Brexit y Suiza, las difíciles negociaciones a las que hace frente la Unión Europea

  • 16-11-2018

  • 3 minutos

A medida que se acerca la fecha formal para el Brexit, la incertidumbre es la palabra en boca de todos en el Reino Unido, donde las negociaciones del Brexit con la Unión Europea se acercan a un punto crítico a pesar de que la fecha límite para llegar a un acuerdo se acerca rápidamente. Para evitar un Brexit sin pacto con la Unión Europea, es necesario encontrar un acuerdo a mediados de diciembre para asegurar la aprobación del Parlamento británico.

Turno británico para mover ficha

El problema de la frontera irlandesa, nudo gordiano del Brexit, ya tiene una propuesta sobre la mesa. ¿Cómo puede el Reino Unido preservar sin problemas el comercio de bienes mientras abandona formalmente la UE y sus principios fundadores de libre circulación de bienes, capitales, servicios y personas? La propuesta transforma el período de transición en dos años en una prórroga para formalizar un acuerdo permanente. Aún así, este punto puede hacer tambalear la presidencia de Theresa May si esta no obtiene el apoyo necesario.

En este sentido, aunque parece ser el turno británico para mover ficha, el dilema para la UE sigue siendo el mismo; cuestionar sus principios abriría una peligrosa “Caja de Pandora”. Una parada repentina en el comercio de bienes y servicios entre los dos bloques no solo perjudicaría al Reino Unido, dado su actual superávit comercial en servicios financieros con la UE, sino también a la UE, dado su gran superávit comercial en bienes con el Reino Unido.

Si las dos posiciones parecen irreconciliables a nivel político, la convergencia de intereses a nivel económico es lo que hace que continúen las negociaciones y sugiere que, en última instancia, es más probable que se logre un acuerdo a que no. Sin embargo, esto probablemente exigirá contorsiones políticas de alto nivel, el drama orquestado por ambos lados y además, todo ello tendrá lugar a última hora.

Difícil predicción del resultado final de las negociaciones sobre el Brexit

Ante esta situación, si bien es difícil predecir el resultado final de las negociaciones sobre el Brexit, los riesgos relacionados con esta situación son ahora más conocidos y valorados por los mercados financieros.

En este sentido, en SYZ AM hemos rebajado la calificación de las acciones del Reino Unido a “ligeramente infraponderado” a medida que aumenta la volatilidad en las rondas finales de las negociaciones del Brexit. Tememos que la libra y el mercado de renta variable del Reino Unido puedan evolucionar al mismo tiempo y este es un riesgo binario que no estamos dispuestos a asumir.

No obstante, el Brexit no es la única negociación complicada que está teniendo lugar actualmente con la Unión Europea. Menos convencional que el Brexit, pero igual de crucial para el país involucrado, Suiza está manteniendo duras conversaciones con la Unión Europea sobre un “acuerdo marco”. En este escenario, parece que la Unión Europea está claramente decidida a imponer su voluntad en Suiza, probablemente como una forma de mostrar su mano dura a Reino Unido de cara a las negociaciones del Brexit.

El peor escenario posible: que los volúmenes de comercio disminuyan considerablemente

Entre los puntos discutidos con la Unión Europea hay uno crucial para Suiza, el funcionamiento de su bolsa de valores o SIX Swiss Exchange, ubicada en Zurich. Suiza está tratando de obtener una extensión de su estatus de equivalencia bajo el régimen de MiFID II, lo que permitiría a los traders con sede en la Unión Europea seguir comprando y vendiendo acciones suizas en SIX sin ningún problema. Sin esta equivalencia, los comerciantes no tienen visibilidad sobre el futuro del comercio de acciones suizas. El peor escenario posible es que los volúmenes de comercio disminuyan considerablemente, lo que traería consigo una serie de implicaciones negativas.