¿Cómo debe ser mi “limpieza de primavera” basada en las valoraciones?

  • 16-04-2018

  • 4 minutos

Los mercados bursátiles mundiales acaban de sufrir su primer descenso trimestral en dos años

Todos los principales mercados desarrollados estaban en números rojos. Las acciones del Reino Unido perdieron más del 7%, mientras que Japón bajó casi un 5%. Incluso Estados Unidos, antes intocable,  infligió pérdidas a los inversores.

Solo los mercados emergentes comenzaron el año con un buen paso. Desde finales de 2016, su rentabilidad se ha situado alrededor del 40% en términos de dólares estadounidenses, casi el doble de la capacidad de los mercados desarrollados durante el mismo período.

A medida que el invierno llega a su fin en el hemisferio norte, los hogares están participando en su anual limpieza de primavera. Teniendo en cuenta los recientes movimientos del mercado, ahora es un buen momento para hacer lo mismo con su cartera de acciones.

Como hemos argumentado anteriormente, las valoraciones pueden ser una herramienta muy útil cuando se piensa en una estrategia de inversión a largo plazo. Son inútiles para predecir los movimientos del mercado a corto plazo, pero para el inversor a medio y largo plazo son una parte esencial del conjunto de herramientas.

Para continuar con la metáfora “limpieza de primavera”, redecorar tu casa para estar constantemente “a la moda” es una tarea costosa y que requiere mucho tiempo. Las tendencias son tan caprichosas que no es difícil que uno se equivoque.

La mayoría de los mercados siguen estando caros

Pero las valoraciones son como invertir en diseño clásico. El resultado puede no ser siempre el mejor, pero es probable que tenga una vida útil más larga que la última moda.

Los inversores que sufrieron pérdidas durante el primer trimestre del año pueden sentir cierto alivio de que las valoraciones estén ahora menos infladas que hace tres meses. Esto sugiere un entorno más favorable para el inversor a largo plazo. Sin embargo, todavía no estamos fuera de peligro. La mayoría de los mercados, especialmente los dominantes de EE. UU. (que abarcan más del 50% de los principales puntos de referencia de renta variable mundial), siguen estando caros, al menos en algunos aspectos.

El siguiente cuadro muestra una serie de indicadores de valoración en comparación con su promedio (mediana) de los últimos 15 años, en cinco mercados de valores regionales diferentes. Las casillas se muestran en rojo oscuro si están en más del 10% más caras en comparación con su promedio de 15 años, y de color verde oscuro si están más del 10% más baratas, con tonos más claros para los intermedios.

EE. UU. sigue pareciendo muy caro en casi todas las medidas, pero con una combinación de impulso económico positivo y estímulo fiscal podría continuar respaldando los retornos en el corto plazo.

Por el contrario, Europa parece bastante bien valorada. No aparece ni especialmente barata ni costosa en ningún indicador de valoración que no sea CAPE, que se ve superado por la parte alta. Sin embargo, incluso aquí, el CAPE actual solo está en línea con su promedio de 20 o más años, por lo que no es excesivamente preocupante. Cuando se considera junto con la sólida historia de crecimiento en Europa, este mercado sigue teniendo cierto atractivo.

En Reino Unido encontramos una situación mixta. Los precios de las acciones se ven ligeramente caros, aunque no excesivamente, en comparación con las ganancias, pero son baratos en comparación con los book value o los dividendos. El alto rendimiento en dividendos de Reino Unido siempre ha sido parte de su atractivo para algunos inversores. Las ganancias de más del 4% claramente representan un atractivo en un mundo de bajo rendimiento.

Puede haber valor, pero no es el momento de ser un comprador indiscriminado

Sin embargo, existe un punto con el que hay que tener precaución. Las empresas que cotizan en el Reino Unido han estado luchando para pagar esos dividendos. Se han visto obligados a pagar más de dos tercios de sus ganancias recientes para hacerlo, una proporción mucho mayor de lo normal. Los analistas también pronostican que Reino Unido tendrá las peores perspectivas de crecimiento de dividendos en los próximos dos o tres años. Puede haber valor, pero no es el momento de ser un comprador indiscriminado.

Los mercados emergentes siguen pareciendo razonablemente valorados en relación con los mercados desarrollados, sin embargo su buen desempeño ha impulsado los precios al alza por lo que esta afirmación es más débil que hace unos años.

Japón parece la compra más obvia desde una perspectiva de valoración, pero la naturaleza orientada a la exportación del mercado bursátil significa que también está más expuesta a la ola creciente de proteccionismo y, como resultado, tiene una perspectiva relativamente débil para el crecimiento de las ganancias.

Reasignación fuera de los EE. UU., a favor de los mercados emergentes, Japón y Europa

Entonces, ¿cómo sería mi “limpieza de primavera” basada en las valoraciones? Sugeriría una reasignación fuera de los EE. UU., a favor de los mercados emergentes, Japón y Europa. Si las ganancias son una prioridad, entonces la compra selectiva del Reino Unido también podría tener sentido. Sin embargo, ninguna de estas estrategias carece de riesgo. Los mercados que son más baratos son así por una razón. En estos casos, mantener una exposición diversificada en lugar de apostarlo todo a una carta te permitirá dormir más fácilmente por la noche.