Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

¿Cómo afecta el coronavirus al mercado chino?

  • 04-02-2020

  • 14 minutos

A estas alturas todo el mundo ya ha oído hablar de este nuevo coronavirus que se originó hace unas semanas en Wuhan, la sexta ciudad más grande de China con 11 millones de habitantes. El brote ha provocado el cierre del aeropuerto de la ciudad, la estación de tren, la red de metro, el muelle y todas las estaciones de autobuses para evitar una mayor propagación del virus. Las gestoras AXA IM, Ostrum AM, Groupama AM, Vontobel AM, Natixis IM, Amundi, Pictet AM, NN Investment Partners, UBS AM, Janus Henderson y JK Capital Management nos muestran sus perspectivas ante esta situación.

Coronavirus mercado chino

Gilles Moëc, Group Chief Economist de AXA Investment Managers 

“Es demasiado pronto para cuantificar el impacto económico del coronavirus, pero a la hora de afrontar shocks inesperados como este, la aproximación más razonable parece la de evaluar los precedentes”, explica Moëc. “En este sentido, la crisis ocasionada por el SARS en 2003 rebajó el PIB de China un 1,1% y un 2,5% el de Hong Kong, mientras que solo supuso un impacto del 0,1% en el PIB de EE UU”, subraya el economista de AXA IM. “Sin embargo, hay que tener en cuenta que desde 2003 el peso de China en la economía mundial ha crecido significativamente, así que el contagio en la economía mundial probablemente debería ser mayor. Si bien conviene insistir que en este momento todavía es demasiado pronto para saber si el SARS y sus efectos económicos constituyen el precedente correcto para evaluar el coronavirus”. Moëc enfatiza que “los contactos entre China y el resto del mundo se han disparado en los últimos 15 años y la aparición de focos de contagio a larga escala más allá de la región de Gran China obviamente cambiaría la ecuación”.

“Una de las consecuencias que ya se pueden extraer de esta crisis es que la lectura de los datos cíclicos procedentes de China será más difícil en los próximos meses. Si los datos exhiben ahora una recaída después del alentador rebote que habían experimentado en los pasados dos meses, por ejemplo, si la actividad manufacturera vuelve a retroceder, entonces será prácticamente imposible distinguir si estamos ante una reacción transitoria a las medidas tomadas para contener la epidemia o si la economía se debilita por razones más fundamentales. Si los datos de China a comienzos de año son difíciles de leer habitualmente por el factor del Año Nuevo, en este ejercicio será mucho más complicado. No podemos insistir más en lo relevante que es China para el escenario económico en 2020: el tono de la actividad manufacturera global vendrá determinado por cómo se vea afectada la economía china por los asuntos como la guerra comercial, la necesidad de afrontar los desequilibrios domésticos o la manera en que los vientos de cara estructurales limitan la actividad doméstica. Tendremos que esperar un poco para tener algún indicio de más” del impacto del coronavirus.

“Al mismo tiempo, hay una probabilidad mayor del riesgo de que la Administración estadounidense, una vez que ha derrotado a China en la guerra comercial, decida cambiar ahora el foco hacia la Unión Europea. El mensaje enviado en Davos por los representantes estadounidenses a los europeos no fue muy sutil: no renuncian a usar la amenaza de nuevas tarifas para obtener concesiones de sus aliados. Esperábamos que este tema resurgiera en 2020, especialmente en cuanto comenzara la campaña electoral, pero no esperábamos mensajes tan contundentes tan pronto”.

Por último, el equipo de AXA IM advierte de que “no se puede perder vista a Italia. El PD ha conseguido conservar la región de Emilia-Romaña, con lo que el escenario base es que el Gobierno continúa y no tiene sentido ni para el PD ni para el Movimiento 5 Estrellas crear una situación que conduzca a unas nuevas elecciones generales. Pero aún fuera del Gobierno, el líder de la Liga, Matteo Salvini, tiene una sustancial capacidad para influir en la actividad política, en particular en la posición italiana de bloqueo del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Esta es una de nuestras grandes preocupaciones para 2020: que el progreso en las reformas que necesita Europa se paralice por culpa de dificultades políticas domésticas”.

Philippe Waechter, director de Economic Research de Ostrum AM (Natixis IM)

Según señala el experto, el cierre de Wuhan por una larga epidemia con la correspondiente imposibilidad de abandonar esta y otras ciudades de Hubei, “tendría un fuerte impacto en la economía china” ya que “redundaría en un crecimiento más débil del PIB para China en 2020”.

Y es que Wuhan es la sede de los principales productores nacionales de automóviles y acero en la que, además, más de 300 de las 500 principales empresas del mundo tienen presencia. Tal y como señala Waechter, es un centro industrial y de transporte que “ha sido impulsado por el reciente auge del mercado automotor en China”.

Además, el experto indica que “la principal fuente de debilidad a corto plazo vendrá de las ventas minoristas” ya que, por ejemplo, las celebraciones del año nuevo chino se han reducido o cancelado drásticamente y la gente limitará sus viajes para celebrar el año de la Rata con su familia. Según Waechter, eso significa que “el crecimiento del PIB del primer trimestre será menor de lo esperado”.

Thuy Van Pham, Economista de Mercados Emergentes en Groupama AM

La epidemia de coronavirus comenzó en China en diciembre de 2019. Más allá del origen de la pandemia y su grado de peligrosidad, es importante para nosotros saber cuáles serán las consecuencias para la economía mundial en general y para la actividad china, en particular, que ya está en fase de desaceleración.

1 / Un paralelismo con la epidemia de SARS en 2003: un limitado impacto negativo en el crecimiento mundial

Si es demasiado pronto para cuantificar el impacto del nuevo virus, la comparación con la epidemia de SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) nos da algunas referencias. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este último había afectado a 29 países e infectado a 8.273 personas, incluidos 774 muertos, entre el 1 de noviembre de 2002 y el 31 de julio de 2003. China fue la más afectada con 5.328 casos detectados y 349 muertos (ver gráfico 1).

Con respecto al balance económico, se pueden hacer tres observaciones:

  • Canales de transmisión: el impacto de la epidemia en el crecimiento del PIB se produjo principalmente a través de dos canales: 1 / disminución de la actividad turística; y 2 / pérdida de confianza de los agentes privados que finalmente condujo a una caída en el consumo e inversión (privado y extranjero);
  • La magnitud del impactoel efecto negativo sobre el crecimiento es dispar (ver gráfico 2). Según las estimaciones del Banco Asiático de Desarrollo, fue alto en Hong Kong y en los países del sudeste asiático, donde el peso del sector del turismo y el consumo en el PIB era importante en 2003. Por otro lado, el coste fue moderado en China (-0,5 puntos del PIB) y casi cero en el resto del mundo, en particular en Estados Unidos (-0,05 puntos del PIB);
  • La duración del impactoel impacto económico de la epidemia de SARS fue, sin embargo, transitorio. Particularmente en China, el pico del shock, observado en el sector turístico y las ventas minoristas entre abril y mayo de 2003 y en el crecimiento trimestral del PIB en el segundo trimestre, desapareció por completo en los siguientes meses (ver gráficos 3 y 4).

2 / El riesgo para el crecimiento mundial es mayor hoy

Incluso si el virus permanece limitado principalmente a China, el crecimiento mundial podría verse más afectado que durante la crisis del SARS. De hecho, el peso de China en el PIB mundial se ha más que duplicado, a casi el 20% en 2019 frente al 8,8% en 2003 (ver gráfico 5). El país se ha convertido en el primer consumidor de la mayoría de los productos básicos y el primer socio comercial de muchos países, especialmente emergentes. Si la epidemia de coronavirus empeora, no se excluirá un impacto a la baja en la demanda china y en los precios mundiales del petróleo y de las materias primas industriales. Los países exportadores de materias primas y bienes de equipo, principalmente de Asia, serán los grandes perdedores.

La economía china es en sí misma más vulnerable. De hecho, su estructura ha cambiado mucho desde 2003. En diecisiete años, el peso del sector de servicios ha aumentado, del 31% del PIB al 54%. El país también depende más del consumo de los hogares (40% del PIB en 2019 frente al 37% en 2003). Por lo tanto, el impacto de la epidemia podría ser más significativo, especialmente porque el nuevo virus está llegando a China en pleno Año Nuevo Lunar. Por lo tanto, es probable que los sectores de turismo, transporte, ocio y comercio minorista se vean afectados por las cancelaciones de viajes del Año Nuevo y por las drásticas medidas implementadas para evitar concentraciones públicas. Con lo que, el coronavirus podría tener un impacto económico más fuerte. El crecimiento chino podría caer por debajo del umbral psicológico del 6% en el primer trimestre de 2020 (frente a la segunda mitad del año según nuestro último escenario). Por otro lado, el impacto esta vez será de corta duración dada la rápida reacción de las autoridades.

Conclusión: la aparición del nuevo coronavirus está alimentando la incertidumbre y pesará sobre el crecimiento mundial. El riesgo es mayor que durante la crisis del SARS debido al actual peso de China en la economía mundial. Por otro lado, es probable que el impacto negativo sea transitorio, teniendo en cuenta la recuperación observada durante el período posterior a la epidemia en 2003.

Michel Salden, gestor de Vontobel AM

Logo de Vontobel

Tras el brote de coronavirus, los mercados de materias primas sufrieron una venta técnica. Sí, la demanda de petróleo (y metales) sufrirá un revés temporal debido al colapso de la actividad china (menos viajes, construcción de propiedades que prolongan el receso de año nuevo chino), pero la experiencia del SRAS (2003) nos enseñó que la demanda de petróleo se acelera (debido a las limitaciones logísticas) una vez que el virus se contiene.

Por lo tanto, aunque el coronavirus podría provocar una caída de la demanda de petróleo equivalente a 0,2-0,3 millones de barriles al día, el mercado pasa por alto la pérdida total de producción en Libia (-1,5 millones de barriles al día). Todo esto combinado hace que la caída de petróleo de este año -14% (desde el pico) sea exagerada en comparación con la leve corrección de los mercados de valores (sólo un 2% desde el pico).

David Lafferty, Chief Market Strategist de Natixis IM

Según el experto, “el daño económico del brote ya está comenzando a notarse”, sobre todo “en el consumo diferido” y advierte que, aunque por ahora la pérdida económica ha sido contenida en gran parte por China, “probablemente se extenderá en las próximas semanas”. Y es que, tal y como señala, “el seguimiento de las enfermedades infecciosas nunca es bueno para los resultados macroeconómicos”.

Como indica Lafferty, “el brote está afectando a China en un momento inoportuno” ya que el crecimiento de China está en fase de desaceleración y calcula que, “probablemente, el brote reducirá 1% -2% del PIB (anualizado), representando un serio viento en contra”. Además, advierte que, si los responsables políticos y los funcionarios sanitarios no pueden frenar la propagación y la crisis sanitaria se alarga, “el -2% (anualizado) podría resultar hasta optimista”.

A pesar de las previsiones, Lafferty señala que, por ahora, el brote del coronavirus tendrá “un shock breve y modesto para el crecimiento global”.

Pascal Blanqué, Group Chief Investment Officer, y Vincent Mortier, Deputy Group Chief Investment Officer, de Amundi

El coronavirus ha sido el principal catalizador de la reciente volatilidad en los mercados financieros, haciendo que se produzca un parón en el rally de los activos de riesgo, que estaba registrando de forma ininterrumpida desde octubre. Debemos ser conscientes de que la caída de los mercados podría estar adelantándose al pico de la epidemia, ya que los mercados tienden a reaccionar al principio de la crisis, para posteriormente estabilizarse y rebotar, a pesar de que continúe el flujo de noticias negativas.

A menos que la “elevada incertidumbre” sea capaz de hacer descarrilar la economía globa y se produzca un shock- que no es nuestro escenario actualmente- las caídas significativas en los precios podrían proporcionar puntos de entrada para las clases de activo con valoraciones atractivas y buenos fundamentales. En concreto, vemos oportunidades en la renta variable de mercados emergentes debido a la aceleración del crecimiento de los beneficios, las atractivas valoraciones y la perspectiva de un dólar débil. El problema a corto plazo por la situación china es una oportunidad de añadir esta clase de activo, salvo que se produzca alguna disrupción en la perspectiva global.

Sam Perry, gestor de inversiones y Patrick Zweifel, economista jefe, de Pictet AM

China es más relevante para la economía mundial que en 2003. Entonces, representaba 4,4% del PIB mundial y actualmente 15,4%. Es la segunda economía más grande del mundo y su integración en las cadenas de suministro globales es significativa, especialmente en tecnología. Además, el gasto de los consumidores chinos representa una mayor proporción de su crecimiento nacional y del mundial. Así que una disminución del gasto de sus hogares puede tener un impacto mucho mayor que en 2003. De hecho, el brote del coronavirus amenaza con golpear la economía mundial, con riesgos para el consumo, turismo y, sobre todo, el sentimiento.

Ahora bien, la mayoría de estudios económicos sobre impacto de pandemias, como el del virus SRAS en 2003, han sido realizados por epidemiólogos y tienden a centrarse en el coste/beneficio de la vacunación. Hay que acudir a un estudio del Banco Mundial de 2006 que modela una epidemia similar a la de 1918 -que mató a 50 millones de personas y afectó a una quinta parte de la población mundial-, con supuestos relativamente conservadores: tasa de mortalidad del 2,5% y disminución del 20% del turismo y servicios (restaurantes, viajes aéreos y gastos no esenciales de los consumidores). Estas suposiciones están más o menos en consonancia con lo que se estima para el coronavirus. Si se propagara como en 1918 la contracción del PIB mundial podría ser 3%, con diferencias insignificantes entre regiones. En comparación el PIB mundial se contrajo 0,1% en 2009 con la crisis de hipotecas de alto riesgo de EEUU, menos 3,4% en economías desarrolladas, aunque los mercados emergentes se expandieron un 2,9%.

El brote de SRAS de 2003 es otro punto de referencia, aunque su impacto se limitó en gran medida a China y vecinos. En ese año los viajes aéreos disminuyeron entre Hong Kong y China un 75% y las ventas minoristas un 15% en China continental. Las encuestas a hogares en China inmediatamente después de la epidemia indicaron que había provocado una caída de los ingresos disponibles de más de 20% el segundo trimestre de 2003, debido a enfermedades, absentismo y mayor gasto en prevención y atención sanitaria. Ahora bien, la economía china repuntó rápidamente los trimestres posteriores y la disminución anual del PIB fue 1%. Un cambio tan rápido es menos probable en caso de pandemia total, que puede durar un año.

Aunque las suposiciones epidemiológicas resultan excesivamente pesimistas, es probable que el 2019-nCoV tenga un impacto económico más grave que el SRAS. Hay que tener en cuenta que desafortunadamente ha brotado en el Año Nuevo Lunar. El efecto sobre el gasto minorista ya ha sido dramático. Los viajes de pasajeros han disminuido 29% en comparación con el primer día del Año Nuevo Lunar pasado. La mayoría de cines han cerrado -las ventas de entradas han bajado un 99%-. Por otra parte la actividad de fabricación habría estado en cualquier caso paralizada en gran medida en estos días festivos, así que el impacto por el lado de la oferta se ha reducido algo.

De todas formas las autoridades en China parecen haber respondido con mayor rapidez en comparación con 2003, estando 15 ciudades en la provincia de Hubei cerradas y se ha extendido el descanso de Año Nuevo, aun con riesgo de que una parte significativa de la fuerza de trabajo quede aislada en un lugar inadecuado una vez que las vacaciones terminen.

Afortunadamente, China tiene herramientas para suavizar el impacto económico. Según nuestros cálculos, su banco central tiene margen para abundante estímulo monetario, el cual ha sido los últimos dos años más restrictivo. Una reducción de los coeficientes de reserva de los bancos chinos de un 2%, por ejemplo, equivaldría a 460.000 millones de dólares de liquidez adicional, esto es 3% del PIB de China. También hay espacio para el estímulo fiscal. Ya ocurrió en 2003 que China recortó el impuesto de sociedades, lo que sería un alivio para los inversores en acciones. Vale la pena recordar que el índice global MSCI bajó hasta 4% en un mes desde que comenzó la epidemia del SRAS, para recuperarse con mucha fuerza después, aunque los mercados asiáticos se retrasaron alrededor de seis meses.

Maarten-Jan Bakkum de NN Investment Partners

Resultado de imagen de nn investment partners

La corrección en las acciones globales como resultado de la crisis del virus Wuhan se ha mantenido dentro de un punto porcentual, reflejando las preocupaciones limitadas hasta ahora de los inversores y cómo otros factores importantes siguen siendo positivos.

Las autoridades están claramente mejor preparadas ahora de lo que estaban con respecto a la crisis del SARS en 2003, aunque es desafortunado que el virus haya surgido justo antes de las celebraciones de Año Nuevo cuando casi todos los chinos viajan. A pesar de todo, se ha visto hasta ahora el 74% de las empresas superando las expectativas y los datos macro en los EE. UU. Y Europa continúan pintando una imagen de recuperación modesta. 

Es importante tener en cuenta que durante el SARS la economía global apenas se vio afectada, pero la ponderación de China en el PIB mundial ahora es del 16% frente al 4%. Los mercados financieros mundiales se han vuelto más sensibles a la demanda china, por lo que no podemos suponer que los mercados globales serán tan insensibles al virus de Wuhan como lo fueron al SARS. Por lo tanto, hemos reducido el riesgo en nuestras carteras de activos múltiples para estar mejor preparados para un posible empeoramiento de la actual crisis del coronavirus

Maarten-Jan Bakkum, estratega senior de mercados emergentes, NN Investment Partner

Evan Brown, responsable de estrategias macro de UBS AM

Las celebraciones del Año Nuevo Lunar en China se han visto ensombrecidas por la propagación del mortal coronavirus. Al no estar claros todos los detalles sobre su propagación mundial, sus síntomas, el período de incubación y las tasas de mortalidad, los inversores se están comportando de forma totalmente racional ante la incertidumbre, vendiendo activos de riesgo y comprando activos refugio. No podemos decir con confianza cómo o con qué rapidez es probable que las cosas progresen. Pero, dejando de lado la tragedia humana, la historia sugiere que esas epidemias tienen un impacto limitado a corto plazo en la economía en general, que a menudo va seguido de un fuerte repunte, a medida que se desencadena la demanda acumulada. Sospechamos que este riesgo geopolítico particular terminará siendo una oportunidad para entrar activos de mercados emergentes con valoraciones más atractivas. 

Esta opinión positiva comienza con nuestra convicción de que el crecimiento mundial está experimentando un repunte cíclico tras la fuerte desaceleración de la industria manufacturera en 2018-2019. En los últimos meses, los principales indicadores del crecimiento global han experimentado un claro repunte. Los indicadores macroeconómicos de alta frecuencia en todos los universos desarrollados y emergentes respaldan aún más la opinión de que el impulso de la demanda global de la industria manufacturera se está reacelerando. Si bien es probable que el coronavirus afecte a ese impulso a corto plazo, no creemos que lo haga descarrilar. 

En nuestra opinión, hay más detrás de este rebote de lo que los mercados están descontando actualmente. El crecimiento de la demanda global parece apoyarse en el impacto retardado de la agresiva política monetaria acomodaticia en los mercados desarrollados y emergentes en 2019. Este tipo de movimiento brusco hacia una política acomodaticia ha facilitado históricamente las condiciones crediticias, sentando las bases para una recuperación económica en forma de V. Los bancos centrales seguirán siendo flexibles en 2020. En nuestra opinión, hay margen para que la política monetaria del mercado monetario en su conjunto proporcione un mayor estímulo en caso de que sea necesario.

Fabrice Jacob, CEO de JK Capital Management

El propósito de este comentario no es repetir lo que ya está cubierto por los periódicos occidentales sobre el coronavirus, sino destacar lo que muy probablemente no se ha difundido fuera de China, que es la reacción del sector privado ante esta situación. Señalamos estas iniciativas privadas porque son nuevas para nosotros y porque creemos que reflejan en cierta medida la reciente evolución de la sociedad china en términos de responsabilidad social, ya que el país se está volviendo cada vez menos individualista, a nuestro juicio.

Anuncios de empresas chinas en las últimas 24 horas

EmpresaMedida tomada
Taobao (Alibaba), JD.com y PinduoduoEn respuesta al aumento de los precios de las mascarillas y a las situaciones de falta de existencias, las webs de comercio electrónico declararon colectivamente que no puede aumentar el precio de las mascarillas vendidas por estas plataformas.
Eleme y MeituanLas dos mayores empresas de distribución de alimentos han anunciado la toma de medidas de prevención antiepidémica en el reparto y han suspendido los servicios de entrega en algunos hospitales de Wuhan.
Taobao Ticket y MaoyanLas plataformas online de venta de entradas de cine ofrecen la posibilidad de cancelar gratuitamente todas las entradas de cine en Wuhan durante la festividad del Año Nuevo chino.
Cainiao Logistics y Tmall SupermarketAmbas garantizarán el abastecimiento de diversos suministros de protección como mascarillas, desinfectante, desinfectante de manos, etc. a 300 ciudades durante la festividad del Año Nuevo chino. Cainiao Logistics ya ha distribuido cerca de 10.000 mascarillas, miles de jabones de azufre y otros materiales preventivos.
AmapDel 22 al 31 de enero, el Google maps de China, ha anunciado que reembolsará todas las reservas de coches ordinarias y las reservas de traslados en Wuhan (sin límite de puntos de partida y de llegada, incluyendo el aeropuerto y la estación de tren de ida y vuelta) si dichas reservas se cancelan.
Meituan, Ctrip y FliggyLas tres plataformas online de viajes, ofrecen una política de cancelación gratuita para las reservas de hoteles, billetes y coches en Wuhan durante las vacaciones del Año Nuevo Chino.
JD Logistics Ha puesto en marcha un plan de emergencia para garantizar servicios logísticos ininterrumpidos en casi 300 ciudades y miles de distritos y condados durante la festividad del Año Nuevo Chino, dando prioridad a las órdenes designadas por las instituciones médicas.

«No damos crédito a los rumores de que el Gobierno chino encubriera intencionadamente la realidad del coronavirus»

También queremos destacar que, aunque todavía es difícil medir el impacto del coronavirus de Wuhan, el Gobierno chino está mucho más preparado para manejar situaciones similares. Han aprendido de las lecciones tras el SARS (síndrome respiratorio agudo grave por sus siglas en inglés) en 2002-2003 y han comprendido el coste de permanecer en la negación. Por lo tanto, no damos crédito a los rumores del mercado de que el Gobierno chino encubrió intencionadamente la realidad con el fin de salvar su imagen de nuevo, como han sugerido ciertos medios de comunicación.

En lo que respecta a Hong Kong, hasta ahora se ha identificado a dos personas infectadas y se las ha enviado al hospital. Dado que Hong Kong fue el epicentro del brote de SARS de 2002-2003, es muy probable que las autoridades sanitarias locales estén bien capacitadas para hacer frente a la situación en caso de que ésta se deteriore.

Aparte de ver un número cada vez mayor de personas con mascarillas en la calle, la vida continúa con normalidad.

Paul O’Connor, director del equipo Multiactivos de Janus Henderson

Resultado de imagen de janus henderson"

Habida cuenta del amplio abanico de posibles desenlaces biológicos y económicos del denominado «nuevo coronavirus de Wuhan», los mercados financieros seguramente mantendrán una elevada sensibilidad a los informes diarios sobre el número de fallecimientos y casos confirmados. Las previsiones podrían variar rápidamente bien hacia hipótesis positivas —que contemplan que las tasas de infección alcancen su punto máximo y un repunte de la confianza económica—, bien hacia hipótesis catastrofistas, que contemplan mutaciones del virus y una pandemia de alcance mundial propagándose con rapidez. Resulta poco probable que la confianza del mercado financiero sobre este tema mejore de forma sostenible hasta que haya ciertas pruebas de que la letalidad del coronavirus está quedando contenida. La caída relacionada con el virus en la mayoría de los activos de riesgo ha sido relativamente moderada hasta la fecha, en comparación con los marcados repuntes experimentados durante los últimos cuatro meses. Si eliminamos de la ecuación los desenlaces biológicos catastróficos, consideramos que el brote de coronavirus tiene potencial para generar oportunidades de compra en los activos de riesgo.

No obstante, parece ser aún demasiado pronto para restablecer ya las posiciones, en vista de lo moderada que ha sido la corrección del mercado, el dinamismo de la progresión del virus y las numerosas incertidumbres biológicas que rodean a esta epidemia