Mirar más allá de la volatilidad a corto plazo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page

Las desafortunadas posiciones de volatilidad agravaron una venta masiva a escala mundial en la renta variable, parcialmente provocada por la subida de tipos, desde Black Rock creen que existen motivos para mirar más allá de la incertidumbre a corto plazo.

La venta masiva a escala mundial en renta variable se vio agravada por la retirada de estrategias que apostaban por una volatilidad reducida en los mercados bursátiles. La caída se vio parcialmente impulsada por el rápido ascenso de los rendimientos de la deuda pública, si bien creemos que los inversores deben adoptar una visión a largo plazo en un contexto de fundamentales alentadores.

El repunte del lunes pasado en el indicador de volatilidad estadounidense fue literalmente fuera de serie. Fíjese en el punto naranja en la esquina superior derecha de nuestro gráfico de la semana pasada. El gráfico muestra lo impresionante que fue la subida del VIX en comparación con las fluctuaciones del S&P 500. La desconexión entre ambos fue más marcada que lo observado en lo más profundo de la crisis financiera o después del referéndum sobre el brexit. El repunte de la volatilidad se produce en un momento en el que las preocupaciones del mercado acerca del aumento de los rendimientos reales de los bonos (más que sobre el incremento de la inflación) han pasado a un primer plano. La razón: las percepciones de mercado se están ajustando al aumento del crecimiento y el déficit en EE. UU. El S&P 500 terminó la semana con un descenso del 9% desde su máximo histórico alcanzado el 26 de enero, volviendo al nivel en el que se situaba a finales de noviembre de 2017.