Día Mundial del Agua: las gestoras reflexionan sobre nuestro recurso más preciado

  • 22-03-2019

  • 9 minutos

El agua es el recurso más preciado, el recurso esencial para el desarrollo de la vida humana ya que sin ella la vida no sería posible. Cerca del 70% de la superficie de la Tierra está cubierta por el agua y los océanos contienen aproximadamente el 96,5% de toda el agua existente en nuestro planeta. De esta forma, la mayor parte de la superficie está cubierta de agua y nosotros mismos, los seres humanos, somos agua en nuestra mayoría. Por este motivo hoy, 22 de marzo, Día Mundial del Agua, las gestoras de fondos de inversión, en concreto, Edmond de Rothschild AM, UBS AM, La Française y AXA IM reflexionan sobre nuestro recurso más preciado.

Según el World Water Council, el no tener acceso a agua potable o las enfermedades relacionadas con la impureza del agua causan más muertes que la peor de las guerras. Las cifras asustan: la falta de agua potable provoca la muerte de más de 3,5 millones de personas al año. Además, la lucha por controlar este recurso ha causado alrededor de 300 conflictos bélicos en los últimos sesenta años, según The World’s Water.

Jean-Philippe Desmartin, Director del Equipo de Inversión Responsable de Edmond de Rothschild AM

El agua es cada vez más demandada y necesita ser protegida. 2.100 millones de personas necesitan desesperadamente el «oro azul», según un informe publicado el martes pasado por la UNESCO. El acceso inadecuado a los servicios de agua potable y saneamiento provoca cada año 780.000 muertes por disentería y cólera, mucho más que las víctimas de conflictos, terremotos y epidemias, según el mismo reporte. Un número cada vez mayor de grandes ciudades en todo el mundo se enfrentan a una importante escasez de agua. Cuando llegue el «día cero», los grifos estarán secos. Por ejemplo, la peor crisis del agua en casi una década afecta actualmente a Manila. Los retrasos en la construcción de infraestructura y el aumento de la demanda son la causa de todos los males de la capital de Filipinas.

El oro azul se enfrenta a desafíos tan importantes que el Foro Económico Mundial ha clasificado las crisis del agua como uno de los cinco mayores riesgos globales a los que se enfrenta el planeta en términos de impacto en su Informe de Riesgos Globales 2019. Esta organización internacional independiente destaca que «una serie de factores agravantes pueden empujar a más megaciudades hacia el día cero del agua», incluyendo el crecimiento de la población, la industrialización o la debilidad de las infraestructuras. También denuncia las «políticas polarizadas y cortoplacistas» que ponen en peligro los recursos hídricos.

Jean-Philippe Desmartin, Director del Equipo de Inversión Responsable de Edmond de Rothschild AM

El agua es un recurso escaso. Se estima que sólo el 1% del agua de la tierra es utilizable. Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, el agua salada representa el 97% de las reservas totales, mientras que el 2% del agua dulce está congelada en casquetes polares y glaciares. Por otra parte, las reservas de agua dulce líquida están repartidas de manera desigual entre los países con grandes reservas y un número cada vez mayor de países que sufren de escasez de agua. Al mismo tiempo, el calentamiento global, junto con el crecimiento de la población y el aumento de la huella hídrica per cápita, están ejerciendo una presión cada vez mayor sobre los recursos y exacerbando la competencia entre los usuarios y el consumo de agua.

Este líquido es fundamental para la mayoría de las actividades humanas, ya sea en la agricultura, la industria y las necesidades domésticas e incluso recreativas. La gente habla del «agua virtual» necesaria para fabricar un producto o prestar un servicio. Según la Water Footprint Network, se calcula que se utilizan un promedio de 10.000 litros de agua para fabricar un kilo de algodón, mientras que un kilo de carne de vacuno requiere aproximadamente 15.000 litros.

Una llamada a la acción

No se pierde toda esperanza mientras exista una conciencia por parte de todos los gobiernos y ciudadanos. A diferencia de los productos básicos como el petróleo, el agua es una fuente renovable. Existen soluciones para evitar el desperdicio y la escasez. El progreso tecnológico está abriendo un importante abanico de soluciones potenciales, como el uso de Big Data para gestionar las precipitaciones para un riego más inteligente de los cultivos o los avances bioquímicos que hacen más accesible la desalinización del agua de mar por ósmosis inversa. Si queremos conservar el oro azul, también tendremos que cambiar nuestros hábitos de consumo y nuestros métodos de producción.

Las empresas han estado comunicando más que nunca en 2018 sobre su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS) para 2030, cubriendo campos muy diferentes, incluyendo el agua limpia y el saneamiento. Se dirigen en primer lugar y sobre todo a los gobiernos. También se ha pedido a las empresas privadas y a los inversores que contribuyan. Las iniciativas públicas y privadas han crecido rápidamente durante más de dos años. Los ODS fueron integrados en nuestra investigación macro (deuda soberana) en abril de 2017 y micro (emisor) ESG en abril de 2018.

Álvaro Cabeza, Iberia Market Head en UBS AM

A medida que la población mundial aumenta, la presión sobre los recursos naturales es cada vez mayor, lo que a su vez perjudica la prosperidad social y económica. El principal desafío no es sólo el crecimiento de la población per se, sino también cómo y dónde tiene lugar ese crecimiento debido a su impacto sobre la gestión de los recursos. La urbanización es uno de los principales motores del crecimiento del PIB, pero también un tipo de organización con una alta demanda de recursos hídricos. A medida que la urbanización sigue avanzando, en particular en África y Asia, los recursos hídricos, cada vez más escasos, cobrarán cada vez más importancia sobre la humanidad. Además, la mejora de los niveles de vida y la industrialización en curso en los mercados emergentes ejercerán una mayor presión sobre la distribución del consumo mundial de agua. Si no se gestionan los limitados recursos hídricos del planeta, los costes sociales y económicos serán enormes. La otra cara de la moneda de este escenario es que, si el mundo puede aprovechar sus limitados recursos hídricos, los beneficios para la humanidad serán enormes y se traducirán en un caso de inversión convincente.

Las tendencias a largo plazo, como el crecimiento demográfico, la urbanización, el aumento del nivel de vida, la industrialización en los mercados emergentes, la falta de infraestructuras y el cambio climático, limitan las posibilidades de encontrar un equilibrio entre la oferta y la demanda de agua. Cada tendencia influye en los subsectores del agua de diferentes maneras, por lo que esperamos un enorme potencial de crecimiento. Estimamos que el mercado mundial del agua tiene actualmente un valor de más de 600.000 millones de dólares anuales. La mayor categoría, con un 35%, es el tratamiento de aguas residuales, y el 65% restante se atribuye principalmente a la provisión de equipos de agua que suministran los medios para la exploración, distribución y tratamiento del agua. En términos generales, se puede categorizar al sector de servicios públicos de agua como usuarios y consumidores de infraestructuras (demanda) y a los proveedores de equipos industriales como beneficiarios de estas inversiones (oferta).

Las nuevas tendencias, como el tratamiento del agua de lastre, siguen siendo en la actualidad nichos de mercado, independientes del gasto en infraestructuras y servicios de agua, pero ofrecen una oportunidad de regulación. Las perspectivas de crecimiento a largo plazo son convincentes, ya que esperamos que la demanda de agua supere la oferta en las próximas décadas, lo que requerirá inversiones adicionales en equipos de agua. Esperamos que las inversiones temáticas para superar los retos del agua superen el índice MSCI World durante este ciclo económico. Teniendo en cuenta que nos referimos a tendencias a largo plazo, y suponiendo que no haya una interrupción repentina, recomendamos que se establezca una exposición bien diversificada a esta temática, en este momento.

Álvaro Cabeza, Iberia Market Head en UBS AM

El tema de la inversión en agua es menos cíclico (alta exposición al sector de servicios públicos), pero no es no cíclico dada su exposición al sector industrial, que está sujeto a ciclos económicos. Por lo tanto, nuestro rendimiento proyectado a largo plazo en relación con el mercado en general podría desviarse. La actividad inversora de las autoridades locales también está vinculada a nuestro tema de inversión. A pesar de los ciclos de reinversión actualmente insostenibles en los mercados desarrollados y de aquellos en desarrollo (véase el ejemplo de Ciudad del Cabo), los organismos de gobierno municipal pueden intentar posponer las inversiones que a día de hoy son tan necesarias.

En este contexto, entran en juego las denominadas asociaciones público-privadas, en las que las empresas privadas asumen un cierto grado de riesgo operativo y financiero, al tiempo que se unen al sector público en la prestación de servicios públicos. Desde la crisis de los mercados financieros, hemos observado una recuperación de las inversiones totales. Sin embargo, la participación del sector privado depende en gran medida de la capacidad de préstamo de los mercados de capitales y de los bancos. Cualquier incertidumbre puede llevar a una reducción de la inversión, por lo que la percibimos como una fuente de riesgo.

Por último, otro riesgo se deriva de cualquier cambio potencial en las políticas relacionadas con el agua que pueda perjudicar el entorno operativo (regulaciones y tarifas) en regiones como Europa, Estados Unidos o China. Estos cambios pueden afectar, en particular, al sector de los servicios de suministro de agua, que depende en gran medida de la acción política. Los proveedores de equipos también se verían perjudicados indirectamente si las empresas de servicios públicos redujeran sus respectivas inversiones en infraestructura debido a la falta de rentabilidad. Seguimos de cerca el sector del agua e intentamos anticiparnos a los cambios, pero no podemos excluir cambios repentinos de política como un riesgo para nuestra postura positiva a largo plazo en el sector.

Nina Lagron, CFA y gestora senior de La Française AM

Mitigar el riesgo del agua es una prioridad para muchas grandes empresas como parte de su iniciativa para mejorar la sostenibilidad de la cadena de suministro. Dentro de la mayoría de las industrias, es la cadena de suministro y no sus propias operaciones las que crean la mayor parte del impacto ambiental. Para tener contento a un creciente contingente de consumidores y de inversores cada vez más conscientes de las iniciativas ESG, resulta clave el ofrecer resultados tangibles en cuanto a reducción de costes y del riesgo climático, además de la búsqueda de la sostenibilidad de la cadena de suministro. Cada vez más, los consumidores quieren comprar productos para minimizar su huella ambiental, a menudo dando prioridad a las empresas que tienen una oferta más sostenible. Por su parte, los inversores buscan maximizar el impacto positivo a través de la asignación de activos en sus fondos.

La adquisición de energía limpia y la eficiencia energética seguirán siendo las medidas más abordables para que los proveedores se orienten hacia la sostenibilidad. Esto se debe a los vínculos directos entre la reducción de costes, porque la reducción del consumo de agua alivia directamente los riesgos asociados con la sequía y mejora la productividad agrícola de los proveedores de la industria de alimentos y bebidas.

Nina Lagron, CFA y gestora senior de La Française AM

Iniciativa de Walmart

La iniciativa puesta en marcha por Walmart para que sus principales proveedores de uva (una de las mayores categorías de la empresa) reduzcan el uso de agua y de fertilizantes es un buen ejemplo de cómo este minorista líder ha aprovechado sus conocimientos en su amplia base de proveedores para generar un impacto positivo: «Walmart ha trabajado con sus proveedores en California, Chile, México y Perú y ha definido un objetivo de mejora del 20% en cada uno de sus puntos prioritarios de rendimiento, en cuanto al uso de agua y al de fertilizantes. Estos objetivos se ajustan a la Nueva Visión para la Agricultura del Foro Económico Mundial, que proporciona orientación sobre las medidas necesarias en todas las categorías de alimentos para alimentar al mundo de manera sostenible». Los proveedores de Walmart reportan su progreso cada año. Uno de sus principales productores de uva mexicana ha utilizado redes de sombra para reducir el uso de agua en un 25% y el uso de fertilizantes en un 10%. Esta práctica agrícola inteligente con respecto al agua también ha permitido al proveedor aumentar los rendimientos entre un 10 y un 15 por ciento y, por lo tanto, aumentar su propia rentabilidad.

Este es sólo un ejemplo de cómo las iniciativas ESG pueden dar paso a situaciones en las que todos salen ganando, en las que la reducción de la huella medioambiental se traduce en una reducción de costes y una mayor rentabilidad en toda la cadena de valor.

La implementación de tales iniciativas ha demostrado ser mutuamente beneficiosa tanto para los clientes como para los proveedores. Estos últimos aseguran haber registrado un ahorro total de 14.000 millones de dólares en el informe Scaling Up Sustainable Supply Chains, publicado por CDP, anteriormente conocido como Carbon Disclosure Project (Proyecto de Divulgación del Carbono).

Por eso, en La Française nos centramos en las «empresas en transición» que no sólo generan un impacto positivo cuantificable, sino también una inversión alfa.

Amanda O’Toole, gerente de cartera en el fondo AXA Framlington Global Thematics

Hoy en día, alrededor de cuatro mil millones de personas viven sin un suministro de agua fiable durante al menos un mes del año. Cuando se combina con el hecho de que la población mundial crece actualmente en 200,000 personas cada día, está claro que, sin actuar, la cantidad de personas que enfrentan la escasez de agua aumentará en las próximas décadas. El coste humano y las implicaciones para la sociedad serían severos de no actuar con rapidez.

El crecimiento del PIB mundial significa que, en promedio, la población se está haciendo más rica y el nivel de vida está aumentando. La transición asociada en algunas áreas de una dieta basada en cereales a un mayor consumo de proteínas; la proliferación de bienes de consumo y el proceso de urbanización continua exacerban el problema de la escasez de agua al aumentar el consumo de agua per cápita.

Resultado de imagen de amanda otoole

Amanda O’Toole, gerente de cartera en el fondo AXA Framlington Global Thematics

El crecimiento estructural en la demanda de un recurso escaso como el agua debería aumentar su precio, motivando la inversión para aumentar la eficiencia con la que consumimos agua en todas las áreas de la economía. Además de esta simple señal económica, la regulación está forzando una mejor gestión del agua en algunas áreas y las expectativas de los consumidores están creando una demanda de marcas para implementar soluciones. Aquellas compañías cuyos bienes y servicios apoyan este cambio hacia una mejor administración del agua se benefician del crecimiento secular en la demanda a largo plazo.

Existen numerosas tecnologías disponibles que respaldan este impulso para proteger los recursos hídricos, reducir el consumo de agua y aumentar su reutilización. Vemos un mayor enfoque en este tema por parte de las empresas de múltiples industrias y geografías. Por ejemplo, están surgiendo soluciones innovadoras: la tecnología de sensores en aplicaciones industriales, los grandes datos en la agricultura y el uso de enzimas en detergentes. Esto crea numerosas oportunidades de inversión a medida que las empresas responden a la necesidad de cambio y ofrecen tecnologías más sostenibles a sus clientes.