¿Cuáles podrían ser las consecuencias de un Congreso dividido en EEUU?

  • 08-11-2018

  • 4 minutos

La gestora independiente especializada en banca privada, gestión de activos institucionales y actividades de banca de inversiones: Bank Degroof Petercam, publicó recientemente un comentario, redactado por su Investment Desk Team sobre las posibles consecuencias de un congreso dividido en EEUU. Lo adjuntamos a continuación.

Tras las elecciones de mitad de mandato, los demócratas han obtenido la mayoría en la Cámara de Representantes, mientras que el Senado ha quedado en manos de los republicanos. En el pasado, varios presidentes han tenido un margen de maniobra limitado por parte de un Congreso (parcialmente) compuesto por opositores políticos y esto puede conllevar que el proceso de toma de decisiones se vuelva aún más difícil y se llegue incluso a un “estancamiento político”. ¿Cuál podría ser el impacto de esta situación en una serie de temas económicos y políticos?

Procedimiento de destitución (impeachment)

El principal ausente en esta campaña ha sido la investigación de Mueller sobre la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016 y la obstrucción de la justicia en el contexto de esta investigación. Si hubiera sospechas en la investigación de que el presidente era culpable de estos actos, la Cámara de Representantes podría iniciar un proceso de juicio político por mayoría simple. Después del juicio, los miembros del Senado deberían decidir sobre la culpabilidad de Trump, que requeriría una mayoría de dos tercios. Con los Demócratas siendo mayoría en la Cámara de Representantes, es más probable que se desencadene un procedimiento de este tipo, pero sería menos probable una condena real por parte del Senado y una posterior destitución, dependiendo de la gravedad de los hechos, por supuesto. El problema es que este procedimiento introduciría un nuevo factor de incertidumbre para los mercados.

Obamacare

Después de su intento de derogar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio el año pasado, los republicanos se centraron en otros temas como los impuestos. Durante esta campaña, el seguro de salud ha vuelto a ser un tema central. De hecho, los republicanos quieren continuar con el desmantelamiento del Obamacare, incluida la obligación de asegurar a los que ya están enfermos, pero con una mayoría demócrata en la Cámara, es poco probable que estos intentos tengan éxito.

2020

Es probable que el Sr. Trump se postule para un segundo mandato en 2020 y podríamos tomar estas elecciones como un barómetro del éxito potencial de Donald Trump en 2020. En su discurso el presidente puede alimentar la controversia o posicionarse como constructor de puentes. La primera opción parece la más probable. Además, los gobernadores a menudo desempeñan un papel clave en sus Estados durante la campaña para las elecciones presidenciales, incluso con la búsqueda de donantes o la movilización de voluntarios, por lo que un mayor número de gobernadores demócratas
podría influir en la campaña presidencial de 2020.

Reforma fiscal

El presidente recientemente puso en perspectiva una segunda fase de la reforma fiscal que podría incluir una reducción adicional del impuesto de sociedades, la sostenibilidad de la reducción del impuesto a la renta personal, cuyo fin está actualmente planificado. Después de 10 años, o una reducción del impuesto sobre las ganancias de capital. Con un déficit presupuestario ya estimado en el 5% para 2019, este proyecto requeriría ahorros adicionales en gastos no militares, pero los demócratas en la Cámara de Representantes probablemente no lo aprobarían. Una cancelación de la reforma fiscal actual es igualmente improbable, ya que el presidente Trump tiene veto.

Política comercial

En el conflicto con sus socios comerciales, el presidente tiene poderes muy amplios. Hasta ahora, todas las medidas arancelarias se han tomado a iniciativa del presidente sin la intervención del Congreso. La legislación lo permite en el contexto de la seguridad nacional y la protección de la industria estadounidense. La influencia directa de una Cámara de Representantes Demócrata en la política comercial es, por lo tanto, muy limitada. Sin embargo, el resultado de las elecciones puede influir indirectamente en la dirección futura de la política comercial. El principio America First; defendido por el presidente todavía está sujeto a la reticencia de algunos republicanos, pero si los candidatos que apoyan el proteccionismo obtienen un buen resultado en las elecciones, su oposición podría debilitarse más. Además, el ala izquierda del Partido Demócrata no es hostil al proteccionismo del presidente, lo que posiblemente podría alentarlo a mantener una posición firme.

Cierre del gobierno

Los presupuestos anuales deben ser aprobados, tanto por la Cámara de Representantes, como por el Senado y por el presidente. Cuando no logran llegar a un acuerdo entre ellos al final del año fiscal, es necesario aprobar uno o, a veces, varios arreglos financieros temporales para garantizar la continuidad de los servicios públicos. De lo contrario, los servicios públicos no esenciales deben cerrar sus puertas. A principios de este año, el presidente Trump rechazó la amenaza de cierre cuando el Congreso (totalmente republicano) se negó a aprobar los fondos para el muro entre los Estados Unidos y México. Con una mayoría de demócratas en la Cámara de Representantes, los conflictos que probablemente conduzcan a un cierre podrían ser más numerosos. Además, se debe establecer un nuevo techo de deuda para el 1 de marzo de 2019. En 2013, este procedimiento casi llevó a EE.UU. a la suspensión de pago por razones técnicas. Dependiendo de la relación del presidente Trump con el Congreso, esto podría conducir nuevamente a la incertidumbre del mercado en 2019.

Infraestructura

Uno de los temas estrella de la campaña electoral del presidente Trump ha sido la inversión en infraestructura. Un Congreso parcialmente demócrata podría ser más favorable a un aumento del gasto en infraestructuras.