¿Cuánto tiempo más pueden seguir brillando los mercados emergentes?

  • 09-04-2018

  • 3 minutos

Tras un sólido comportamiento durante 2017, se hace inevitable realizarnos la siguiente cuestión, ¿podrán los mercados emergentes seguir creciendo por mucho tiempo? Durante estos últimos meses se han publicado diversos artículos y parece ser que la visión es bastante uniforme al respecto, y es que sí, los mercados emergentes tienen a día de hoy un potencial elevado de crecimiento en cuanto a la renta variable y, por otra parte siguen ofreciendo primas muy atractivas en renta fija.

Con esta situación sobre la mesa, y el escenario que se está planteando a nivel global en los mercados, es necesario sentarse a analizar las posibilidades que ofrecen estos mercados. Para ello, hemos tenido el placer de asistir a la conferencia web realizada por Carmignac con motivo de dar unas pinceladas acerca de su visión sobre el recorrido que tienen los mercados emergentes.

En primer lugar se deben tener en cuenta los fundamentales. El contexto general sigue siendo muy favorable, el crecimiento se mantiene acelerado y muestra divergencia con las economías desarrolladas. Tras muchos años de ralentización, el gran esfuerzo realizado por parte de los organismos nacionales de estas regiones ha dado sus frutos y han entrado en un ciclo alcista.

Fuente: Carmignac EM Advisors Group, a 31/12/2017

Esto esta sucediendo de forma simultánea a la ralentización del IPC de los países emergentes, gracias a las políticas monetarias aplicadas por los bancos centrales y en convergencia con los países de la OCDE. Por todo ello, se puede decir que estas economías emergentes están en una fase alcista del ciclo, pero en cualquier caso, no en el principio.

Fuente: Bloomberg, a 31/12/2017

En estos países se ha estado trabajando muy duro para ajustar sus presupuestos, lo que les ha llevado a alcanzar niveles mucho más saludables de endeudamiento que los que tienen las economías desarrolladas. Esto es debido a que en las economías desarrolladas se han venido aplicando políticas monetarias de relajación cuantitativa, mientras que las economías emergentes han aplicado políticas más ortodoxas. Esto, sumado a los anteriores factores ofrece una perspectiva en cuanto a fundamentales muy favorable y que desprende optimismo de cara al futuro.

Sin embargo, parece que todo este optimismo respecto a los fundamentales, no se ve reflejado en la prima de riesgo. El tipo de interés medio a 10 años se encuentra actualmente en emergentes sobre el 2,5%, mientras que en los mercados desarrollados está en el 0%. Con ello, el riesgo por invertir en emergentes se ve compensado por esta prima, y lo hace con creces, puesto que se trata de economías como ya hemos visto con buenos indicadores.

Fuente: Morgan Stanley, The Year of JPY Strength or When ‘Canaries’ Stop Singing, febrero de 2018

Por lo que respecta a la renta variable, encontramos también unas valoraciones muy razonables. Si nos fijamos en un indicador concreto, en este caso el PER de Shiller, podemos observar que los mercados emergentes no se han ajustado tanto como EEUU o lo mercados desarrollados.

Además, actualmente el sector tecnológico constituye casi el 30% del índice MSCI EM. Todos los demás, es decir, sectores con múltiplos reducidos, como materiales, energía, telecomunicaciones y suministros públicos, son cada vez menos relevantes, por lo que la tecnología cuenta hoy con la mayor proporción en cualquier índice principal de mercados emergentes por este motivo, especialmente en China.

En 2007, antes de la crisis financiera, las diez primeras posiciones del universo fueron Petrobras, Gazprom y muchos valores cíclicos de telecomunicaciones, con crecimiento reducido y múltiplos bajos. En estos momentos, las primeras diez posiciones son, en su mayoría, firmas tecnológicas, con múltiplos muy elevados. Empresas como Tencent, que es el equivalente de Facebook en China, o Alibaba, equivalente de Amazon, deberían contar con unos múltiplos mucho más elevados, y por ello hoy en día representan un sólido argumento de inversión; para nosotros, el argumento se basa en que la renta variable emergente está muy barata y puede reajustarse fácilmente como el mercado estadounidense.

Por último hay que tener en cuenta los posibles riesgos de políticas proteccionistas por parte de EEUU que pueden afectar al comercio global. Habrá que prestar atención a la evolución del USD y la subida de tipos.

Con este escenario, hay que estar preparados para poder aprovechar las opurtunidades que nos brindan estos mercados. Para ello desde Carmignac, nos presentan su fondo Carmignac Portfolio Emerging Patrimoine.

Este fondo multi-activo busca aprovecharse de las valoraciones atractivas en renta variable, buscando identificar empresas con elevada generación de cash flow, necesidades de capital reducidas y tendencias al largo plazo.

Por lo que respecta a la renta fija, la estrategia se basa en aprovechar los elevados rendimientos que ofrecen estos mercados. Los riesgos políticos son muy distintos que en los mercados desarrollados, y cada vez son menores, si embargo, las primas siguen siendo muy elevadas.