Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

China avanza hacia la apertura de sus mercados financieros

  • 23-06-2020

  • 3 minutos

Recientemente American Express recibió la aprobación de las autoridades chinas para comenzar a dar servicios de compensación de tarjetas bancarias en China. La compañía estadounidense se ha convertido así en la primera red extranjera de pagos a la que se le permite procesar transacciones en Renminbis -RMB- en China. La licencia fue otorgada por el Banco Popular de China a la joint venture de American Express en China, Express (Hangzhou) Technology Services. Según los términos de la aprobación, la empresa debe iniciar sus operaciones en un plazo de 6 meses.

En 2018, la compensación de tarjetas bancarias en China suponía un mercado de 27 billones de dólares, con 8,4 billones de dólares de transacciones online. Express (Hangzhou) Technology Services tiene la intención de operar tanto en transacciones de pago online como fuera offline, pero probablemente no será sencillo.

La competencia será dura para este nuevo participante

Por el lado de las tarjetas físicas, China UnionPay ya domina el mercado. En el espacio online, el socio de American Express, LianLian Group, es un actor relativamente pequeño en la industria de pagos móviles a terceros en China, donde WeChat Pay y Alipay tienen una cuota de mercado combinada de más del 90%. Las tarifas también serán un desafío, ya que son mucho más bajas en China que en cualquier otro lugar. La comisión de compensación de tarjetas es de 0,065% para los bancos nacionales y la comisión de adquisición oscila entre el 0,5% y el 1%. American Express normalmente cobra entre el 1,4% y el 3,5% en EE.UU., por lo que tendrá que sacrificar sus márgenes si quiere ganar una cuota de mercado significativa en China.

La aprobación de la entrada de empresas estadounidenses en el mercado chino es parte de la primera fase del acuerdo comercial firmado a principios de este año por EE.UU. y China. En él China se comprometía a abrir sus mercados financieros de 45 billones de dólares a las empresas extranjeras. Otras compañías de tarjetas de EE.UU. pronto podrían seguir la estela de American Express. Mastercard recibió su aprobación inicial en febrero, mientras que el progreso de Visa ha sido más lento. La apertura prevista en la primera fase del acuerdo no se limita a los pagos, ya que también incluye los servicios de seguros, gestión de activos y banca de inversión.

Algunos dirán que abrir ahora el mercado de pagos a las empresas extranjeras no es un gran sacrificio para China, ya que este mercado está bien consolidado y dominado por los actores locales. Sin embargo, lo mismo ocurre a menudo cuando las empresas chinas quieren poner un pie en EE.UU.

La apertura de China a los negocios extranjeros supone más que adoptar una simple pose. El país está avanzando hacia la apertura de sus mercados financieros y, en consecuencia, está cambiando rápidamente las reglas. Por ejemplo, desde el 1 de enero de 2020 cualquier compañía de seguros extranjera puede establecer su negocio en China a través de filiales de propiedad exclusiva, sin necesidad de un socio local.

En lo que respecta a las nuevas emisiones de bonos y las colocaciones en bolsa en Hong Kong, ya podemos ver que los bancos internacionales, y más concretamente los bancos estadounidenses, cuentan con el favor de los emisores estatales.

Esta tendencia va más allá de los mercados financieros, ya que China ha estado acogiendo a los inversores de EE.UU. en muchos sectores, por ejemplo, Tesla ha construido una gran fábrica para atender el mercado chino, y la inversión extranjera directa de EE.UU. en China sigue siendo fuerte. Al mismo tiempo, las medidas adoptadas por la Administración Trump contra las inversiones chinas en suelo estadounidense han llevado a un colapso de dichas inversiones.