Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Los dividendos japoneses baten récords por quinto año consecutivo

  • 18-02-2020

  • 5 minutos

Los dividendos mundiales aumentaron hasta un nuevo récord de 1,43 billones de dólares en 2019, con un incremento general del 3,5%, según el último Janus Henderson Global Dividend Index. La tasa de crecimiento subyacente —que se ajusta para tener en cuenta la mayor solidez del dólar estadounidense, unos dividendos extraordinarios inusualmente elevados y otros factores técnicos en 2019— fue del 5,4% y se vio impulsada por las distribuciones de Norteamérica, los mercados emergentes y Japón. Se alcanzaron nuevos récords anuales en EEUU, Canadá, Japón, Rusia y Francia.

Fuente: Janus Henderson

Con todo, un contexto económico mundial más complejo hizo que en 2019 asistiéramos a la tasa de crecimiento de los repartos más baja desde 2016: Asia-Pacífico (excl. Japón), el Reino Unido y Europa (excl. Reino Unido) no lograron batir la media mundial. En términos sectoriales, el crecimiento más destacado provino del sector petrolero, con un aumento de la remuneración al accionista de un 10%, mientras que las compañías de telecomunicaciones recortaron sus repartos.

En el cuarto trimestre se perpetuó la tendencia observada durante el resto del año, aunque se registró una cierta pérdida de dinamismo en la tasa de crecimiento de las distribuciones norteamericanas a causa de la ralentización del crecimiento de los beneficios empresariales. Los dividendos del cuarto trimestre aumentaron un 4,6% hasta un récord de 291.800 millones de dólares, lo que equivale a un alza subyacente del 4,8%.

En la última década hemos asistido a un crecimiento meteórico de los repartos, desde los reducidos niveles de los que partimos en 2009 tras la crisis financiera. Las distribuciones prácticamente se han duplicado (+95% en tasa general, +97% en base subyacente), lo que implica que los inversores centrados en la percepción de rentas periódicas recibieron en 2019 694.000 millones de dólares más en dividendos que hace diez años. Además, en la última década, las empresas de todo el mundo han distribuido a sus accionistas la asombrosa suma de 11,4 billones de dólares en total.

Fuente: Janus Henderson

Japón

Por quinto año consecutivo, los dividendos japoneses avanzaron a un ritmo superior al del resto del mundo y batieron un nuevo récord. Sin embargo, en el resto de Asia, la ralentización del crecimiento económico mundial y la repercusión de las tensiones comerciales pasaron factura. Corea del Sur registró el peor dato, mientras que dos tercios de las empresas de Taiwán recortaron sus repartos. En Australia, las remuneraciones al accionista cayeron un 3,3% tras tener en cuenta los abultados dividendos extraordinarios de BHP y Rio Tinto. El 40% de las empresas australianas recortó sus dividendos en 2019, y el sector bancario se mostró especialmente vulnerable. Tanto Singapur como

Estados Unidos

Los dividendos norteamericanos se incrementaron un 136% durante la última década, superados únicamente por los de Japón, y han representado el 50% del crecimiento de los repartos mundiales en ese periodo. En 2019, los repartos estadounidenses se anotaron un alza del 6,8% en base subyacente y alcanzaron una cifra récord de 490.800 millones de dólares, si bien el crecimiento durante el segundo semestre resultó más lento en comparación con los primeros seis meses del año. El hecho de que la práctica totalidad de los bancos protagonizasen incrementos de doble dígito en sus distribuciones constituyó el principal catalizador del crecimiento de los dividendos: las remuneraciones al accionista de la banca estadounidense se han duplicado solo en los últimos cinco años, muy por delante de cualquier otro sector. Los dividendos canadienses crecieron más rápido que los de cualquier otra principal economía desarrollada en 2019, con un alza del 9,5% en base subyacente, hasta alcanzar una cifra récord de 43.800 millones de dólares, gracias concretamente a los sectores bancario y energético.

China

En China, el marcado aumento en el reparto de Petrochina impulsó al alza el total un 4,4%. No obstante, descontado este efecto, los dividendos del gigante asiático registraron una evolución plana y, al igual que en el caso de Australia, un 40% de las empresas redujo su remuneración al accionista, una cifra inusualmente elevada. En términos generales, los dividendos de los mercados emergentes aumentaron gracias a las marcadas subidas registradas en las distribuciones de Rusia.

Hong Kong registraron un sólido crecimiento de sus distribuciones, aunque el número de empresas de Hong Kong que las recortaron se incrementó.

Europa

El crecimiento de los dividendos europeos ha quedado rezagado frente al del resto de zonas geográficas en la última década, aunque al ser una región más rentable, existe menos margen para el crecimiento de los repartos. En 2019, los repartos europeos cayeron un 2,0% hasta 251.400 millones de dólares, debido principalmente al desplome del euro frente al dólar estadounidense. El crecimiento subyacente fue del 3,8%, ligeramente a la zaga de la media mundial, si bien las diferencias entre países fueron notorias.

Paises bajos e Italia

Los Países Bajos e Italia fueron los que más aumentaron sus dividendos, pero Francia fue el único país europeo que los recortó. Los repartos alemanes experimentaron el crecimiento más débil entre los países de mayor tamaño, pero Bélgica fue el que peores cifras arrojó en términos generales a raíz de que Anheuser Busch disminuyese en un 50% su remuneración al accionista. El crecimiento general de los dividendos en el Reino Unido se vio impulsado por los dividendos extraordinarios de Rio Tinto y BHP, pero el crecimiento subyacente fue de tan solo un 2,9%, a la zaga del promedio mundial.

Previsiones y perspectivas

Para 2020, Janus Henderson prevé que el crecimiento general se vea lastrado por un descenso de los dividendos extraordinarios, pero sigue pronosticando que los dividendos alcanzarán la cifra total de 1,48 billones de dólares: un 3,9% más que en 2019. En base subyacente, se espera que la remuneración al accionista se incremente en un 4,0%.

Fuente: Janus Henderson

Ben Lofthouse, comentó:

«A excepción de unos pocos sectores concretos, el ritmo del crecimiento de los beneficios empresariales se ha ralentizado en todo el mundo en 2019 ante una economía mundial que ha perdido cierto dinamismo. Ello se ha traducido inevitablemente en una reducción de la tasa de crecimiento de los dividendos. No obstante, seguimos observando un crecimiento de las distribuciones. El alza subyacente del 5,4% registrada en 2019 se mostró en línea con la tendencia de crecimiento de los dividendos a más largo plazo y pone de relieve la resistencia de los repartos cuando la economía hace frente a desafíos.

Además, adoptar un enfoque global a la percepción de rentas periódicas permite a los inversores sacar partido de las ventajas de la diversificación tanto geográfica como sectorial. De cara al año que tenemos por delante, el mercado prevé que la economía mundial y los beneficios empresariales seguirán creciendo, lo que implica que los dividendos pueden incrementarse aún más. Todo apunta a que 2020 será el quinto año consecutivo en el que se batan récords de dividendos».

Ben Lofthouse, cogestor de Global Equity Income en Janus Henderson,

Martina Álvarez añadió:

Los dividendos españoles aumentaron un 4,2%* en 2019, ligeramente por encima de sus homólogos europeos, que se incrementaron un 3,8%. En la última década, y en 2019, la economía europea ha quedado rezagada frente a la media mundial, lo que ha limitado el crecimiento de los dividendos. Además, Europa dispone de pocas empresas en los sectores que han registrado un mayor crecimiento en los últimos años, como el tecnológico, por lo que el componente sectorial también influye”.

Martina Álvarez, directora de Ventas para Iberia de Janus Henderson