Deuda Emergente a vencimiento fijo, un vehículo de inversión con gran potencial

  • 07-11-2019

  • 2 minutos

A nivel macro, las economías emergentes siguen manteniendo el interesante ritmo de crecimiento que iniciaron hace 20 años y que les ha situado como generador de cerca del 60% del crecimiento del PIB mundial. Claramente, los países emergentes no pueden considerarse ya como un nicho. Además, tal y como publicaba el FMI a principios de año, el diferencial de crecimiento entre países emergente y desarrollados se empieza a ampliar aún más, algo que no hemos visto desde 2010 y nos hace prever un aumento en el número de emisores y emisiones con atractivos rendimientos durante los próximos años.  

La Deuda Emergente está en un momento óptimo. Su capacidad para ofrecer retornos atractivos y baja volatilidad son un gran aliciente para inversores con visión a medio y largo plazo, y una vía clara de aprovechar las oportunidades existentes y obtener atractivos rendimientos. Por ello, no dudamos en lanzar el pasado mes de mayo -ya cerrado a nuevas inversiones- el fondo denominado en dólares Mirabaud Emerging Market 2024 Fixed Maturity, que ha mostrado una magnífica evolución: se cerró con una TIR estimada del 8% y duración modificada de 3,14 años, diversificando en más de 30 países. 

Mirabaud Fixed Maturity 2025

Sus excelentes resultados y el enorme apetito que hemos detectado aún por parte de los inversores nos han hecho abrir el pasado 25 de octubre una nueva estrategia, Mirabaud Fixed Maturity 2025, denominada en euros, que permite avanzar hacia resultados sin que la volatilidad a corto y los problemas de falta de liquidez nos desvíen del objetivo final.  

Apenas cinco días después de su salida al mercado, Fixed Maturity 2025 batió nuestras propias expectativas al haber logrado captar la atención de más de 500 inversores, lo que lo convirtió en “traspasable”, por lo que el interés por el fondo ha seguido creciendo y estamos seguros de que continuará haciéndolo hasta que finalice su periodo de comercialización, el próximo 25 de noviembre. 

Se trata de una estrategia a vencimiento fijo (el vencimiento medio de la cartera es de 4,7 años, lo que se traduce en una duración de 3,7 años) liderada por Daniel Moreno con un enfoque buy and hold, construida sobre las mejores ideas de inversión en Deuda Emergente, emitida por más de 50 emisores y 30 países diferentes. Existen distintas ventajas invirtiendo con un enfoque buy and hold a vencimiento fijo. Una de ellas es que se reducen los costes por operaciones comparado con los de los bonos individuales y los fondos tradicionales. Por otro lado, como antes comentábamos, casi eliminamos el riesgo de liquidez que, a día de hoy, es un factor que está teniendo un efecto considerable en las variables de retorno y riesgo.

Calidad crediticia de BB-

Con esas premisas, y el magnífico momento por el que atraviesan los mercados emergentes, contamos para esta nueva estrategia con una TIR bruta estimada del 3,8% y un cupón estimado del 4% en euros tras descontar los costes de cobertura estimados. La calidad crediticia de la cartera será de BB-. 

Al configurar nuestras carteras de Deuda Emergente, en Mirabaud defendemos, como siempre hemos hecho, una gestión de convicción. En un momento en el que los tipos de interés caen sin freno y comienzan a extenderse vaticinios acerca de una preocupante desaceleración de la economía mundial, encontramos en la Deuda Emergente un vehículo de inversión con gran potencial. Creemos que es un momento perfecto para tomar ventaja de ello.