Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Los desafíos de la industria financiera en España

  • 02-01-2020

  • 4 minutos

El IEB, ha publicado ‘Los desafíos 2020 de la industria financiera en España’, un análisis con la visión de expertos del Claustro sobre el entorno macroeconómico actual, las megatendencias de inversión y alternativas de ahorro para los españoles así como sobre las tendencias de la banca europea y el futuro del sector, marcado por el proceso de digitalización y la sostenibilidad.

Asimismo, plantea temáticas específicas como el uso de los ETFs en la industria de los fondos, el despegue de los Search funds, los desafíos de la banca privada, el nuevo paradigma monetario y la criptoeconomía, la re-evolución Fintech y los refugios para la inversión en el 2020.

¿Cómo le afecta la situación macroeconómica a la industria financiera?

Aurelio García del Barrio, director del MBA con especialización en finanzas del IEB, abre el informe con una reflexión sobre cómo le afecta la situación macroeconómica a la industria financiera. En un entorno en el que la expansión del PIB español ha pasado a depender prácticamente de un consumo privado que lleva demasiado tiempo presionado por la carga fiscal, ha llegado el momento en que la misma (bajadas de impuestos) y la política económica (reformas estructurales dirigidas a mejorar la competitividad) tomen el relevo a la ya casi exhausta política monetaria. Salvo la introducción de medidas específicas, entramos en una etapa en que los niveles de crecimiento inferiores al 2% serán la nueva normalidad.

En términos de tipos de interés, el efecto que han producido los tipos cero al sector financiero, se traduce en que los márgenes se han estrechado y ha aumentado la presión para que haya concentración en el sector. Se han acelerado los procesos de concentración bancaria, pues al fusionarse varias entidades pueden reducir sus costes y mejorar su rentabilidad. Además, el sector de la gestión de activos se ha visto obligado a apostar por fondos más baratos y productos alternativos para tratar de arañar algo de rentabilidad.

Tendencias de la banca europea y perspectivas de la banca española en 2020

“Enormes, por su importancia, son los retos a los que se enfrenta la banca europea en 2020. La lentitud en la toma de decisiones que ha caracterizado al viejo continente frente a la agilidad y determinación del sector al otro lado del Atlántico es definitiva”.

Juan Abellán, director del Máster en Finanzas y Banca Digital del IEB y Socio Director de Formathe Consultores

Abellán señala que Europa no parece finalizar jamás sus ajustes. “El principal reto es conseguir una unión bancaria europea, capaz de robustecer un sector atomizado y con fuertes debilidades”. El peso de la deuda pública y activos tóxicos en los balances en los países del sur y una eficiencia paupérrima en los del norte, junto a la incapacidad para meter de forma definitiva el bisturí en sus entidades, sitúa a la banca europea en una posición ciertamente débil para afrontar los retos que ya están encima de la mesa y que son del presente.

Pero no todo Europa ha funcionado igual. En España, el sistema financiero ha hecho sus deberes, aunque todavía quedan enormes retos que afrontar y que irán implementándose en 2020. El sistema financiero español, ha saneado a pulmón 334.473 millones de euros de crédito promotor y constructor, limpiando sus balances de activos tóxicos, un enorme esfuerzo que, sin embargo, le sitúa como el más ajustado en capital (ratio CET 1)”.

Juan Abellán

Alternativas de inversión para los ahorradores en España

Por su parte, Javier Niederleytner García, Profesor del Máster en Bolsa y Mercados Financieros del IEB, recoge en el informe que el año 2020 sin duda va a estar marcado de nuevo en la Industria financiera en España por los bajos tipos de interés, situación que afecta en dos vertientes: por un lado, el descontento de los ahorradores que ven como durante mucho tiempo sus depósitos no ofrecen ninguna rentabilidad y, por otro lado, porque sus márgenes financieros, que obtienen mediante la concesión de préstamos, se van a estrechar aún más, ante la sensación de los inversores de que no vienen buenos tiempos para la economía, con la consiguiente reducción de la propensión al endeudamiento.

“El reto para 2020 es profundizar en la potencial rentabilidad de los ahorros, ligándola con el riesgo. Los ahorradores españoles se han fijado siempre mucho más a la hora de invertir en el parámetro riesgo, más específicamente en el riesgo cero. Ese es el gran reto, hacer una clasificación de ese riesgo y saber explicar a los ahorradores las posibles rentabilidades asociadas a esos niveles de riesgo”.

Javier Niederleytner García, Profesor del Máster en Bolsa y Mercados Financieros del IEB

Asociado a esto, las entidades financieras tienen que ampliar el abanico de productos que hoy por hoy no llegan a los inversores. Por ejemplo, en bonos corporativos o high yield, que muchos ahorradores desconocen. Los bonos corporativos ofrecen rentabilidades, sin duda, superiores a los depósitos y su riesgo puede ser cuantificado fácilmente.

La ‘re-evolución’ Fintech y sus desafíos

“En este contexto, los bancos están inmersos en un proceso de transformación y quieren desarrollar modelos como las fintech, lo que ha dado lugar a la nueva Banca Digital. No sólo el acceso, que es lo que hemos vivido estos últimos años con la Banca por Internet, y ni siquiera la llegada de las apps móviles para generar un modelo de Banca Móvil. Es un cambio más profundo, es todo esto y más, se trata de la re-evolución de la banca a un modelo totalmente digital. Y en ese proceso de transformación y evolución, ni bancos ni fintech se quedan parados, con lo que hacen su aparición los nuevos bancos, los neobanks”.

Miguel Ángel Barrio, codirector del Programa Directivo de Innovación Digital y Fintech del IEB y Head of Entelgy Digital

Precisamente, Salvador Casquero, profesor del Programa Directivo de Innovación Digital y Fintech del IEB y presidente del neobanco 2gether, explica que “el nuevo paradigma monetario es el mundo criptodivisado. Un mundo en el que empiezan a florecer cientos y cientos de nuevos tokens con los que los emprendedores construyen sus economía personalizadas, localizadas y optimizadas para cubrir su necesidad empresarial haciendo uso de este nuevo dinero inteligente, un nuevo dinero avalado por los activos reales que ellos mismos producen”.