Cinco indicadores que avisan que se avecina una recesión

  • 14-03-2019

  • 4 minutos

¿No sería estupendo saber de antemano cuándo se aproxima una recesión? A pesar de la advertencia de Paul Samuelson sobre los peligros de las predicciones, hay algunas señales en las que de forma general se puede confiar y que vale la pena seguir de cerca a medida que la economía llega a su último ciclo.

Muchos factores pueden contribuir a una recesión y las causas principales a menudo cambian cada ciclo. Por lo tanto, es útil considerar muchos aspectos diferentes de la economía para calibrar mejor dónde se pueden estar acumulando excesos y desequilibrios. Tenga en cuenta que cualquier indicador debe ser visto más como un marcador de kilómetros que como una señal de distancia al destino. Aquí hay cinco que ofrecen una visión general de la economía.

La curva invertida

Una curva de tipos invertida es una de las señales de recesión más precisas y más extendidas. La curva se invierte cuando los tipos a corto plazo son superiores a los tipos a largo plazo. Esta señal de mercado ha precedido a todas las recesiones de los Estados Unidos en los últimos 50 años. Los tipos a corto plazo suelen subir durante los ciclos de ajuste de la Reserva Federal. Los tipos a largo plazo pueden bajar cuando hay una gran demanda de bonos. Una curva de rendimiento invertida es una señal bajista, ya que indica que muchos inversores se están dirigiendo hacia el refugio seguro que se percibe de los bonos del Estado a largo plazo en lugar de comprar activos de mayor riesgo.

En diciembre de 2018, la curva de rendimiento entre los pagarés del Tesoro de Estados Unidos a dos y cinco años se invirtió por primera vez desde 2007. Otras partes de la curva, como los rendimientos a dos y diez, dos de los bonos más comunes no se han invertido hasta ahora. Sin embargo, incluso una curva de rendimiento invertida en ese rango no es causa de pánico inmediato, ya que normalmente siempre se ha producido un retraso significativo (16 meses en promedio) antes del inicio de una recesión.

Existe el debate sobre si las intervenciones de los bancos centrales en el mercado de bonos han distorsionado la curva de rendimientos hasta el punto de que ahora puede ser un indicador económico menos fiable, pero eso está por verse.

Beneficios empresariales

A medida que los márgenes de beneficio aumentan, las empresas pueden incrementar la inversión, contratar a más trabajadores y mejorar los salarios. Esto beneficia tanto a las empresas como a los consumidores de la economía y favorece períodos de expansión más largos. Los beneficios como porcentaje del PIB suelen alcanzar su punto máximo hacia la mitad del ciclo de la economía en general y comienzan a desacelerarse mucho antes del inicio de una recesión.

Los beneficios empresariales siguen estando en niveles altos desde una perspectiva histórica, pero hay motivos para creer que ya han alcanzado su punto máximo. Es probable que los ingresos sufran más presión por el crecimiento de los salarios y la inflación, la disminución de los beneficios de la reforma fiscal y el aumento de los costes de los insumos debido a la incertidumbre del comercio mundial. Si en 2012 se produjo el pico de los beneficios empresariales en relación al porcentaje del PIB, en los EE.UU. ya se ha superado el plazo medio de 26 meses entre el pico y el inicio de la próxima recesión.

Desempleo

Las empresas tienden a recortar puestos de trabajo cuando disminuyen los beneficios porque la mano de obra es a menudo su mayor gasto. Conforme aumenta el desempleo, los consumidores suelen reducir el gasto discrecional para ahorrar dinero hasta que mejoren las perspectivas de empleo. Este comportamiento perjudica la rentabilidad de los negocios de carácter cíclico.

La tasa de desempleo en Estados Unidos se encuentra actualmente cerca de niveles mínimos históricos y ha ido disminuyendo de manera constante a lo largo de la expansión.

El crecimiento de los salarios ha estado muy por debajo de la media en comparación con períodos de expansión anteriores, pero ha comenzado a repuntar recientemente y puede afectar a los beneficios de las empresas.

El mercado laboral estadounidense ha superado el nivel que muchos economistas consideran «pleno empleo» y lo ha estado durante años, por lo que puede haber poco margen para que la tasa de desempleo siga disminuyendo. El empleo es un motor tan poderoso del crecimiento económico que incluso un aumento moderado del desempleo
puede ser una señal clara de un punto de inflexión en el ciclo.

Inicio de construcción de viviendas

La vivienda representa una porción significativa del PIB de los Estados Unidos y puede proporcionar una visión importante de la salud de la economía en su conjunto. Un mercado inmobiliario robusto puede ayudar a alimentar la economía al suministrar impuestos a la propiedad para el gasto gubernamental, creando empleos en la construcción y aumentando la riqueza de los propietarios de viviendas. La construcción de viviendas es un indicador importante porque los proyectos de construcción pueden durar varios meses, y los constructores se muestran reacios a iniciar nuevos proyectos si temen que la economía se derrumbe más tarde.

Un descenso del 10% en la construcción de viviendas ha precedido a la mayoría de las recesiones, y una caída del 25% no es infrecuente cerca del comienzo de una contracción.

A partir de noviembre de 2018, las obras de construcción de viviendas se mantuvieron prácticamente sin cambios con respecto al año anterior y se han desacelerado lentamente en los últimos meses.

Las tasas hipotecarias más altas han proporcionado un viento en contra, pero eso puede cambiar si la Reserva Federal ralentiza el ritmo de las subidas de las tasas de interés en 2019.

El Leading Economic Index

Dado que ningún indicador económico debe verse en solitario, muchos economistas y pronosticadores de mercado forman su propio cuadro de mando agregado de indicadores favoritos para medir la salud de la economía. El Índice Económico Líder (LEI) del Conference Board es un indicador económico estadounidense que tiene por objeto pronosticar la actividad económica futura. El índice refleja 10 factores que incluyen salarios, reclamos de desempleo, peticiones a fábricas, precios de acciones, permisos de vivienda y expectativas de los consumidores.

En septiembre de 2018, la LEI había aumentado un 7% con respecto al año anterior, su crecimiento más rápido en ocho años. Desde entonces se ha desacelerado un poco, subiendo un 4,3% en diciembre. La LEI ha sido notablemente consistente en señalar recesiones, pero no proporciona mucho tiempo de espera una vez que comienza a declinar. Durante los últimos siete ciclos económicos, un descenso de la LEI de al menos el 1% con respecto al año anterior precedió al inicio de una recesión en una media de cuatro meses.