Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

China y Corea más cerca del final de la crisis sanitaria

  • 18-03-2020

  • 2 minutos

Aunque se están escuchando varias referencias a la Gran Crisis Financiera de 2008, y las valoraciones de las acciones recuerdan a este periodo -aunque esta sea una crisis sanitaria-, es importante mantener la perspectiva de los fundamentales. La profundidad de cualquier recesión depende del aumento del apalancamiento previo a esa recesión.

crisis sanitaria

En 2008 los hogares estaban muy endeudados y los bancos muy poco capitalizados. Hoy en día los hogares y los bancos están en una situación mucho más saneada. No cabe duda de que, tras el ciclo económico más largo de la historia, se ha producido una excesiva asunción de riesgos, una reducción de la calidad del crédito y un aumento del apalancamiento en el sector empresarial, pero la necesidad actual de desapalancamiento no es ni parecida a la sufrida en la última recesión.

Los rendimientos mejorarán en el futuro

La deuda de las empresas no financieras con respecto al PIB es mucho menor que la de los hogares, que a nivel macroeconómico significan ahorros preventivos para amortiguar el golpe de la falta de ingresos. Además, en última instancia, los precios del petróleo y los tipos de interés bajos proporcionarán un impulso a los consumidores cuando las tensiones sanitarias y económicas se alivien.

Si hay alguna «buena» noticia es que los rendimientos esperados de los activos de riesgo mejorarán en el futuro. El indicador de la prima de riesgo en renta variable se ha ampliado a niveles más atractivos, y los bajos rendimientos de los bonos no desaparecerán tan pronto. Esto ofrece oportunidades en algunos activos de riesgo para inversores de largo plazo que están dispuestos a soportar la volatilidad del mercado a corto plazo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es muy difícil acertar el momento de entrada en el mercado y que mantener algo de liquidez, para aprovechar nuevas dislocaciones en el precio a corto plazo, es sensato para capturar esa rentabilidad a largo plazo.

¿Final de la crisis sanitaria?

El aumento de casos de coronavirus fuera de China, el parón de la actividad económica por un periodo de tiempo aún desconocido, la falta de liquidez de los mercados financieros, la extrema volatilidad y las respuestas políticas significa que estamos gestionando el riesgo de mercado global a corto plazo. Como ya se ha dicho, los resultados económicos son muy inciertos y la combinación de todos los factores anteriores tendrá consecuencias impredecibles en los mercados.

De hecho, estamos sobreponderando los índices de China y Corea en relación con los mercados de las economías desarrolladas. Estos países asiáticos están más cerca del final de la crisis sanitaria y además han llevado a cabo una mayor respuesta fiscal.

En cuanto a la renta fija, seguimos viendo valor en bonos del gobierno estadounidense a largo plazo en comparación con los bonos alemanes, ya que hay más posibilidades de que los tipos a largo plazo caigan en Estados Unidos que en Europa.

En el mercado de divisas, el yen devaluado sigue proporcionando una diversificación útil en nuestras carteras. En términos más generales, los periodos de distorsión en el mercado proporcionan oportunidades únicas que nosotros en Investment Solutions y nuestros colegas en UBS Asset Management estamos enfocados en identificar y explotar.

Más allá de la inversión, deseamos a nuestros clientes y a sus familias buena salud y tranquilidad durante este tiempo único de dislocación en nuestras comunidades.