Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Conclusiones sobre el recorte de tipos del Banco de Inglaterra

  • 12-03-2020

  • 5 minutos

En la reunión de emergencia del Banco de Inglaterra, se ha decidido una rebaja de los tipos de interés en un 0,5%. Asimismo, se han acordado un conjunto de medidas de choque, para tratar de paliar los efectos económicos del virus.

En el día de hoy, contamos con comentarios sobre las perspectivas de las gestoras Aberdeen Standard InvestmentsLionTrust, Newton IM, TwentyFour AM, Unigestión y Vontobel AM, para conocer en profundidad qué esperan del coronavirus y de las medidas adoptadas por el Banco de Inglaterra.

Banco de Inglaterra

Luke Bartholomew, Investment Strategist de Aberdeen Standard Investments

A la luz de los dramáticos movimientos del mercado de las últimas semanas, la decisión del Banco de Inglaterra de reducir los tipos de interés no es especialmente sorprendente. Si bien estas medidas no pueden perjudicar, no es probable que por sí solas tengan un efecto enorme y la política monetaria está claramente llegando al límite de lo que puede lograr. Sin embargo, su impacto puede multiplicarse si se combinan con una importante relajación fiscal. Una política coordinada asegura a los inversores que los responsables políticos harán lo que sea necesario para tratar de mitigar cualquier daño económico.

Por eso es tan importante que el gobierno anuncie hoy un agresivo paquete de apoyo fiscal en el presupuesto. Se debería incluir un aumento significativo de los recursos para el servicio de salud y medidas para apoyar los ingresos y el flujo de caja de las empresas durante lo peor de la crisis para garantizar que no se vean abocadas a la quiebra debido a problemas temporales.

Robin Geffen, head of the Liontrust Global Equity Team

Con los tipos de interés prácticamente en cero, esto es muy útil para reducir el coste de los préstamos a niveles casi gratuítos. El gobierno puede pedir prestado por 30 o 50 años casi sin coste. Esto va a ser muy importante con el efecto en la economía tanto del Coronavirus como de un posible Brexit duro a fin de año.

Sin embargo, el principal desafío económico que presenta Coronavirus es que las empresas pueden verse privadas del oxígeno del flujo de efectivo por un período temporal cuando se implementan medidas de cuarentena. Si bien los recortes de tasas son marginalmente útiles, en realidad necesitaremos un apoyo fiscal directo a las empresas para superarlos.

Paul Brain, responsable de Renta Fija en Newton IM

Consideramos que el recorte de emergencia de los tipos de interés del Banco de Inglaterra forma parte de una respuesta fiscal y monetaria coordinada ante el creciente impacto económico del Covid-19. La economía británica aún no ha sufrido las consecuencias económicas de la restricción de los viajes y la recomendación de permanecer en casa, por lo que este recorte puede considerarse preventivo. Que se haya anunciado el mismo día que los presupuestos generales lanza un claro mensaje de que las autoridades están coordinadas. Otros bancos centrales también están rebajando tipos y centrándose en garantizar un aumento de la liquidez. Puede que algunas economías no gocen de la misma flexibilidad porque sus sistemas políticos son muy partidistas o burocráticos. Si bien reducir el coste del dinero puede resultar útil, lo que más preocupa es el impacto temporal en los flujos de caja, por lo que serán necesarias otras medidas para mantener las empresas a flote. E

En nuestra opinión, la evolución del colchón contracíclico y los préstamos a plazo para las pymes serán más importantes y más útiles que los recortes de tipos. El problema no es tanto el coste del crédito como que el crédito fluya, algo a lo que contribuyen los dos factores mencionados. El mercado de gilts ya descontaba el recorte, por lo que no esperamos una reacción significativa. Cuando la amenaza económica se haya disipado, la implicación a largo plazo será ver un aumento de las tires si el crecimiento se recupera.

Emma Mogford, gestora de renta variable británica en Newton IM

El Banco de Inglaterra estaba preparado para actuar y creíamos que no se limitaría a las reuniones programadas y que aprobaría un recorte de tipos de emergencia si lo consideraba necesario, como ya hizo durante la crisis financiera de 2008. Ahora que los tipos de interés han vuelto a su nivel más bajo, la atención pasará a centrarse en las medidas fiscales y de gasto público para estimular la economía. La primeras se anunciarán hoy como parte de los presupuestos generales y esperamos que se centren en dos cuestiones: medidas inmediatas para apoyar a los servicios sanitarios y a la economía durante la epidemia de coronavirus y grandes proyectos de infraestructura para cumplir con la propuesta de «nivelación» (levelling-up) del gobierno británico. Los presupuestos de hoy resultan decisivos porque marcan el fin de la austeridad.

En un horizonte temporal a cinco años, creemos que este será el principio de una prolongada tendencia de aumento del gasto fiscal por parte de los gobiernos de todo el mundo. Las empresas de los sectores de materiales de construcción, infraestructuras y construcción de viviendas se contarán entre las más beneficiadas y la pregunta más importante es si estas medidas generarán inflación.

Mark Holman, CEO de TwentyFour AM

Nuestra opinión sobre la decisión del Banco de Inglaterra esta mañana es que la institución ha actuado de manera muy selectiva y oportuna, añadiendo grandes volúmenes de liquidez a tipos aún más bajos, junto con un importante capital para el sistema bancario. Estas medidas deberían alentar de manera significativa los préstamos bancarios y proporcionar un fuerte apoyo para este período tan difícil que se avecina.

Para la deuda bancaria, debería ser algo positivo, en un momento en el que este activo se ha visto afectado, ya que se considera que tiene un alto nivel de beta, especialmente desde la crisis financiera.

Nos ha gustado especialmente el punto de vista de Carney sobre por qué esta situación es diferente a la de 2008 desde el punto de vista bancario. El Banco de Inglaterra ha tomado la delantera en las políticas monetarias aquí, ahora veamos si el Tesoro del Reino Unido puede impresionar en el aspecto fiscal. En nuestra opinión, ya es hora de que el país muestre al resto del mundo sus colores más fuertes una vez más después de la debacle del Brexit. Este fue un buen comienzo.

Dicho esto, un problema global no puede ser resuelto por una sola de las naciones del G7. Lo que se requiere es una acción coordinada de todo el mundo. En cuanto al Banco Central Europeo (BCE), sabemos que de alguna manera no tendrá el mismo impacto, aunque Christine Lagarde, su presidenta, está haciendo todo lo posible para persuadir a los estados de la Eurozona para abrir las arcas fiscales, que es lo realmente necesario.

Salman Baig y Jeremy Gatto de Unigestión

Creemos que la reciente liquidación del mercado probablemente no ha terminado y podría haber más tiempos difíciles por delante. Nuestro marco preferido para evaluar los riesgos del mercado gira en tres dimensiones: macro, sentimiento y valoración. Actualmente, consideramos que el contexto macro es favorable, pero esperamos una desaceleración significativa en la economía mundial a medida que el virus COVID-19 continúa propagándose y las autoridades fiscales y monetarias se apresuran a responder. El sentimiento de los inversores ha cambiado significativamente de alcista a bajista y, en nuestra opinión, sigue siendo volátil. Finalmente, si bien las valoraciones se han vuelto más atractivas para los activos orientados al crecimiento, creemos que habrá más revisiones a la baja a medida que los inversores obtengan más datos sobre el impacto del virus y las consecuencias del colapso del precio del petróleo en los productores y refinerías.

La reducción de la tasa de interés de hoy de la reunión intermedia de BOE fue de poca sorpresa, ya que parece ser parte de una respuesta coordinada más amplia del Banco Central a la amenaza que representa el coronavirus (FED y BOC también generaron un recorte de 50 pb la semana pasada). Esperamos que algunas medidas similares provengan de otros bancos centrales, en particular del BCE mañana. Aunque esto es alentador, no creemos que sea suficiente para contrarrestar el shock macro que plantea el virus en esta etapa, y seguimos esperando que los mercados sigan bajo presión a medida que tanto el macro como el sentimiento continúan impactados. Esperamos que se anuncien medidas futuras en forma de paquetes fiscales, sin embargo, esto podría tardar algún tiempo en implementarse.

Frank Häusler, estratega jefe de Vontobel AM

Aparte del coronavirus, los datos macro de esta mañana fueron decepcionantes, el PIB, así como la producción industrial y la crisis del precio del petróleo pesan sobre la economía. Dada la incertidumbre adicional del Brexit, que arroja una sombra sobre la economía del Reino Unido, entendemos la acción del BoE. En su comunicado, ya mencionaron que están trabajando estrechamente con el gobierno y que su acción irá acompañada de un importante paquete fiscal.