¿Cuántos meses tenemos por delante antes de que la economía entre en recesión?

  • 28-01-2019

  • 3 minutos

Conforme nos acercamos al final de ciclo y a una posible recesión, la renta fija va adquiriendo protagonismo como aliado de las carteras en momentos turbulentos del mercado.

A pesar del actual rally, alimentado por la Fed, muchos analistas coinciden en que la economía se dirige inevitablemente a una recesión. Sin embargo, los inversores que buscan diversificar aún tienen tiempo suficiente e incorporar bonos en cartera debería convertirse una prioridad absoluta.

“Dudábamos que el mercado pudiera darse la vuelta, pero gracias al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, que ha mostrado su faceta de caballero de brillante armadura, hemos empezado a respirar nuevamente y esperamos lo mejor”

Althea Spinozzi, especialista en renta fija de Saxo Bank, en referencia al rally visto en los últimos días del año.

Para ella, este repunte solo se produjo por la expectativa del mercado de que la Reserva Federal detenga el endurecimiento de la política monetaria o incluso relaje las condiciones.

Los inversores podrían estar ignorando que el ciclo actual comenzó hace mucho tiempo y en algún momento llegará a su fin inevitablemente”, recuerda.

¿Cuánto tiempo nos queda?

Para Spinozzi la única pregunta relevante en este momento es cuántos meses tenemos por delante antes de que la economía entre en recesión.

Sé que suena dramático, pero los comentarios del presidente de la Fed de alguna manera vinieron a verificar la realidad con respecto a lo que está sucediendo en los mercados. Desde SaxoBank creemos que la Reserva Federal tiene poco control sobre lo que está por venir”.

Y es que, dice, el daño ya está hecho. “La Fed podrá adoptar medidas que retrasen, o incluso, anticipen una recesión, pero parece muy poco probable que vayamos a poder evitarla”, dice.

¿Por qué es esto?

En 2018, la política monetaria del banco central y la posible guerra comercial entre Estados Unidos y China fueron los dos elementos que dieron dirección al mercado.

Este año, estima la gestora, la desaceleración económica mundial ocupará un papel aún más importante, pero a diferencia de los elementos como la política o la guerra comercial, no hay un remedio rápido que pueda aplicarse cuando el crecimiento económico empieza a ralentizarse.

Los inversores deben armarse de paciencia

Los inversores deben armarse de paciencia y comprender que no hay nada que la Fed, el Banco Central Europeo o el Banco de Japón puedan decir o hacer para revertir esto. Si el orden global de las cosas, y aquí nos referimos a los bancos centrales, la política y la economía, no operan en el mismo equilibrio que antes, entonces llega la recesión”, recuerda.

Esto no significa que haya que entrar en pánico.

Es posible que nos encaminemos hacia una recesión, pero aún no ha llegado, y los inversores tienen tiempo todavía para reorganizar su cartera con el fin de diversificar y crear un colchón. Es clave comprender dónde está el riesgo y dónde las oportunidades”, dice.

Spinozzi cree que el mercado de renta fija ofrece muchas oportunidades interesantes, sin perder de vista que los bonos proporcionarán un amortiguador a las carteras diversificadas en las que las posiciones en renta variable probablemente acusen una mayor volatilidad.

La deuda con vencimiento a corto plazo es la mejor opción

La deuda con vencimiento a corto plazo, de hasta tres años por ejemplo, es la mejor opción debido a una razón táctica clave: a medida que el mercado corrija, los bonos continuarán proporcionando un rendimiento específico hasta vencimiento”, afirma.

Pero una vez que el bono ha vencido, la especialista de Saxo Bank estima que la corrección de los mercados ya habrá tenido lugar, dando a los inversores la oportunidad de invertir en compañías que, con suerte, serán más baratas que ahora.

Althea Spinozzi, especialista en renta fija de Saxo Bank