¿Cómo se espera que evolucione la volatilidad este 2019?

  • 10-01-2019

  • 2 minutos

El ser humano tiende a magnificar los acontecimientos hasta el exceso, pero tarde o temprano todos los excesos se corrigen. Esa realidad trasladada a los mercados financieros se traduce en episodios en los que los precios sobrevaloran o infravaloran la realidad económica, lo que a su vez ofrece oportunidades recurrentes a los gestores para recoger un beneficio superior al esperado en una inversión o aprovechar una cotización extraordinariamente baja para mejorar las expectativas de rentabilidad futura.

¿Por qué es bueno tratar de dilucidar cuál será la evolución para cada activo o grupo de activos?

La volatilidad es una medida de la dispersión de los rendimientos respecto a su media. Es un término equivalente a la desviación típica o desviación estándar, cuya magnitud refleja el rango en el que se han encontrado el 68% de las cotizaciones de un activo durante el periodo de observación.

Una de las utilidades de la volatilidad es ajustar una cartera al perfil del inversor, de acuerdo con su tolerancia a la desviación del resultado real frente al previsto. Por eso es bueno tratar de dilucidar cuál será la evolución de la volatilidad para cada activo o grupo de activos.

2017 y 2018 dos años extraños en términos de volatilidad.

2017 fue un año distinto al resto de los que he vivido en las dos décadas de mi actividad profesional. No es que la volatilidad estuviese más contenida que otros, es que fue en descenso hasta niveles inusuales en todos los grupos de activos. Era fácil prever una vuelta a la normalidad, en el que la volatilidad se ajustase a los niveles estándar y sufriese algún sobresalto.

En 2018 se cumplió el pronóstico en los mercados de renta variable, que ajustaron su volatilidad a su valores medios históricos y soportaron un par de fases en las que las variaciones se dispararon hasta niveles que si bien son extraordinarios se presentan de forma recurrente la mayoría de los años. Lo inusual es que ese incremento de la volatilidad fue mayor en los mercados de renta fija, tanto de deuda pública como de crédito privado, hasta superar el rango estándar de desviación a dos veces el valor de su volatilidad.

¿Cómo esperar que evolucione la volatilidad este año?

Dicho lo anterior, bajo la premisa de que los excesos se corrigen tarde o temprano y las variaciones se ajustan a sus niveles de desviación estándar, la previsión que puedo realizar es diferente para los mercados de renta variable y renta fija.

  • En renta variable aún se debe corregir parte del repunte sufrido en las dos últimas semanas del año. Pero debido a la variedad de frentes abiertos y a la tendencia a exagerar el impacto de los datos publicados, en un marco que tiende a imaginar una recesión solo con ver cierta desaceleración en el crecimiento, creo que será un año propicio para ver nuevos episodios de picos en la volatilidad.
  • En renta fija tengo más claridad a suponer un descenso de la volatilidad en las cotizaciones, que se encuentran en su mayoría en el terreno del exceso bajista respecto a sus canales de desviación típica y que ayudará a mejorar la gestión y los resultados.

En resumen: creo que en renta variable se mantendrán los niveles de volatilidad medios de 2018 y en renta fija los veremos mucho más reducidos.