¿Demasiado bueno para ser verdad? Previsiones semanales de Allianz GI

  • 08-02-2019

  • 4 minutos

Los datos más recientes del mercado laboral estadounidense (principalmente el número de nuevos empleos creados) o el índice de gestores de compras ISM del sector manufacturero, dieron nuevas espectativas a los optimistas. Ambos datos resultaron mucho mejores de lo esperado, y con el telón de fondo del cierre del gobierno más largo de la historia de EE. UU. Y por cierto, según la Oficina de Presupuesto del Congreso, el cierre, derivado de la disputa sobre los presupuestos, parece haber tenido unas repercusiones sobre la economía estadounidense mucho menores de lo que se temía inicialmente: se prevé que el crecimiento del PIB real de 2019 crezca solo un 0,02% menos de lo esperado con anterioridad. Además, según el presidente estadounidense Trump, las negociaciones sobre el comercio con China «avanzan muy bien», mientras que la evolución de los beneficios de las empresas de EE. UU., tras la temporada de resultados del 4º trimestre, ha sido mucho mejor de lo supuesto anteriormente, en un contexto de ralentización de la dinámica económica o impacto negativo del persistente conflicto comercial: más de un 70% de las empresas superaron las estimaciones de los analistas (a 4 de febrero).

¿Es la evolución económica actual, por lo menos en EE. UU., demasiado buena para ser verdad? ¿O los inversores ya han descontado las posibles decepciones –económicas o específicas de las empresas– en los precios? El apetito de riesgo parece por lo menos regresar: las primas de riesgo de la deuda corporativa de EE. UU. y Europa se han vuelto a estrechar, los mercados de renta variable mundiales casi lograron resarcirse de las caídas de diciembre, mientras que la demanda de deuda pública de mercados emergentes ha subido fuertemente en las últimas semanas, según el proveedor de datos EPFR (Emerging Portfolio Fund Research, Inc.), en unos 9.000 millones de USD desde principios de año. Por último, la decisión sobre los tipos de Australia dio una idea sobre cómo otros bancos centrales de los mercados emergentes reaccionarán ante el giro de la Fed (además de varios bancos centrales de Europa del Este, también decidieron sobre la orientación de su política monetaria los de Brasil, la India, México y Rusia).

No obstante, hay que tener prudencia:

  • Los datos económicos mundiales registraron en enero el mayor retroceso en ocho años y se han deteriorado en 11 de los últimos 12 meses. Aunque la coyuntura mundial sigue creciendo actualmente en torno a su tasa potencial, las señales de advertencia de finales de ciclo son más evidentes.
  • El 15 de febrero podría volver a cerrarse el gobierno de EE. UU. si los republicanos y los demócratas no alcanzan un acuerdo sobre el presupuesto.
  • El 17 de febrero se prevé que los EE. UU. publiquen su estudio relativo a los aranceles sobre las importaciones de automóviles de la Unión Europea.
  • El conflicto comercial entre EE. UU. y China podría, tal vez, zanjarse de momento con un compromiso (la fecha límite es el 1 de marzo), si bien los aranceles del 10% sobre las importaciones de bienes por un valor de 200.000 millones de dólares estadounidenses podrían permanecer por ahora.
  • La incertidumbre sobre un Brexit sin acuerdo (fecha límite: 29 de marzo) lastra la confianza de la industria manufacturera británica; el valor del subcomponente de mantenimiento de existencias ha subido entretanto a su máximo nivel desde que se registra el índice.

Claves de la próxima semana

En EE. UU., en la próxima semana destacan los siguientes indicadores económicos, aunque algunos podrían retrasarse debido al cierre del gobierno:

  • En parte debido a la caída del precio del petróleo, el repunte de los precios al consumo debería de aflojar ligeramente, mientras que por otra parte, su tasa básica podría reflejar gradualmente la inflación salarial (ambos datos el miércoles). En este contexto, también despertarán interés las ventas minoristas y el dato preliminar de la confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan (ambos el viernes).
  • El Empire State Manufacturing Index (viernes), que mide la confianza de la industria en el Estado de Nueva York, podría apuntar, como los datos más recientes del índice de gestores de compras ISM, a una mejora de la confianza, respaldado por unas mejores cifras de producción industrial (viernes).

En Europa la atención se centrará, además de en la producción industrial (miércoles), sobre todo en las cifras preliminares del crecimiento económico del 4.º trimestre de 2018, no solamente de Europa sino también de Alemania (jueves). La continua incertidumbre sobre el Brexit podría afectar en el Reino Unido, entre otros datos, la producción industrial (lunes), los precios inmobiliarios y al consumo (miércoles), las ventas minoristas (viernes) o hasta la estimación preliminar del crecimiento económico del 4.º trimestre (lunes).

En Asia, tras las celebraciones de Año Nuevo, la atención se dirigirá sobre todo a los datos de comercio (jueves) o los precios al consumo (viernes) de China. También debería de prestarse atención al crecimiento económico anualizado de Japón (jueves).

Active is: mantenerse en movimiento

A principios de este año apuntamos en nuestras «Claves de la próxima semana» que, según una encuesta de la American Association of Individual Investors, la ponderación del efectivo había aumentado hasta un máximo desde 2013 de casi el 22%, mientras que ahora esta cifra se eleva al 13%, el nivel más bajo desde hace un año. Mientras tanto, los bajistas también han modificado sus posiciones, de modo que la proporción de participantes del mercado alcista ha registrado un considerable aumento últimamente, mientras que la volatilidad de los mercados de renta variable ha disminuido. Es difícil saber a primera vista si esto es un signo de confianza en los mercados o uno de indolencia. No obstante, desde una perspectiva técnica, en algunas regiones ya se han alcanzado unos niveles de ligera sobrecompra según los índices de fuerza relativa (RSI).

Algunas cosas pueden efectivamente ser demasiado buenas para ser verdad.