El crecimiento moderado favorece una coyuntura a favor de los activos de riesgo

  • 15-05-2019

  • 2 minutos

Observando el panorama macro, desde Fidelity vemos una mejora a favor del consumo y del mercado laboral. El consumidor estadounidense, en particular, parece feliz de gastar. Sobre la base de las últimas encuestas, el sentimiento empresarial también se está recuperando. Sin embargo, más allá de estas mejoras, el comercio mundial y los pedidos industriales permanecen en crisis, con el paso de una política fiscal y monetaria más favorable en China que aún no se ha materializado.

Signos de estabilización en Europa

Las últimas actualizaciones de datos proporcionaron cierto alivio, con encuestas estabilizadoras, una inflación mayor a la esperada y la expectativa de una política fiscal más favorable en el segundo semestre. Todavía no estamos completamente fuera de peligro, y será importante evaluar si la mejora en la macroeconomía china en el primer trimestre se ha filtrado a la economía europea. Por ahora, hay pocos indicios de que este sea el caso.

Los rendimientos de los bonos se aproximaron una vez más a niveles negativos y ahora son casi positivos. En estos niveles, no vemos ningún alza significativa en las tasas europeas básicas aquí y estamos infraponderados en el mercado.

La deuda periférica europea sigue teniendo un buen respaldo en medio de la fuerte demanda de retornos. Sin embargo, existe una dispersión, en Italia con un desempeño inferior al entrar en lo que probablemente será un período volátil en el frente político. Los bonos del gobierno español, por otro lado, han salido ilesos de las recientes elecciones, que auguran una vez más un parlamento dividido. Más allá de la política, es probable que las dinámicas de crecimiento sean los principales impulsores de los diferenciales periféricos en el futuro, y en esta métrica, los desafíos para las PTP italianas continúan, mientras que la deuda portuguesa y española se encuentran en una posición más favorable.

Los bonos del Tesoro de los Estados Unidos deben ser apoyados

En EEUU, la economía se está desacelerando gradualmente desde los picos de crecimiento observados el año pasado. Con un crecimiento de alrededor del 2%, una perspectiva de inflación relativamente benigna y con la posibilidad de que la Fed mantenga las tasas estables por un tiempo, los bonos del Tesoro de EEUU cuentan con un buen respaldo.

A medida que continúa el repunte en los activos de riesgo, es posible que veamos un aumento marginal en los rendimientos, pero es poco probable que esto dure. La última reunión de la Fed fue interpretada por el mercado como agresiva, pero en general el mantra que la Fed ha cambiado a este año sigue vigente. Una política fiscal más expansiva sigue siendo un riesgo para el mercado, en particular a medida que se acercan las elecciones de 2020. Sin embargo, hay poca evidencia de que un mayor déficit fiscal tenga algún impacto significativo en los rendimientos, a menos que se lleve a un extremo donde la Fed esté a favor a actuar y aumente las tasas.

Las valoraciones siguen siendo caras en el Reino Unido

Por último, en el Reino Unido, las últimas elecciones de los consejos locales hicieron que tanto los conservadores como los laboristas perdieran un apoyo sustancial, una indicación de los desafíos futuros para ambas partes.

Las valoraciones siguen siendo caras, y nuestro modelo de mercado cruzado se sitúa a favor una posición infraponderada. Suponiendo un Brexit suave, que es lo más probable , los rendimientos tienen un margen de crecimiento de aquí a entonces.