¿Burbuja en la gestión pasiva?

  • 30-08-2019

  • 2 minutos

Michael Burry, el inversor que en el año 2008 pronosticó la burbuja invirtiendo contra las hipotecas subprime, y en la que se basa la película «The Big Short» (La gran apuesta), ha advertido de una nueva burbuja en la gestión pasiva. ¿Será esta su nueva apuesta?

La burbuja en la gestión pasiva a través de ETF y fondos indexados se ha originado por la fuerte tendencia hacia grandes valores y está dejando huérfanos a nivel mundial a los valores de menor tamaño.

Michael Burry en una entrevista con Bloomberg.

De este modo justifica Michael Burry los actuales flujos hacia la gestión pasiva. Los elevados costes de la gestión activa frente a las atractivas comisiones de estos productos pasivos han provocado un trasvase de capital hacia la gestión pasiva en los últimos años. . Pero la inversión a través de la indexación conlleva el riesgo de que la ponderación por capitalización de mercado implique una cartera con una sobreponderación de las acciones más caras del mercado.

Actualmente su estrategia de inversión se centra en compañías de pequeñas capitalización de Estados Unidos y Corea del Sur, ya que en un futuro, estas registrarán mayores rentabilidades. El socio de Scion Asset Management, Michael Burry, ha hecho público su interés por hasta cuatro compañías con este perfil y recientemente aumentó sus posiciones en dos empresas surcoreanas de pequeña capitalización, Ezwelfare y Autech.

A nivel global, la gestión pasiva cuenta con una cuota de mercado del 27% y ha atraído 5,2 billones de dólares de flujos netos en todo el mundo en la última década. Según Moody’s Investors Service el volumen bajo gestión de los fondos indexados superarán a los fondos de gestión activa en Estados Unidos para 2021. En Europa la situación no está tan avanzada, según datos de Morningstar, en los últimos 12 meses la cuota de mercado de los productos pasivos ha incrementado del 16,5% al 18,2%.