¿Cómo crecerá EEUU en los próximos meses?

  • 29-07-2019

  • 2 minutos

¿Cómo crecerá EEUU en los próximos meses?

El crecimiento del PIB norteamericano durante el T2-2019 alcanzó niveles del +2.1% anualizado, algo superiores a los de nuestras últimas estimaciones, del +1.8%. Estas cifras globales se benefician de un rebote del +4.3% en el consumo así como de un incremento del gasto público del +5.0% que compensa las contribuciones negativas de la inversión (sobre todo la inversión en infraestructuras que se contraen más de un 10%), de los inventarios, así como del comercio exterior. Estas cifras confirman el buen tono de la demanda de los hogares así como el ajuste de la demanda a nivel empresarial (gráfico 1). En este punto, la composición del PIB nos deja tranquilos con respecto a nuestras perspectivas sobre un crecimiento medio del +2.2% en 2019 y de un +2.0% en 2020.

La FED va a bajar los Fed Funds en 25 puntos básicos

A pesar de un crecimiento cercano al “potencial”, así como de unas cifras de inflación también cercanas al objetivo del 2.0%, seguimos pensando que la FED va a bajar los Fed Funds en 25 puntos básicos cara al próximo comité de política monetaria…principalmente por dos motivos:

En primer lugar, las funciones de reacción de la Fed no están ligadas únicamente a factores de crecimiento e inflación, si no que cada vez más están ligadas a factores de estabilidad financiera. En este sentido mantenemos que la Fed no tomará riesgos innecesarios que puedan suponer una fuerte corrección de los mercados o que puedan contraer el consumo provocando de esta forma una recesión. La perspectiva del ajuste a la baja de los tipos de referencia se interpreta en este sentido como un “insurance cut” o prima de seguridad, coherente con la gestión de los riesgos o “risk management” sabiendo que los riesgos son menores relajando las políticas monetarias que manteniéndolas.

Por último, más allá de los argumentos mencionados sobre el “insurance cut”, la Fed ha de tocar los puntos relativos a la deterioración de los objetivos del entorno internacional, la persistencia de las incertidumbres, así como el aumento de los riesgos ligados a un Hard Brexit. Algunos indicadores como los componentes de inversión en las encuestas coyunturales (gráfico 3), la caída de las ventas de materiales de construcción con unos inventarios aún elevados (gráfico 3) y un momentum menos favorable en relación a los indicadores de empleo (gráfico 4) constituyen signos de alerta para los sectores industrial y de la construcción en EEUU.

Con todo, aún no auguramos recesión económica en EEUU

Es cierto que los niveles de consumo deberían mantenerse en niveles sólidos, sostenidos por una tasa de ahorro restaurada (gráfico 5), unos salarios nominales al alza, una inflación materializada en la decisión de bajada del tipo director de la Fed que debería proteger el “talón de Aquiles” del consumidor americano; a saber el efecto riqueza vía los mercados de renta variable (gráfico 6). Si la demanda de los hogares resiste en estos niveles, esto debería constituir una “fuerza de recuperación” cara a la demanda empresarial en EEUU y, más en general, en los países desarrollados (gráfico 7).