Reino Unido puede decidir unilateralmente la revocación del artículo 50 (y, por lo tanto, la finalización completa del proceso del Brexit). Sin embargo, un aplazamiento complicaría la celebración de elecciones europeas el 26 de mayo. Por lo tanto, la prórroga del plazo debe terminar antes de esa fecha.

Un Brexit sin acuerdo: Al no llegar a un acuerdo sobre otra solución, el Reino Unido se dirige directamente hacia una salida caótica de la UE. Si ninguna otra propuesta logra obtener la mayoría en el Parlamento, el Brexit sin acuerdo se hará realidad el 29 de marzo.

En el escenario más plausible, habría un aplazamiento de la fecha límite del 29 de marzo. Pero todas las demás opciones siguen siendo posibles.

Reacción del mercado financiero y estrategia de inversión

La reacción de los mercados está siendo tranquila, ya que el rechazo del acuerdo se anticipó ampliamente. “Neutralizamos” nuestra recomendación en la libra esterlina en octubre de 2018 (anteriormente estábamos “infravalorados”) y esta recomendación aún parece justificada. También estamos “neutrales” sobre las acciones emitidas por empresas inglesas. Pero seguimos pensando que tampoco es prudente excluir completamente el resultado de “Brexit sin acuerdo”.

Según la mayoría de los economistas, el impacto de un “Brexit sin acuerdo” en la zona euro sería limitado. El impacto sería mayor en el primer y segundo trimestre de este año (con una recuperación posterior), lo que podría generar volatilidad en los mercados financieros. Incluso si pensamos que este resultado es el menos probable, las carteras se mantienen ampliamente diversificadas: invertimos en dólares, oro y, a pesar de que los tipos de interés se mantienen bajos, mantenemos bonos del gobierno con altas calificaciones que tradicionalmente desempeñan el papel de activo refugio.

Cotización EUR/GBP