Oddo Credit Opportunities: Diversificar los segmentos de crédito como fuente de retornos

  • 08-03-2018

  • 3 minutos

La renta fija ha sido tradicionalmente una fuente estable de rendimientos, por lo que desempeñaba un papel fundamental en cualquier cartera diversificada. Pero el entorno actual ha hecho que estas características ya no sean válidas. Los rendimientos del bono alemán a cinco años se sitúan en terreno negativo, lo que en un entorno de subida tipos de interés significa que estos valores deteriorarán temporalmente las asignaciones de bonos y provocarán fuertes fluctuaciones debido a su alta sensibilidad a los tipos. Además, el programa de compra de deuda corporativa del BCE ha provocado una distorsión en la deuda con grado de inversión que también ha tenido consecuencias en los diferenciales del high yield.

En este nuevo entorno de renta fija, los inversores tienen que asumir mayores riesgos para encontrar rendimientos. Pero, a pesar de las dificultades, todavía hay margen de maniobra en las estrategias de crédito. Por ejemplo, las estrategias de crédito de rentabilidad absoluta con un enfoque global pueden usar herramientas financieras que incluyen instrumentos que permiten adaptarse a cualquier entorno macroeconómico y cualquier etapa del ciclo de crédito.

Los fondos de renta fija convencionales tratan de superar la rentabilidad de un índice de referencia determinado, lo que limita su universo de inversión e impone un sesgo de duración larga. En las estrategias de rentabilidad absoluta, el gestor no está obligado a cumplir las limitaciones del índice de referencia. Así, puede acceder a varios segmentos de crédito y adaptar su exposición a la duración de acuerdo con las condiciones del mercado. La capacidad de adoptar posiciones tanto largas como cortas en crédito y tipos para añadir o reducir el riesgo también resulta fundamental. Gracias a la posibilidad de cambiar una parte importante de la cartera por títulos equivalentes a liquidez, es posible reducir rápidamente el riesgo de la cartera. De esta manera, se trata de generar rendimientos con una volatilidad relativamente baja, lo que convierte las estrategias de crédito de rentabilidad absoluta en una herramienta excelente para la diversificación de carteras.

¿Cómo conseguir una asignación flexible?

Para contar con una asignación totalmente flexible entre segmentos y una gran variedad de títulos e instrumentos que poder utilizar se requiere un enfoque descendente (top down) que emplee métodos de evaluación tanto cuantitativos como cualitativos, así como un análisis fundamental. Después, la información pasa el filtro del gestor y se somete a una comprobación de validez (es decir, acontecimientos excepcionales en el futuro) antes de tomar una decisión de asignación. Una asignación eficiente y con vistas al futuro es la primera línea de defensa en la gestión de una estrategia de rentabilidad absoluta.

Una vez decidida la asignación, se requiere gran habilidad para obtener una cartera óptima con las posiciones de máxima convicción. Un análisis de crédito exhaustivo de cada título y un control continuo son fundamentales para una identificación oportuna de las revisiones de la solvencia y la valoración de los bonos. Aunque parten de los mismos recursos de análisis e investigación que otras estrategias, las estrategias de rentabilidad absoluta tienen mayor libertad para elegir, por ejemplo, el posicionamiento óptimo en la curva de crédito, ya que se gestionan sin tener en cuenta los riesgos de los índices. Además, la flexibilidad de las estrategias de rentabilidad absoluta debe ir acompañada de una estricta gestión del riesgo y herramientas eficientes para proteger la cartera en periodos de inestabilidad.

Oddo Credit Oportunities

Para beneficiarse de las ventajas que ofrecen las estrategias de crédito de rentabilidad absoluta, en Oddo BHF AM contamos con Oddo Credit Oportunities. Esta estrategia se centra en la gestión activa de una cartera de bonos diversificada en distintos segmentos de crédito (high yield, mercados emergentes, grado de inversión, bonos garantizados), permitiendo al equipo gestor la máxima flexibilidad en duración y sensibilidad al crédito para ajustar el perfil de riesgo y cubrir los riesgos de crédito y tipos de interés.

Las estrategias de crédito de rentabilidad absoluta disponen de un conjunto eficiente de instrumentos que pueden generar rentabilidades positivas (con un riesgo de pérdida del capital), incluso en periodos de tipos de interés bajos, subidas de tipos y posibles picos de volatilidad. Además, la baja correlación de las estrategias de rentabilidad absoluta con respecto a otras clases de activos permite a los inversores mejorar la diversificación de sus carteras.