“Campeones ocultos”: empresas que ofrecen interesantes oportunidades de inversión en Alemania

  • 19-02-2019

  • 3 minutos

El año ha comenzado mucho mejor de lo que terminó 2018. Los crecientes problemas entre EE.UU. y China sobre las diferencias comerciales, el riesgo de una salida incontrolada del Reino Unido de la Unión Europea, así como la desaceleración macroeconómica, han tenido sus consecuencias en el mercado. Creemos que el debilitamiento de la demanda en los mercados emergentes y un enfoque más cauteloso por parte de los consumidores y las empresas, provocado por las discusiones sobre el comercio mundial, tuvo el mayor impacto en el débil desempeño en la segunda mitad de 2018.

Para Alemania, la situación macroeconómica actual obviamente se está viendo afectada, como país exportador que es, por el reciente debilitamiento de la economía mundial, que puede observarse en las cifras recientes de PIB y PMI. El gobierno y otras organizaciones han rebajado sus previsiones de crecimiento mostrando que el impacto de las tensiones comerciales se puede sentir claramente y están afectando cada vez más a las decisiones empresariales que se están tomando. El tema del brexit también continúa siendo una amenaza. El impacto de un brexit sin acuerdo en las empresas alemanas podría ser bastante severo, ya que el Reino Unido no sólo es un mercado importante para muchas empresas y un socio comercial relevante. También es importante señalar que en un mundo globalizado las cadenas de suministro están interconectadas, de modo que los pequeños cambios pueden tener un gran efecto dominó.

Aun así, en lo que va de año, el desempeño ha sido mucho mejor y parece haber mucho potencial para que las compañías cierren la brecha. Un análisis de los fundamentales apunta a un probable crecimiento, aunque a un ritmo más lento. Seguimos observando un crecimiento económico positivo, así como un desarrollo moderado de los beneficios empresariales, independientemente del actual enfriamiento económico. Además, un programa de estímulos fiscales más fuerte del gobierno, apoyado por la secretaria general de la CDU (Unión Demócrata Cristiana), Annegret Kramp-Karrenbauer, podría llevarse a cabo si se produjera un debilitamiento más pronunciado del entorno. En tal escenario podría ser posible que el gobierno discutiera varios instrumentos para apoyar la economía.

A pesar de estos desafíos potenciales, seguimos siendo optimistas en cuanto a la renta variable, tanto en Alemania como en el resto del mundo, y consideramos que el estado actual de los mercados bursátiles es un punto de entrada atractivo para los inversores centrados en horizontes de inversión a medio y largo plazo. De hecho, la situación actual ofrece oportunidades atractivas para los selectores activos de acciones, especialmente en empresas de pequeña y mediana capitalización, dada la venta indiscriminada observada en los últimos seis meses.

Vemos un gran potencial en los fondos de dividendos seleccionados, especialmente en aquellos que combinan un perfil de riesgo-rentabilidad más equilibrado y que proporcionan a los inversores pagos regulares de dividendos. Los inversores deberían prestar atención a los fondos que se centran en la calidad de los pagos de dividendos más que en el importe absoluto de los mismos, ya que podrían caer en trampas de dividendos, como sucedió con las financieras durante la crisis de 2008.

El enfoque que adoptamos en MainFirst Global Dividend Stars para invertir contempla empresas que están muy bien posicionadas a nivel mundial en sus sectores, lo que ocurre en muchas firmas alemanas. Sus balances se encuentran a menudo saneados, además de contar con atractivas valoraciones en un contexto global. Un segundo criterio para la asignación es que solemos invertir en valores de mediana y pequeña capitalización atractivos, que tradicionalmente operan en nichos de mercado y en crecimiento y tienen una posición de liderazgo y balances sólidos; éstas son las empresas denominadas “campeones ocultos”.