Concurso Rankia de Carteras Modelo 2018: EFE&ENE Multi Family Office se convierte en el ganador

  • 02-01-2019

  • 4 minutos

El pasado 1 de febrero de 2018 dimos inicio a la primera edición del Concurso Rankia de Carteras Modelo, a través de la herramienta Mi Cartera, que finalizó el 31 de diciembre. Durante el mismo, doce profesionales a nivel nacional de la gestión de activos han presentado sus carteras modelo gestionadas de forma activa con acciones y fondos de inversión para el año 2018.

Mensualmente vía web y trimestralmente a través de la revista RankiaPro, te hemos enseñado la evolución de las carteras y los comentarios de las entidades que han hecho frente al entorno de los mercados financieros.

Durante el transcurso del concurso, cada compañía ha desarrollado una estrategia de inversión con un mínimo de diez posiciones iniciales que se han ido modificando a lo largo del año. Los participantes han sido: Abante Asesores, AFS Finance EAFI, AG Family Office, ATL Capital, Capitalia Familiar EAFI, EFE & ENE Multi Family Office, Feelcapital, Finizens, Indexa Capital, KAU Markets EAFI, Liberbank, Norgestion Asset Growth EAFI, Gestión, Orienta Capital y SDC Kapital.

Como puedes observar en la tabla anterior, las carteras que mejor compartimiento han desempeñado desde que dio comienzo el concurso en febrero hasta el 31 de diciembre han sido las de EFE&ENE Multi Family Office, Finizens e Indexa Capital, aunque sin lugar a dudas la cartera que ha generado un mejor resultado anual ha sido la de EFE&ENE Multi Family Office, convirtiéndose en el ganador de esta primera edición del concurso. ¡Enhorabuena!

Descubre la estrategia seguida por EFE&ENE Multi Family Office

Alejandro Martinez Fuster, CIO en EFE&ENE Multi Family Office, ha compartido con nosotros un análisis exhaustivo de la estrategia que ha seguido su cartera durante los últimos doce meses. A continuación, os dejamos con su comentario al respecto:

“Estamos en un mundo completamente distinto al pasado, una vez más”

Los flujos vienen cada vez más determinados por la gestión pasiva y automatizada, que ya representa la mitad de los mercados mundiales. Y las montañas de liquidez de las autoridades monetarias aún han de pasar por los mercados financieros hasta acabar llegando a la economía real.

El resultado ha sido un año de grandes sobresaltos, donde EEUU y Europa han ido desacoplándose cada vez más. Ha sido el año en el que Europa ha finalizado sus estímulos monetarios, mientras que EEUU ha seguido subiendo tipos. Ha sido el año en el que China, pese a seguir doblando en crecimiento a EEUU, ha encontrado un adversario a sus políticas comerciales. Y ha sido un año con muchas, muchas oportunidades para perder dinero.

“Nuestra visión de Multi Family Office nos hace estar muy presentes en economía real”

En un entorno de tipos cero, y con una renta fija en burbuja, sabemos que obtener rentabilidad positiva sin riesgo es cosa del pasado. Las alternativas a la tesorería y a la renta fija están en el sector inmobiliario, por lo que consideramos que la liquidez inmediata es ahora el principal atributo del área financiera, y no la rentabilidad.

Durante el año hemos tratado de adaptar una metodología realista de construcción de carteras para el concurso de Rankia, con rebalanceos mensuales y un enfoque multiactivo. La sistemática de inversión que hemos utilizado es prácticamente la misma que la de nuestro fondo por compartimentos EFE&ENE Momentum, que lanzamos el pasado septiembre.

Aunque según algunos era la peor fecha para lanzarlo, creemos que invertir no es una cuestión de acertar o predecir lo que harán los mercados, sino de adaptarse a ellos. El resultado es muy similar al que podemos ver en la cartera del concurso, con algunas pequeñas diferencias por las propias limitaciones del mismo. Vamos a resumir los tres elementos clave de la metodología:

  • Pensamiento independiente. Los fondos de gestión activa lo hacen peor que sus índices de referencia, en su mayoría, y los que lo hacen mejor no se mantienen arriba por mucho tiempo. Los que suelen mantener buenos resultados tienen también un alto active share, es decir, una cartera que tiene poco que ver con la de su índice, basada en un pensamiento independiente.
  • Bajos costes. Los ETFs son el instrumento ideal para conseguir exposición a los mercados que nos interesen. Al copiar índices, automáticamente batiremos a la gran mayoría de fondos del mercado, pero no sólo eso, lo haremos con ahorros superiores al 50% en costes.
  • Metodología cuantitativa. Sobre un universo multiactivo, donde tenemos representado todo el universo de inversión posible, elegimos los activos que mayor fuerza presentan y los combinamos teniendo en cuenta su volatilidad y su correlación, construyendo carteras que van más allá de las típicas composiciones mixtas.

“Siempre nos hemos inclinado por un enfoque basado en datos, no en opiniones”

Una pequeña decisión que tomamos para el concurso es la de asumir una parte de riesgo dólar, ya que los ETFs más líquidos y profundos son americanos (SPY, EEM, TLT…). Ante el desacople que comentábamos anteriormente, todos los indicadores se inclinaban por la fortaleza del dólar, apoyada por una tardía subida de tipos en Europa.

Desde nuestros comienzos, hace quince años ya, siempre nos hemos inclinado por un enfoque basado en datos, no en opiniones. Por eso preferimos utilizar metodologías de éxito probado, con respaldo de investigación durante décadas, en lugar de tratar de acertar el caballo ganador antes que el mercado. De hecho, nuestras intuiciones son valiosas pero insuficientes para construir una cartera de forma rigurosa.

“Es importante relativizar los resultados de cualquier concurso de inversión que dure un año”

No sólo eso: Hay momentos de mercado en los que simplemente no es posible encontrar ningún candidato de inversión. En estos momentos, por ejemplo, mantenemos un 77% de tesorería sin ningún problema, y lo haremos mientras no haya mejores oportunidades. Pensamos que, con el mercado, al igual que con la vida, no tiene sentido discutir: Tan sólo colaborar.

Finalmente, es importante relativizar los resultados de cualquier concurso de inversión que dure un año. Todos los que participamos en él lo hacemos de buena fe y con nuestras mejores metodologías, pero todos tenemos un sesgo distinto. En nuestro caso, y casi con total seguridad, podemos hacer la predicción de que en los grandes rallies de mercado no vamos a ser los ganadores.