¿Cómo rentabilizar las inversiones en función del ciclo económico?

  • 23-07-2018

  • 6 minutos

La población, la tecnología, y los recursos naturales son los motores de la economía. Actualmente todas las antiguas áreas económicas (USA, Japón, China-India, Europa y países emergentes) presentan una mayor sincronización, disminuyendo la eficacia de una diversificación geográfica y cobrando mayor importancia la diversificación por clases de activos.

¿Cómo podemos rentabilizar nuestras inversiones en función de la fase en que nos encontramos?

Soy un firme convencido de que los mercados económicos y financieros se mueven por ciclos, alternando fases de boom con tiempos de depresión. La tendencia es nuestra amiga, y cuanto más temprano y con mayor certeza captemos el momento de entrar o salir de un determinado activo, más posibilidades tenemos de incrementar nuestra rentabilidad.

Martin Pring en su libro de principios de Asset Allocation “The Investors Guide to active Asset Allocation” nos enseña cómo los últimos 200 años se han producido ciclos económicos y financieros cuyo desarrollo muestra una gran similitud.

Las fases de expansión-recesión de los ciclos conllevan siempre la misma secuencia en la evolución de los precios de los activos financieros. Estos anticipan nueve meses la marcha de la economía real. La importancia de la macroeconomía y los ciclos económicos es tal que Trevor Grethan desarrolló para Fidelity su famoso reloj de la inversión y tiene fondos de inversión como el FF Multi Asset Strategic Fund que invierten en función de éste con notable éxito. Actualmente el gestor trabaja en Royal London Asset Management y su último reloj del mes de junio nos señala el camino hacia la estanflación.

¿Cómo saber en qué fase estamos?

Pring combina una batería de indicadores económicos, de una amplia gama de sectores económicos, con una serie de datos financieros (masa monetaria, spread de crédito, tipos de interés y pendiente de la curva de tipos), usando el análisis técnico para ponderar su fuerza.

Empezando por un ciclo concreta los indicadores de las fases:

1. Si empezamos desde la fase recesiva del ciclo completo, tenemos la primera bajada del precio oficial del dinero, los tipos del largo plazo ya han alcanzado su máximo, la utilización del capital productivo baja sustancialmente (menos del 82%), despidos en general y en el sector financiero sobretodo, pesimismo por doquier en el ambiente en general. Las acciones alcanzan un suelo tanto en términos absolutos como en relativos.

2. En la segunda fase volvemos a tener nuevas bajadas de tipos, la tasa del descenso en la venta de casas disminuye, todos los vendedores de coches, hoteles, etc. ofrecen descuentos. Los despidos continúan pero, misteriosamente, las acciones suben.

3. En la tercera fase, se nota una recuperación en la actividad económica sobre todo en la industrial. Los indicadores de actividad (consumo de energía, fletes, cemento) cruzan sus respectivas medias móviles de 70 y 200 días al alza. Las acciones de crecimiento baten en su comportamiento a las acciones relacionadas con tipos de interés (utilities) La venta de casas ya se ha recuperado. El precio oficial del dinero sube, pero a pesar de ello la economía acelera su crecimiento.

4. En la cuarta fase la curva de tipos de interés se aplana (se paga el mismo interés en todos los plazos). La capacidad productiva sube por encima de 82%. El sector inmobiliario alcanza su pico. Empieza el rally de las materias primas.

5. En la quinta fase el precio oficial del dinero sube por tercera vez. La curva de tipos se invierte (los tipos del corto plazo están por encima de los tipos a largo). Los libros de bolsa alcanzan su máxima venta y los beneficios empresariales son excelentes. Se reclutan nuevos empleados para el sector financiero y las acciones defensivas lo hacen peor.

6. En la sexta fase, la curva de tipos sigue invertida. Todo el mundo está contento y no le preocupan los altos tipos pues la pujanza de la economía lo absorbe todo. La bolsa alcanza nuevos máximos ayudada por los sectores de commodities y energía, pero los ingredientes de la crisis continúan trabajando larvadamente, la burbuja explota sin saber bien cómo y VUELTA A EMPEZAR.

Los ciclos económicos y el asset allocation

Martin Pring, nos confirma los resultados de las diferentes inversiones en función del ciclo, obteniendo las siguientes rentabilidades:

En la fase cinco deben reducirse las acciones, salvo las relacionadas con materias primas e ir incrementando el cash-liquidez.
En la última fase, el cash debe alcanzar al menos el 50% de la cartera y las acciones no deben superar el 20% para un inversor de riesgo medio.

A veces es difícil identificar la fase hasta que su estado ha avanzado, por lo que los cambios en nuestra cartera deben ser progresivos, conforme los datos confirmen nuestras presunciones y teniendo siempre presente nuestra situación particular en cuanto a la aversión al riesgo y nuestros objetivos financieros. Hay que combinar la táctica con nuestra estrategia particular para defender nuestros intereses.

¿Cómo podemos averiguar nosotros el momento del ciclo en que nos encontramos?

La observación y reflexión de lo que sucede a nuestro alrededor nos pueden ayudar ,teniendo presente que todo lo que sube mucho, en poco tiempo baja, y midiendo el verdadero valor de las cosas en magnitudes reales como numero de años de salario que se necesita para comprar una casa.

Es decir con sentido común. Si Vd. se entera de que a un vecino o conocido suyo un banco le ha dado un préstamo que Vd. no se lo daría, seguramente se acercan tiempos difíciles.

Herramientas para invertir en función del ciclo

Los seguidores del ciclo tenemos tres herramientas para mejorar la rentabilidad de nuestras inversiones y mejorar la estrategia de buy and hold (comprar y mantener). La primera es seguir la evolución de la economía, la segunda es invertir con arreglo a una media móvil suficientemente representativa para entrar y salir,  y la otra es una adecuada diversificación.

Para resolver esta cuestión un gestor, Mebane T. Faber, publicó un articulo en el The Journal of Wealth Management (primavera del 2007) en el que compara el comportamiento pasivo de una cartera diversificada compuesta por quintas partes iguales de los siguientes activos (SP500, Bolsa de países emergentes, bono a diez años, índice de commodities e índice inmobiliario de reits) con la estrategia de mantenerse invertido únicamente cuando el precio esté por encima de la media de 200 días y en caso contrario tener el dinero en cash. El estudio se realiza durante el periodo 1972-2005.

Los resultados son los siguientes:

Como vemos, los resultados de una diversificación por activos como el uso de medias móviles mejoran sustancialmente los resultados de comprar y mantener.

También la evidencia del ciclo en la selección de inversiones viene confirmada por el estudio de los profesores Elroy Dimson y Paul Marsch de la London Business School que crearon dos carteras de valores desde 1900 en U.K. La primera con los veinte valores que mejor se comportaron en los veinte meses anteriores y la otra con los veinte peores. Dichas carteras se recalculaban cada mes. El porfolio de los valores que mejor se comportaron en los veinte meses anteriores, continuaron haciéndolo así produciendo una rentabilidad del 15,2% anual frente al 4,5% que lo hicieron las carteras que anteriormente lo habían hecho peor.

*GTAA: cartera equiponderada con cinco clases de activos: acciones US, acciones extranjeras, bonos, mercado inmobiliario y commodities. Si el índice de alguno de estos componentes esta por debajo de la media móvil de 10 meses, la inversión esta en cash.

Normalmente el valor de los activos suele reflejar con cierta anticipación la situación de la economía (crecimiento, inflación, beneficios, etc.) .Sin embargo, cuando la liquidez es excesiva empiezan a gestarse las burbujas.

Existen muchos intereses creados en este mundo de la inversión, así que si estamos convencidos de que vienen tiempos malos, la liquidez y la paciencia suelen ser buenos consejos y no hacer caso de aquellos que recomiendan comprar en las pequeñas correcciones después de fuertes subidas de varios años, pues son los que aprovechan para vender cuando se acercan las recesiones.

¿Cúanto duran las recesiones?

Aunque cada una es diferente, podemos extraer algún patrón de comportamiento

1.  Las acciones suelen caer de promedio entre el 25-45% de su valor.

2. Al cabo de 14 meses de alcanzar el máximo beneficio por acción el mercado alcanza el suelo.

3.  El mercado fuertemente sobrevendido (ha caído mucho en poco tiempo) tiene rallys bajistas que suelen durar de promedio 4 meses y cuya rentabilidad alcanza el 25%, siendo los valores de mala calidad y cíclicos los que lideran la subida.

4. Posteriormente el mercado cae aproximadamente la mitad de la subida anterior si bien a un ritmo más lento.

5. Alcanzado un nuevo suelo en niveles superiores a los anteriores el mercado empieza la recuperación después de 20 meses desde que inicio la caída.