Cómo los expertos ven las temáticas del futuro

  • 28-12-2018

  • 7 minutos

Los mercados se están viendo impulsados por fuertes cambios sociales y demográficos que trasformará a las generaciones futuras. A continuación analizamos 5 agentes o temáticas que cambiarán la sociedad en un futuro no muy lejano:

Big Data

José Illán Hernández, Data Engineer en BBVA Next Technologies, colaboró recientemente con RankiaPro, mostrando su opinión sobre el Big Data, permitiéndonos conocer la importancia o las perspectivas de desarrollo de este conjunto de técnicas.

José Illán definió al Big Data como el conjunto de técnicas y sistemas distribuidos utilizados para procesar grandes cantidades de información. Un sistema distribuido es aquel que requiere de varios ordenadores trabajando de forma coordinada (‘Cluster’) para resolver un problema que no cabría en un único ordenador.

¿Por qué es el Big Data importante para las empresas?

Illán argumentó que la gestión y explotación de datos es un aspecto vital para la empresa ya que será tanto más competitiva cuanto mejor análisis haga de los datos que dispone, esto es un hecho. Por esto las empresas requieren sistemas data cada vez más potentes, incluso equipos de ‘data scientists’, para tomar mejores decisiones que sus competidores. Ser ‘data’ no es opcional.

¿Cómo se espera que evoluciones su implantación?

Los sistemas distribuidos tienen costes altos en infraestructura y know-how de personal especializado, afirma José Illán, el camino natural que están siguiendo las empresas son los sistemas cloud donde se pueden contratar máquinas y servicios bajo demanda sin necesidad de administrar el hardware subyacente. Esto permite, según el entrevistado, a las empresas centrarse en sus negocios y dejar en manos de estos proveedores sus infraestructuras. Podemos destacar Amazon Web Services, Google Cloud y Microsoft Azure como referentes en este tipo de servicios.

¿Qué impacto tiene en el sector financiero y de inversiones?

Este sector es uno de los que más ‘data’ demanda por la gran cantidad de información presente en los mercados y la frecuencia a la que se actualizan.
De nuevo la regulación, financiera en este caso, también requiere que los sistemas sean capaces generar reportes que agregan mucha información en plazos de tiempo muy cortos para temas de auditoría incluso controlling interno.

Desde el punto de vista de inversión ser capaz de analizar series temporales de precios de activos, indicadores técnicos, datos macro… y poder aplicar modelos predictivos proporciona información valiosa para detectar oportunidades de inversión. Y de nuevo, almacenar estas series de precios y ser capaces de ‘moverlas’ para realizar analítica predictiva… pasa por una buena infraestructura data.

José Illán Hernández, Data Engineer en BBVA Next Technologies

 Descubre a través de que fondos de inversión se puede invertir en esta temática.

Robótica e Inteligencia Artificial

Jorge Castillo Rodriguez, vocal de la junta directiva de AER ATP Asociación Española de Robótica y Automatización Tecnologías de la Producción, nos acerca a conocer la invetable importancia de estas temáticas.

La robótica en su concepto más amplio, incluye a todo tipo de máquinas que realizan operaciones en base a una programación fija o en base a la interpretación de datos obtenidos de diversas maneras y a los que aplican unos algoritmos de decisión y aprendizaje, es decir lo que llamamos inteligencia artificial.

El impacto de estos avances va a ser disruptivo en nuestra organización social. Hay estudios diversos que hablan de los puestos de trabajo que se destruyen y de los nuevos que se crearán; en mi opinión la gran diferencia con otras revoluciones previas es que el periodo de tiempo en el que se producirá este cambio será muchísimo menor, por lo que esa adaptación será más compleja.

El cambio además ya no sólo afecta a los blue collars, sino que también los white collars están siendo objeto de esta robotización. El sector financiero concretamente utiliza crecientemente la robótica en operaciones bursátiles, en la gestión de fondos, en análisis de datos para decisiones de inversión o simplemente la concesión de un préstamo, con lo que se producen dos consecuencias similares a las ya vistas en una actividad industrial: la reducción de costes y la repetitividad en el proceso, lo que reducirá el valor que generan las personas.

Lo que yo espero es que toda esta revolución, junto con los cambios en otros campos de la ciencia y del comportamiento humano, redunden en una menor desigualdad y en un aumento de la libertad personal a la hora de decidir qué hacer con nuestro tiempo. Habrá sin duda fuerzas poderosas que trataran de evitar o retrasar este profundo cambio, pero sin duda acabarán fracasando. El cambio del paradigma en la generación de valor desde el valor económico al valor social, avanza de manera imparable y ello, unido a la facilidad en la colaboración fruto de la conectividad que nos proporciona internet, harán el resto.

Inversión Socialmente Responsable: Inversión sostenible, una realidad

De la mano de Raquel Richi, Responsable de Comunicación en Spainsif – Inversión Sostenible y Responsable, analizamos esta temática de futuro:

Que la inversión sostenible y responsable (ISR) ha venido para quedarse es algo que llevamos escuchando bastante tiempo. Lo que no todo el mundo tiene tan claro es que no hay futuro sin ella. No es una moda pasajera, sino que va camino de dejar de ser un elemento diferenciador para convertirse en un elemento de descarte, es decir, que aquellas entidades que no tengan en cuenta los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo (ASG) quedarán fuera de las posibilidades de inversión de cualquier ahorrador.

Y es que este tipo de inversión está teniendo cada vez mayor relevancia. Según el Estudio 2018 de Spainsif sobre el mercado ISR español, de 2015 a 2017 la inversión sostenible se ha incrementado en un 10%, alcanzando así los 185.614 millones de euros, lo que representa una cuota sobre el mercado nacional de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones del 46%.

Esto ha supuesto que los activos bajo gestión ISR hayan conseguido estar por encima de algunos datos de referencia como el crecimiento de la economía española o el crecimiento del IBEX35.

Aunque las instituciones de inversión colectiva extranjera siguen teniendo un papel de especial importancia, puesto que el 87% del total de fondos de Inversión ASG comercializados en España son gestionados por estas entidades, se observa un cambio de tendencia en las entidades nacionales, ya que el número de fondos ISR en entidades nacionales se ha incrementado en un 53% en los últimos años.  Pero no solo se ha mejorado la cantidad de activos gestionados bajo estrategias ASG, sino también su calidad. Aunque la exclusión de activos comprometidos (armas, drogas, tabaco, etc) sigue siendo la principal estrategia adoptada por los inversores, se observa un marcado cambio de tendencia hacia estrategias más avanzadas como el best-in-class (selección a igual rentabilidad de los mejores activos desde el punto de vista de los criterios ASG) o la integración ASG en los procesos de decisión sobre inversiones.

Esto no quiere decir que todo el trabajo esté hecho, sino que se desprenden de esta realidad nuevos retos a los que hacer frente en los años venideros. Por ejemplo, se hace necesario que la información que se transmite a los ahorradores sea sencilla, clara y transparente, puesto que pueden sentirse, en ocasiones, abrumados por la cantidad de información disponible. Es necesario, de la misma forma, incrementar la calidad de las Inversiones sostenibles, dejando atrás poco a poco las estrategias básicas como la exclusión y dar paso a una gestión más avanzada que incluya otras metodologías como el Best-in-class o la integración. Sería interesante, asimismo, que la Administración Pública se hiciera eco de esta realidad, creando un marco regulatorio favorable para el desarrollo del mercado de la inversión sostenible.

De esta forma, se puede dar paso a una nueva etapa de la ISR, la de la consolidación, tanto en volumen como en calidad, hasta el inmediato futuro en que toda inversión sea sostenible.

Agua

En este caso, gracias al experto en gestión de los servicios del ciclo del agua, Jorge Cabot, quien afirma que «el agua es el recurso renovable por excelencia» conocemos las perspectivas para este sector. Aquí puede leer un fragmento de la opinión que este profesional ha querido compartir con RankiaPro:

Cada año los mecanismos del ciclo del agua hacen que una determinada cantidad de ella vuelva a estar disponible en un territorio. Dicha cantidad y su variabilidad en el tiempo lo determina el clima del territorio en cuestión. Hay partes de la tierra donde el agua puede considerarse “escasa” por la cantidad anual disponible (desiertos, por ejemplo). No obstante, la escasez de agua de la que hablamos aquí y a la que se enfrentan muchas economías no radica en que estén ubicadas en zonas secas; todo lo contrario, ya que las economías más pujantes se han desarrollado históricamente en territorios donde el agua es, climatológicamente hablando, abundante o, al menos, no escasa. La escasez se produce, pues, porque la actividad económica en su conjunto agota la disponibilidad que entrega regularmente el ciclo del agua en su territorio.

La sociedad debe pues desarrollarse en el futuro con una atención mayor a la disponibilidad de agua, y no solo como limitante del desarrollo económico sino para la preservación de medio en que vive. Podemos sintetizar las líneas de acción en:

  • Ahorro y eficiencia: la actividad económica debe ser eficiente en el uso del agua. Muchas industrias son hace años conscientes de ello, puesto que integran el coste la misma, y han mejorado sus procesos en consecuencia.
  • Conservación: es fundamental preservar las masas de agua (ríos, lagos, acuíferos, … incluso el mar) de la contaminación. Muchas masas de agua se pierden como recurso y se degradan como medio ambiente al ser contaminadas por las actividades económicas.
  • Nuevas fuentes de recurso: las principales serían la reutilización y la desalinización. La reutilización podría perfectamente incluirse en el apartado de eficiencia o el de conservación, ya que tienen características de ambas. Pese a su idoneidad conceptual, la reutilización topa habitualmente con un problema de coste. Se concibe habitualmente como el aprovechamiento para riego de las aguas residuales urbanas tratadas, pero no siempre la agricultura tiene capacidad de pago del tratamiento y las infraestructuras de transporte requeridas para ello.

Tendencias de futuro

La geografía y la economía de las sociedades es muy variada, por lo que no pueden generalizarse tendencias de futuro que apliquen a todas; no obstante, en términos generales, intuyo las siguientes:

  • El coste de los servicios del agua subirá progresivamente, así que, a largo plazo las tarifas deberán subir si se pretende cumplir con el principio de recuperación de costes que establece la legislación europea, y el sentido común.
  • El sector del agua, tanto público como privado, debe enfrentarse a un elevado nivel de inversión en reposición. Los servicios del agua son intensivos en gestión, pero también en inversión.
  • Pese a los esfuerzos en optimizar la tecnología de la ósmosis inversa, desalinizar agua de mar sigue siendo muy caro. Frente a esto se me ocurren dos oportunidades:
    • una tecnología disruptiva que permita realizar ese proceso con menor gasto de energía (hay tecnologías esperanzadoras como la Cool Steam desarrollada por CIMNE, ver http://www.freshwaternature.com/vpage/8/0/Technology), y
    • aplicar la ósmosis inversa a la purificación total de aguas residuales tratadas (“agua regenerada”) para apoyar el suministro de agua potable, en lugar de desalinizar agua de mar.
  • El sector de servicios del agua, al menos en España, es un mercado muy regulado, si bien, paradójicamente, carente de un regulador fuerte como en el caso del modelo inglés. Esto, junto con las tendencias ideológicas que defienden la mayor eficiencia de la gestión pública, hace que las oportunidades de negocio de gestión privada en el sector agua sean reducidas y que se sitúen más bien en la construcción y el suministro de materiales y tecnología.
  • La aplicación de las novedades tecnológicas de big data y data analysis tiene mucho camino que recorrer en el sector del agua.

Agua Descubre a través de que fondos de inversión se puede invertir en esta temática.