¿Cuáles serán los principales impulsores del mercado en 2018?

  • 08-01-2018

  • 3 minutos

Durante el pasado año fuimos testigos de un aumento significativo de la actividad económica mundial y, en consonancia, de un sólido rendimiento de los activos de riesgo. Los principales bonos de deuda pública, los holdings clave de muchos inversores institucionales, arrojaron resultados pobres una vez más. Recuperar los
rendimientos en esta clase de activos fundamental llevará su tiempo. No obstante, gracias a que la preocupación sobre el “estancamiento secular” está disminuyendo y los bancos centrales están dando pasos cautelosos hacia la normalización de las políticas, el proceso ya está en marcha. Conocemos de la mano de Credit Suisse cuáles serán los principales impulsores del mercado en 2018.

1. Capex en aumento

La inversión en bienes de capital (“capex”) se desplomó en 2009, debido a que las empresas frenaron los gastos y los planes de expansión. El capex se ha estado recuperando con lentitud desde entonces. Teniendo en cuenta que la confianza empresarial y los beneficios son altos, pero que existe un endurecimiento de las restricciones de capacidad, esperamos que el capex se acelere en 2018, en especial en la fabricación, la tecnología de la información, el transporte y el almacenamiento, y los servicios públicos. Una mayor inversión impulsa el crecimiento económico general a la vez que limita la presión inflacionista debido a las mejoras en la productividad. Esta combinación es favorable para los activos de riesgo.

2. QExit

A medida que continúa la expansión económica y aumenta la utilización de capacidad, se cuestiona cada vez más la sostenibilidad de las políticas de gran expansión monetaria de los principales bancos centrales. La Reserva Federal de Estados Unidos ya está contrayendo su balance general, mientras que el Banco Central Europeo está listo para reducir sus adquisiciones de activos en 2018. Una liquidez más ajustada no siempre es mala para los mercados, mientras refleje una mejora en el crecimiento. Sin embargo, los movimientos de los bancos centrales hacia la salida podrían crear importantes focos de volatilidad tanto en las divisas como en los mercados bursátiles. Esperamos que los bancos centrales actúen con cautela y que sigan manteniendo una tendencia favorable a los mercados financieros en 2018.

3. Resurgimiento de fusiones y adquisiciones

Se espera que la actividad mundial de fusiones y adquisiciones aumente en 2018, alentada por la solidez de la economía mundial, unos niveles de efectivo empresariales históricamente altos, unos costes de financiación aún bajos y la propuesta de exención fiscal para la repatriación de beneficios empresariales en Estados Unidos. El esfuerzo para crear líderes regionales en Europa es un factor de impulso adicional. Entre los sectores, es probable que la asistencia sanitaria registre la actividad de fusiones y adquisiciones más sólida a escala mundial. En el sector financiero, una mayor presión para la consolidación también puede fomentar las fusiones, especialmente en el fragmentado sector europeo.

4. Desarrollo de China

Después de una notable expansión del crédito en la última década, los altos niveles de deuda empresarial en China seguirán siendo una preocupación permanente en 2018. Cualquier recesión del crecimiento chino sería un riesgo para la economía y los mercados mundiales. La aparente intención de aplicar medidas económicas encaminadas hacia la estabilidad y la restricción del crédito en China resulta alentadora, aunque sigue entrañando riesgos para los precios de los activos, la economía y el yuan chino. No se puede descartar un temor al crecimiento como el que vimos en 2016, pero nuestro escenario básico exige un proceso de ajuste constante con estabilidad monetaria.

5. Complacencia de los inversores

Cuando los mercados bursátiles crecen con una capacidad de recuperación extraordinaria como en los últimos años, los inversores comienzan a presentar una tendencia “gregaria”. La inversión pasiva en acciones tiende a aumentar, mientras que las percepciones de los riesgos son propensas a desvanecerse, hasta el punto en que se da una corrección. ¿Los inversores son demasiado complacientes hoy en día? A pesar de la notable tendencia alcista, las encuestas de opinión muestran que el consenso sigue marcado por la cautela respecto a las acciones, con una inusual gran mayoría de opiniones neutrales. Quizá sea cierto que el mejor momento para adquirir acciones es cuando otros tienen miedo, pero eso no significa que uno deba vender tan pronto como el mercado se relaje.

6. La huella de los millennials

Los millennials, una de las mayores generaciones de la historia, están llegando a la mayoría de edad como consumidores, inversores y creadores de tendencias. Los millennials están creando nuevas oportunidades para los inversores al dar gran importancia a temas como la sostenibilidad, las energías limpias y la inversión de impacto. Para 2018 consideramos que la energía renovable, incluidos los sistemas de almacenamiento solar, eólico y energético, ofrece perspectivas sólidas. Por el contrario, se puede esperar que las preferencias de los millennials por las compras por internet ejerzan presión sobre el sector minorista tradicional.