Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Gran Depresión vs Covid-19: diferencias y similitudes

  • 21-04-2020

  • 3 minutos

Según las estimaciones del gobierno francés, dos meses de parón de la economía del país galo supondría una caída del 6% del PIB y crearía una situación difícil, sumando una crisis económica a otra de salud pública. No en vano, el Ministro de Economía de Francia, Bruno Le Maire, ha comparado la situación con la Gran Depresión de 1929.

Gran Depresión de 1929

En EE. UU., el índice Dow Jones cayó 12,90 puntos el pasado día 16 de marzo, una caída superior a la del 28 de octubre de 1929 (-12,8%) y la del 29 de octubre del mismo año (-11,7%). Unos días más tarde, la bolsa neoyorquina repuntó en un 11,37%, el mayor aumento desde los años 30 del siglo pasado.

Estas cifras, por tanto, superan a las de la crisis financiera de 2008 y sólo pueden compararse con las de la Gran Depresión.

Similitudes entre la Gran Depresión y la crisis del Covid-19

  • 2 de las 6 mayores caídas desde la creación del índice S&P 500 han tenido lugar en las últimas semanas (el -12,9 % el 16 de marzo y el -9,5% el 12 de marzo). El nivel de volatilidad también es comparable con los niveles de 2008, 1987 y 1929, y la velocidad de la caída (-30%) del índice preferido por las gestoras norteamericanas nunca ha sido tan rápida.
  • Esta tarde se anunciarán los datos de paro en Estados Unidos correspondientes al mes de marzo, sin embargo, aún estaremos lejos de los niveles alcanzados en la Gran Depresión (24,9%). De todas formas, en palabras de James Bullard, presidente de la Reserva Federal de St. Louis, 46 millones de norteamericanos podrían encontrarse sin trabajo en un plazo muy corto. El nivel de paro podría alcanzar el 30%, una cifra más alta que durante la Gran Depresión y tres veces la de la crisis de 2008 – 2009. Dicho esto, no hay que olvidar que en 1938, -6 años después de la Gran Depresión-, la tasa de paro seguía en el 20%.
  • Durante la Gran Depresión, el PIB norteamericano cayó el 5,1%. Desde 1948, la caída media del PIB ha sido de un 2,3%, y se registró el peor resultado concretamente durante la recesión de 2007 – 2009. Desde la recesión de 1945, tras la Segunda Guerra Mundial, no se ha vuelto a registrar una caída de doble dígito. Sin embargo, ahora Goldman Sachs prevé una caída de un 24% en el segundo trimestre de 2020 y en opinión de Morgan Stanley podría alcanzar el 30%.
  • En cuanto a los beneficios corporativos, los analistas prevén una caída en ganancias de un -5,2% y un aumento de la facturación de un 2%. Para el segundo trimestre, según las mismas estimaciones, las ganancias caerían un -10% y los beneficios un -0,4%; en el tercer trimestre las ganancias aumentarían el 4,5% y la facturación un 3,6%. Y para el conjunto del año se prevé una caída en beneficios corporativos de un -1,2% y un crecimiento de ganancias de un 2%. Está claro que estas previsiones no tienen en cuenta el parón histórico de la actividad económica, que tendrá un impacto mucho más violento que lo previsto en los beneficios de las empresas.

Diferencias

  • Aunque la semana posterior al crack de Wall Street de 1929, la Fed recortó los tipos de interés e inyectó niveles excepcionales de liquidez, en una fase posterior aumentó los tipos con vistas a proteger sus reservas de oro, dejó de inyectar liquidez y endureció su política monetaria para combatir la inflación. Unas medidas que volvieron a provocar una recesión profunda en 1937. Por otra parte, entre 1929 y 1933, la Reserva Federal no hizo nada para rescatar a los bancos. En 2020, sin embargo, los bancos centrales no han tardado en reaccionar y tanto la Fed como el BCE se han comprometido a hacer “todo lo que haga falta”.
  • El Gobierno norteamericano se ha comprometido a invertir 2 billones de dólares en ayudas a sus empresas y la eurozona no ha quedado rezagada. El gobierno alemán prestará a empleados y empresas la cantidad de 822.000 millones de euros y por primera vez Alemania pedirá préstamos a los mercados para financiar estas medidas. Durante la Gran Depresión, en cambio, tanto demócratas como republicanos se esforzaron por alcanzar el equilibrio presupuestario y por recortar gasto. En esta ocasión, EE. UU. Invertirá el 10 % del PIB en gasto público, en un momento en el que el país cuenta con una mayor red social para proteger a los más vulnerables.

Conclusión

Comparar la crisis de 1929 con la de hoy sería tremendamente injusto. Hay grandes diferencias entre las dos situaciones, tanto en términos de su naturaleza como respecto a las medidas que están adoptando hoy los gobiernos, los bancos centrales y los mercados financieros. Sin embargo, si la pandemia se extendiera en el tiempo, podría cambiar de opinión.