Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Día Mundial de la Naturaleza: ¿cómo integran los selectores la ISR en las carteras?

  • 03-03-2020

  • 6 minutos

Cada 3 de marzo se celebra el Día Mundial de la Naturaleza, proclamado por la Asamblea General de la ONU el 20 de Diciembre de 2013. La fecha marca el aniversario de la aprobación en 1973 de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Floras Silvestres, la cual juega un destacado papel en la protección de la especies frente al comercio internacional.

Justo este es el motivo por el cual el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 15 se centra en detener la pérdida de biodiversidad, protegiendo los ecosistemas terrestres.

Día mundial de la naturaleza: vida de ecosistemas terrestres
Fuente: Naciones Unidas

¿Cómo integran los selectores la ISR en las carteras?

Hace un mes lanzamos la segunda edición de nuestra encuesta anual sobre Inversión Socialmente Responsable (ISR). Por ello hoy, con motivo del Día Mundial de la Naturaleza, os queremos hacer llegar los resultados del estudio en la que participaron más de 150 profesionales de la industria de fondos de inversión.

¿Llevas a cabo algún tipo de Inversión Socialmente Responsable?

Del total de profesionales encuestados, cerca del 64% declara que posee inversiones socialmente responsables en sus carteras, mientras que el restante 36% afirma que no desarrolla esta tipología de inversión. Se trata de unos mejores datos para la industria respecto al año pasado, cuando el porcentaje del «No» sobresalía con un 53%.

Tras esta pregunta, la encuesta se divide entre cuestiones destinadas a conocer cómo invierten los profesionales de manera sostenible y, por otro lado, cuáles son los motivos de aquellos que no lo hacen.

Profesionales que siguen una ISR

¿Qué estrategias utilizas para llevar a cabo una Inversión Socialmente Responsable?

La Inversión Socialmente Responsable se puede conseguir, principalmente, con tres estrategias: exclusión, integración e inversión de impacto. Pues bien, el 82% de los selectores utiliza la integración de criterios ESG en sus estrategias. En menor medida, el 52% excluye aquellas empresas con actividades controvertidas y el 40% sigue una inversión de impacto. En los gráficos se puede observar la comparativa respecto al año anterior. Destacamos cómo la inversión de impacto ha sido la que más notoriedad ha ganado.

Gráfico 1: Estrategias utilizadas para llevar a cabo una ISR

El conjunto de profesionales que excluye a las empresas con objetos sociales y prácticas controvertidas de sus carteras apunta a las fabricantes de armas como las más excluidas, seguidas de entidades dedicadas a la pornografía, actividades de juego y las tabaqueras. Las empresas de bebidas alcohólicas, energía nuclear también suelen ser eliminadas, aunque en un porcentaje menor.

En cuanto a la integración de criterios ESG, el grupo de los factores medioambientales vuelven a ser, en término medio, los más seguidos por los selectores. Individualmente la protección de los Derechos Humanos (factor social), la reducción de la contaminación (factor medioambiental) y la adopción de políticas contra el cambio climático (factor medioambiental) son los favoritos a la hora de seleccionar entidades.

Por último, la inversión de impacto ha sido medida a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. De los 17, el objetivo 13 «Acción por el clima» ha sido un año más el más votado, seguido del «agua limpia y saneamiento», «ciudades y comunidades sostenibles» y «energía asequible y no contaminante», todos ellos del ámbito medioambiental. Por su parte, el objetivo «vida de ecosistemas terrestres» ha sido el menos elegido. Con ellos, los inversores tratan tanto de generar rentabilidades positivas como de un impacto positivo en la sociedad.

¿En qué clase de activos integras un análisis de criterios ESG?

La renta variable vuelve a ser el activo favorito para seguir estrategias ESG. La inversión en bonos verdes ha aumentado considerablemente, llegando al 63% de los selectores, mientras que inversiones alternativas como real estate y commodities también han aumentado, aunque en menor medida. También destaca la elección de ETFs sostenibles.

Gráfico 2: Integración de los criterios ESG por clase de activos

¿Cuál es el periodo máximo que estás dispuesto a mantener un fondo sostenible en cartera?

Los resultados afianzan la preferencia por el largo plazo de la ISR. De hecho, este año un 75% de selectores afirma que prevé mantener los fondos sostenibles en sus carteras durante un plazo de, al menos, diez años. De hecho, sólo el 3% los mantendrían 1 y 3 años, en ambos periodos.

En los próximos 12 meses, ¿cómo esperas que cambien tus asignaciones a estrategias con una consideración ESG?

Vemos unas perspectivas más que favorables para el nicho de la inversión sostenible este año. Y es que el 88% de aquellos que invierten en ESG, esperan aumentar su peso en las carteas durante el próximo año y, lo más relevante, ninguno de ellos espera reducir su peso.

Gráfico 3: Evolución del peso de la inversión sostenible en las carteras

¿Compruebas la veracidad de los datos ESG que obtienes de proveedores?

Este año hemos decidido preguntar a los encuestados si revisan la autenticidad de los datos sobre criterios ESG que ofrecen tanto las empresas en las que están invertidas como aquellos proveedores de datos de terceros, como por ejemplo Morningstar. Pues bien, la mayoría, un 49%, se fía de que los datos proporcionados son correctos, mientras que un 30% compara la información de distintas plataformas para corroborar que coinciden, y un 21% comprueba la veracidad directamente con la empresa en cuestión.

Profesionales que no siguen una ISR

Este año, la principal razón de no seguir una ISR se debe a la creencia de que se trata de una mera estrategia de Marketing y que, por tanto, no aporta un valor extra ni a la sociedad ni a la rentabilidad. El siguiente motivo de mayor peso es la carencia de información necesaria para llevarla a cabo, ya sea por no saber usar las plataformas adecuadas que proporcionen información sobre la sostenibilidad tanto de fondos como de empresas o porque realmente haya un déficit de las mismas.

La última batería de preguntas va dirigida de nuevo a cualquier tipo de inversor, tanto sostenible como no.

¿Cuáles de los siguientes escenarios te haría iniciar o aumentar la consideración de la sostenibilidad en tus inversiones?

No tanto la certeza de que la inversión responsable mejore la rentabilidad de las carteras, que fue el motivo de mayor peso del año pasado, sino un mejor acceso a información sobre criterios ESG desarrollados por las empresas y una mejor formación sobre cómo aplicar dicha información se convierten este 2020 en los hechos que harían iniciar o aumentar el camino a la inversión socialmente responsable.

¿Cuál crees que es el futuro de la inversión ESG?

Se trata de otra pregunta nueva que hemos incorporado esta edición y, según un 61% de los profesionales, significará una parte complementaria integrada en la selección de fondos para todas las carteras, seguido de un 26% que opina que será una opción importante en las carteras de aquellos clientes que realmente la soliciten.

¿Existe en tu entidad algún profesional especializado en el análisis y desarrollo de Inversión Socialmente Responsable?

La última de las preguntas que hemos incorporado este año como novedad va dirigida a conocer si actualmente se están contratando o ya existen perfiles especializados en inversión socialmente responsable en las Entidades de Servicios de Inversión. La respuesta es contundente: más del 60% de los selectores afirma que actualmente ya existe ese tipo de rol en su organización. El porcentaje restante se reparte entre aquellos que confirman que todavía no existe ese papel y que creen que es imprescindible, y aquellos que opinan que no es necesaria su incorporación.

Gráfico: profesionales especializados en inversión ESG

¿Podrías decir algún fondo sostenible que tengas actualmente en cartera?

Gracias a esta pregunta, hemos podido conocer de nuevo cuáles son los fondos sostenibles más presentes en las carteras de los selectores. Por segundo año consecutivo se repite el Nordea 1 – Global Climate and Environment Fund como el favorito por los encuestados, que además ganó recientemente el premio Rankia en la categoría de «Mejor Estrategia Sostenible».

El resto de nombres ha variado respecto a 2019. Entre los más votados se encuentran los internacionales Pictet Water, el Janus Henderson Global Sustainable Equity Fund y el Morgan Stanley Global Sustain Fund y otros nacionales como Bankia Futuro Sostenible y Sigma Global Sustainable. Próximamente analizaremos cada uno de ellos tal y como lo hicimos con los fondos sostenibles de 2019.

Conclusiones

Podemos afirmar que la Inversión Socialmente Responsable ha venido para quedarse. Como hemos analizado, prácticamente todos las métricas relacionadas con la aplicación de una inversión sostenible han aumentado este año. Por ello, no se trata de un estilo pasajero, de una «moda» como algunos creen, sino que cada vez los inversores muestran una mayor preocupación por la delicada situación actual del planeta y deciden tenerlo en cuenta a la hora de invertir.

Sin embargo, al igual que no es oro todo lo que reluce, no es sostenible todo aquello que se anuncia como tal. Es muy importante detectar cuándo una entidad realmente está ofreciendo un fondo sostenible, y diferenciarlo de aquellas que solo hacen una técnica de greenwashing, que consiste en hacer afirmaciones injustificadas o exageradas de sostenibilidad o respeto al medio ambiente en un intento de ganar participación en el mercado.

Los Millennials vuelven a ser la generación más sostenible

Otra conclusión destacable es que, al igual que el año pasado, si segmentamos a los encuestados por edad y estudiamos el porcentaje de aquellos que realizan inversiones sostenibles, descubrimos que la generación Millennial, aquellos que se encuentran entre 18 y 35 años, es la más concienciada con la protección del medio en el que vivimos.

Por último, sólo queda destacar la importancia de que las compañías que desempeñan buenas prácticas sociales y sostenibles lo hagan llegar al público. Solo mediante información accesible, de calidad y veraz, los inversores podrán descubrir las entidades más aptas para ser incluidas en su estrategia de Inversión Socialmente Responsable.