¿Cómo nos enfrentamos al riesgo? – Vontobel AM

  • 13-06-2018

  • 6 minutos

«Protégete todo el tiempo» es la instrucción más importante que se da a los boxeadores. Invertir no es diferente. Son los gestores quienes pueden proteger las inversiones cuando las inevitables correcciones de mercado golpean. Desde la perspectiva del gestor de cartera de renta variable Matt Benkendorf, CIO de la boutique Vontobel Quality Growth, y desde la perspectiva de un administrador de carteras de bonos Luc D’hooge, jefe de renta fija de Mercados Emergentes de Vontobel, proporcionan su enfoque a la gestión de riesgos y los riesgos que ven en el horizonte temporal cercano.

¿Por qué es importante la gestión del riesgo para batir a los índices?

Matt Benkendorf: Desde nuestra perspectiva, la gestión del riesgo es clave para la protección frente a las caídas: un elemento crítico para ofrecer un rendimiento superior a un índice. Creemos que un gestor de activos puede agregar el mayor valor al protegerse mejor en los mercados bajistas porque mitigar los reintegros puede ayudar a los inversores a aumentar sus activos con rendimientos mayores en el largo plazo.

La gestión del riesgo es inherente a nuestra filosofía de inversión y se basa en nuestra visión de sentido común de que el riesgo está en las empresas en las que invertimos. Así que al crear una cartera de empresas estables y predecibles, podemos producir crecimiento con niveles más bajos de volatilidad, cuestión que creemos se alinea con los objetivos finales de nuestros clientes.

Luc D’Hooge: La gestión del riesgo es muy importante cuando gestionas una cartera. En todo momento, es importante sentirse cómodo con el riesgo que se está asumiendo. Debemos evitar estar en una posición en la que podamos necesitar reducir el riesgo de forma repentina, convirtiéndonos en vendedores forzados.

Por lo tanto, como gestor de la cartera necesitamos saber cuánto riesgo podemos soportar y cuánto queremos asumir. Esto significa ser transparente con los inversores, explicar qué tipo de riesgos y qué cantidad de ellos estamos asumiendo, y lo más importante, se debe cumplir con ello.

¿En que tipo de riesgos hay que centrarse?

Matt Benkendorf: Uno de nuestros puntos de diferenciación frente a otros gestores de activos es que tomamos una visión fundamental del riesgo. Buscamos empresas que puedan crecer, pero con baja volatilidad en sus ganancias y precios de acciones. Por lo general, son compañías que son franquicias dominantes, con atributos tales como poder de fijación de precios, balances sólidos, demanda constante, bajo apalancamiento y contabilidad transparente.

No nos enfocamos en las medidas tradicionales de riesgo, como la beta, la desviación estándar o la volatilidad. Eso no es un riesgo para nosotros. Es lo que poseemos como inversión y cuáles son los riesgos subyacentes en ese negocio. Por tanto, reducimos el riesgo general de nuestra cartera al diversificar significativamente las fuentes de ingresos de la compañías en cartera, a diferencia del enfoque clásico en el que se miden los riesgos a través de la diversificación en categorías regionales o sectoriales.

En la metodología convencional, una forma de reducir el riesgo es construir una cartera que se parezca al índice de referencia, porque el riesgo se define tradicionalmente como una desviación del índice de referencia. No estamos de acuerdo con ese enfoque. De hecho, creemos que una cartera muy diferente del índice de referencia, por ejemplo, una cartera que posee las mejores empresas e ignora el resto del índice, que pueden ser empresas inferiores de menor calidad, es una mejor estrategia para reducir el riesgo.

Luc D’Hooge: Nos concentramos en el riesgo de crédito. Cuando se trata de divisas de mercados emergentes, el riesgo soberano es parte del riesgo crediticio y lo que importa para el riesgo soberano a menudo se relaciona con cambios políticos. El riesgo de tipos de interés también juega un papel, que debemos gestionar, pero la relación de información es muy limitada. Por lo tanto, preferimos no hacer grandes apuestas sobre los tipos de interés.

Queremos evitar dar sorpresas a nuestros inversores finales. Ellos saben cuál es mi duración de referencia, y saben que me muevo fuera de esa duración +/- 2½ años, pero la mayoría de las veces me muevo dentro de un año. Eso es algo que realmente queremos respetar. Entonces, el riesgo en el que podemos ganar dinero y donde la relación de información es más alta es en el riesgo de crédito.

El riesgo de liquidez también es importante para un gestor de cartera. De hecho, se promete liquidez a los inversores finales: que pueden entrar y salir libremente del fondo, por lo que es necesario tener posiciones suficientemente líquidas en cantidades suficientes para absorber fácilmente estos flujos sin ser empujados a una posición incómoda.

¿Dónde se ven riesgos en el mercado para la segunda mitad de 2018?

Matt Benkendorf: Nuestra mentalidad es que los riesgos son generalmente los mismos y están omnipresentes. Solo se trata de si los inversores les están prestando atención. Entonces, los riesgos en la segunda mitad de este año no son realmente diferentes de los riesgos que vemos hoy o hace un año. Francamente, los riesgos actuales -una desaceleración económica, proteccionismo, mayores tasas de interés y valoraciones en el mercado- siempre prevalecen. El mercado simplemente elige ignorarlos o no, por lo que no nos enfocamos en el mercado; nos enfocamos en las empresas.

Sin embargo, si pensamos en dónde esperamos ver volatilidad en el segundo semestre de este año, estamos observando de cerca los mercados emergentes, donde la fortaleza contínua del dólar estadounidense podría prolongar este período ya volátil. Creo que es bastante intuitivo. Y, en Brasil y México, en particular, esperamos que las dos próximas elecciones importantes generen volatilidad.

Independientemente de dónde veamos la volatilidad, los riesgos que más nos importan son los de los negocios que poseemos. Constantemente cuestionamos e investigamos las empresas en cartera: ¿cuál es su situación competitiva en evolución? sus ventajas estructurales o sus perspectivas de crecimiento. Todos estos son problemas a largo plazo que pueden afectar a los negocios en los que invertimos. Los riesgos relacionados con el mercado en el transcurso de períodos de tiempo más cortos tienden a tener un impacto menor.

Luc D’Hooge: El proteccionismo está en aumento: el populismo y el proteccionismo están muy vinculados. Eso no es bueno para el comercio mundial, pero los hechos no han sido dramáticos; están aconteciendo lentamente. Creo que en ese frente probablemente obtengamos un acuerdo donde no habrá demasiados cambios al TLCAN, por ejemplo.

Vemos que hay riesgos de tipos de interés en cierta medida. En la actualidad, se trata de la Reserva Federal de EE. UU, y la posibilidad de que se vean obligados a aumentar tipos mucho más rápido de lo previsto. Esto podría crear una corrección en los bonos del Tesoro de los Estados Unidos, pero solo si la Fed se mueve mucho más rápido de lo anticipado. No creo que haya un gran riesgo de que esto suceda en este momento.

Riesgos políticos: siempre hay muchos. Creo que los más claros ahora, están vinculados a las elecciones, y creo que las elecciones mexicanas son las más importantes, en la que tenemos a López Obrador, un populista que ha hecho comentarios que podrían ser negativos para los mercados si hacemos un seguimiento ellos. Está liderando en las encuestas con un amplio margen y se espera que gane las elecciones. Sin embargo, no esperamos que su partido obtenga una mayoría de dos tercios, por lo que es probable que deba gobernar con las otras partes. México tiene instituciones fuertes, por lo tanto, la política en México no debería cambiar drásticamente.

¿Cómo os posicionais frente a los riesgos comentados?

Matt Benkendorf: dada nuestra filosofía de inversión, esperamos estar bien posicionados frente a los posibles riesgos. Creemos en la compra de empresas de alta calidad, predecibles y sostenibles porque creemos que esas empresas son más sostenibles. Nunca se puede predecir, desde una perspectiva top-down, cuándo surgirán los eventos macroeconómicos o políticos y nunca se podrá predecir de manera consistente el sentimiento del mercado antes de tiempo. Es por eso que nos centramos en los riesgos fundamentales de los negocios y, por lo tanto, esperamos estar bien posicionados frente a posibles eventos. En pocas palabras, se trata de tener en cartera negocios de mejor calidad.

Luc D’Hooge: no evitamos riesgos, los gestionamos. A los inversores en general no les gusta el riesgo, lo que significa que muchos de estos activos donde existen riesgos son un poco más baratos y más gratificantes. Entonces, por ejemplo en México, existe un riesgo político real, pero es una de nuestras mayores sobreponderaciones. Nos gustan esas posiciones, porque son baratas.

Otro ejemplo es Argentina. Donde, con el aumento repentino de la aversión al riesgo en los mercados, la gente comenzó a vender sus posiciones. Nosotros, como suele ser el caso para nosotros, adoptamos una postura contraria aquí. Para mí, Argentina todavía está mejorando su crédito: Macri tiene un buen equipo, saben lo que están haciendo, y creo que Argentina ha tomado buenas medidas y aumentado las tasas de forma bastante impresionante. Por supuesto, no puede mantener esas tasas en ese nivel para siempre. También tomaron la valiente decisión de ir al FMI; valiente porque al electorado argentino no le gusta el FMI. Pero creo que era necesario deshacerse de la volatilidad y volver a un buen camino.

Sin embargo, es importante que diversifique sus apuestas y realice varias apuestas para diversificar sus riesgos. De esta manera, la mayor parte del tiempo puedes ganar dinero; a veces perderás dinero, pero cuando te diversifiques, el resultado final suele ser bastante bueno.