¿Cómo actuar ante las recientes incertidumbres comerciales?

  • 30-05-2019

  • 3 minutos

Desde el inesperado desacuerdo en las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, la situación se ha deteriorado rápidamente con el anuncio de medidas administrativas que restringen la venta de productos y servicios al gigante chino de las telecomunicaciones «Huawei». Hemos definido estas renovadas tensiones como un choque externo. En general, nuestro propósito sería comprar activos de riesgo en los días siguientes a un choque externo de este tipo. En este caso, sin embargo, hemos optado por ser prudentes. Por un lado, la duración de este enfrentamiento es incierta. Muchos analistas ven esto como una señal de tensiones duraderas que de hecho son intencionadas, ya que Washington quiere detener estratégicamente el auge de la economía china. Compartimos esta opinión. Por otra parte, las consecuencias de estos aranceles y barreras administrativas serán tangibles a largo plazo. Los inversores casi no tienen visibilidad sobre estas consecuencias y su calendario.

En los últimos días, hemos recibido algunas preguntas acertadas de nuestros lectores, que nos animan a aclarar nuestro punto de vista sobre el tema y a explicar cómo gestionar el riesgo que conlleva este suceso. Esperamos que la prima de riesgo que se ha generado sobre la renta variable debido a estas tensiones no se disipe rápidamente (a diferencia de la votación sobre «Brexit», por ejemplo). Por esta razón, no es tan urgente aprovechar la corrección. Para una cartera poco invertida, es totalmente posible aprovechar la oportunidad de aumentar las posiciones, pero para una cartera bien invertida antes de estos eventos, no vemos ninguna oportunidad a muy corto plazo de aumentar el riesgo.

A medio plazo, la desaceleración económica que se espera que se derive de esta disputa comercial llevará a China y a los Estados Unidos a estimular sus economías. Por lo tanto, más allá de los próximos dos o tres trimestres, deberíamos ver un aumento de las expectativas de los tipos de interés en los Estados Unidos. Actualmente, el mercado prevé dos recortes de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal en los próximos doce meses. Los bonos soberanos reflejan ahora una anémica expectativa de crecimiento e inflación. Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense a 3 años cayeron hasta el 2,09%. Seguimos manteniendo posiciones en bonos del Tesoro de EE.UU. a estos vencimientos, incluso para inversores en francos suizos, euros o libras esterlinas sobre una cobertura de divisa.

Creemos que es conveniente obtener beneficios de estas posiciones, que ahora reflejan una perspectiva económica excesivamente pesimista en los Estados Unidos y Europa. En resumen, en lugar de aumentar el riesgo de renta variable, preferimos reducir los activos defensivos.

Fondos inmobiliarios

A principios de 2018, incorporamos los fondos inmobiliarios cotizados a nuestras asignaciones estratégicas de activos. En un entorno de contención financiera persistente, el flujo de ingresos estables que proporciona esta clase de activos adquiere toda su importancia. Además de unos atractivos rendimientos de entre el 2% y el 6%, dependiendo del sector y del país, los REITs han aumentado históricamente sus distribuciones a los accionistas entre el 5% y el 7% anual, gracias a la gestión de los activos inmobiliarios y al crecimiento de los alquileres. El sector es grande y está bien diversificado, incluyendo nuevos segmentos como los centros de almacenamiento de datos. Hemos decidido destinar la mitad de nuestra asignación estratégica, es decir, el 2,5% para una cartera equilibrada, con un sesgo nacional.

Elecciones europeas

En línea con las expectativas de consenso, los partidos de centro lograron mantener la mayoría en el Parlamento Europeo. Sin embargo, su margen se ha reducido y complicará los nombramientos de funciones clave como el Presidente de la Comisión Europea y el Presidente del Banco Central Europeo. Es posible que los mercados se muestren reacios a nombrar a Jens Weidman como director del Instituto Monetario. En cualquier caso, deberían crearse las condiciones para reestructurar gradualmente los presupuestos en los que se basa la política económica de Bruselas, combinando un estímulo monetario excesivo y una austeridad indiscriminada. Desde el lunes pasado, los activos europeos, que se benefician del posicionamiento y el sentimiento extremadamente negativo de los inversores, tienen menos incertidumbres que afrontar.

Fuente: Julius Baer, 28/05/2019.