Las decisiones de la Fed y el BCE confirman el sesgo acomodaticio acentuando los desequilibrios financieros

  • 02-08-2019

  • 3 minutos

Una política monetaria acomodaticia por parte de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo podría proporcionar algún alivio a corto plazo para un crecimiento lento y una inflación moderada, aunque amplía aún más los desequilibrios financieros y se enfrenta a la disminución de los rendimientos económicos, tal y como ha subrayado Giacomo Barisone, director general de calificaciones soberanas de Scope.

El pasado miércoles, la Reserva Federal redujo los tipos de interés 25 puntos básicos a 2% – 2,25% y dejó de reducir su balance dos meses antes. El presidente Jerome Powell señaló que éste no era el «comienzo de una larga serie de recortes de tipos», aunque abre la puerta a nuevos recortes. La semana pasada, el BCE mantuvo sin cambios los tipos de interés, pero indicó un claro sesgo de relajación durante el primer semestre de 2020. El BCE pidió a los comités pertinentes del Eurosistema que examinaran la forma de reforzar su orientación de expectativas, desarrollar medidas paliativas, como un sistema escalonado de remuneración de reservas, y opciones sobre el volumen y la composición de posibles nuevas adquisiciones de activos netos.

Las acciones de la Reserva Federal están en línea con las expectativas de Scope y a pesar de la declaración de Powell, Scope todavía espera un recorte adicional de 50 puntos básicos para finales de 2020. La Reserva Federal se enfrenta a la perspectiva de una reducción de la inflación y de menores expectativas de inflación, a la debilidad del mercado laboral para frenar las presiones inflacionistas derivadas de posibles limitaciones, a un creciente consenso en torno a un tipo de interés más bajo y neutro, y a la persistencia de las incertidumbres en torno a las perspectivas mundiales.

Del mismo modo, cuando se celebre el 12 de septiembre la reunión del BCE sobre política monetaria, Scope espera que se anuncie una nueva relajación. Esto podría incluir la reducción del tipo de interés de los depósitos, desplazando aún más el tipo de interés desde el actual -0,4%, con la adopción de medidas de mitigación para las entidades de crédito. El programa TLTRO III del BCE se pone en marcha el mes que viene.

«Aunque los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal y del BCE han decidido claramente que es necesaria una relajación monetaria para garantizar que las condiciones financieras sigan siendo favorables para la economía, la acumulación de riesgos sobre los precios de los activos -incluidas las valoraciones ya extremas en los mercados de bonos- y las acciones de deuda son motivo de preocupación. Los bajos tipos pueden incentivar a los gobiernos a posponer reformas difíciles y la consolidación fiscal, y en su lugar pedir préstamos mientras la situación es buena».

Giacomo Barisone, director general de calificaciones soberanas de Scope

«Cualquier deterioro estructural significativo de los déficits presupuestarios en la actualidad, mientras que la economía mundial está creciendo, aunque a una tasa de crecimiento algo reducida, reduce el margen de maniobra fiscal en caso de una futura recesión económica grave o una crisis financiera», ha apuntado Barisone.

El reciente cambio de marco hacia un objetivo de inflación simétrico de alrededor del 2% sugiere que la inflación puede desviarse en ambos extremos. Esto representa a largo plazo una relajación de la política monetaria mientras podría tolerarse una inflación ligeramente superior al 2% siempre y cuando la desviación no sea significativa o sostenida.

«Las previsiones de las encuestas sobre las expectativas de inflación han caído en la zona del euro, a cinco años vista, hasta el 1,7% en el tercer trimestre de 2019. Esto significa que una postura acomodaticia por parte del BCE está probablemente justificada», ha comentado Barisone. «Sin embargo, en esta fase, el BCE deberá ser consciente de la disminución de los beneficios para el crecimiento y la inflación de sus políticas y preservar los instrumentos disponibles para el futuro en caso de que las condiciones económicas se deterioren más gravemente».

Giacomo Barisone, director general de calificaciones soberanas de Scope

Para el experto, existen áreas de resiliencia en la economía mundial que sugieren que los responsables de la formulación de políticas deberían ser más flexibles, pero con cautela. No se debería ignorar el aumento del empleo, con un desempleo de la zona euro del 7,5% en junio y un repunte de las nóminas no agrícolas de los EE.UU. a 224.000 en junio. Además, recalca que el aumento de los salarios, con tasas de crecimiento salarial superiores a la media histórica en Europa y del 3,1% anual en Estados Unidos está apuntalando el gasto de los hogares. Dicho esto, los sectores manufactureros, sensibles al comercio mundial y a la inversión empresarial, se han debilitado, recalca Giacomo Barisone.

La inflación general de la zona euro fue de sólo el 1,1% interanual en julio, con una inflación subyacente del PCE estadounidense de sólo el 1,6% interanual. El crecimiento de la zona euro se ralentizó hasta el 0,2% intertrimestral en el segundo trimestre.

«En estas circunstancias, el BCE no pondrá fin a una política monetaria no convencional, y los tipos de interés de las operaciones principales de financiación se mantendrán en el 0%, como mínimo, hasta finales de 2020. Por otra parte, el retorno al QE es probablemente más una cuestión de cuándo, y no de si, incluso si los límites de compra autoimpuestos tuvieran que ser revisados en ese caso».

Giacomo Barisone, director general de calificaciones soberanas de Scope