¿Cuánto tiempo transcurre desde que se identifica una oportunidad de inversión hasta que se ejecuta? – Avantage Capital

  • 08-06-2018

  • 2 minutos

Analicemos un proceso de inversión habitual desde que quien está siguiendo el mercado identifica una oportunidad de inversión hasta que el cliente la ejecuta. Pongamos que se tratase de un incremento del peso en renta variable. Tendría las siguientes fases:

Primera. Un gestor considera conveniente aumentar la exposición de los clientes a bolsa tras una reciente bajada de las cotizaciones provocada por cualquier motivo (referéndum Brexit, miedo a subidas de tipos, inestabilidad política, etc). Lo propone en el siguiente comité de inversiones quincenal.

Segunda. Al comité le convencen los argumentos, lo aprueba y lo comunica a la dirección comercial de la entidad.

Tercera. La dirección comercial se lo trasladada a sus banqueros privados, gestores personales, etc.

Cuarta. Los banqueros privados llaman o se reúnen con los clientes y les recomiendan aumentar la inversión en renta variable. Les proponen uno o varios traspasos desde fondos monetarios o de renta fija a productos de renta variable.

Quinta. Los clientes ordenan los traspasos

Sexta. Se trasladan las instrucciones a la entidad origen. Se reembolsa el fondo origen y se liquida en pocos días. Posteriormente se suscribe el fondo destino.

¿Cuánto tiempo ha transcurrido en total?

Varias semanas. Si estuviéramos ante una oportunidad como la que hubo tras el referéndum del Brexit o las caídas bursátiles de hace unos días por inestabilidad política en Italia o España, el cliente no la habría podido aprovechar. Y lo peor de todo, posiblemente ejecute los cambios cuando ya no tengan sentido.

Si la misma oportunidad la encuentra quien dirige la política de inversión de un fondo mixto flexible podría ejecutarla en ese momento. La diferencia entre ambos casos es abismal. Los mercados ofrecen constantemente oportunidades de inversión, unas más fugaces que otras. Tener la capacidad para aprovecharlas da mucha ventaja a los vehículos de inversión más flexibles.

A corto plazo esta ventaja puede parecer poco significativa. En parte porque muchas oportunidades no están claras hasta que es demasiado tarde. No obstante, cuando pasan los años se ve la diferencia en resultados de quien ha podido aprovechar algunas oportunidades y quién no.

El mercado puede sorprendernos en cualquier momento y por cualquier razón. Estar preparado (tener el análisis hecho o avanzado) y contar con la suficiente flexibilidad para actuar rápidamente es fundamental.