Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

¿Dónde invertir en 2020? Las gestoras de fondos responden

  • 23-01-2020

  • 10 minutos

Año tras año, las gestoras de fondos y otras entidades publican en estas fechas las perspectivas sobre los distintos activos de cara a al año siguiente, señalando en cuáles ven un mayor potencial de revalorización. ¿Dónde invertir en 2020? A continuación, presentamos un resumen con la opinión de varias casas sobre las perspectivas para este nuevo año.

¿Dónde invertir en 2020?
Gestora de fondosPerspectivas de inversión para 2020
Allianz Global Investors
  • En 2020 se espera un incremento del apetito por el riesgo, como consecuencia de las elecciones en EEUU, de la evolución del conflicto comercial y de la abundancia de liquidez inyectada por los bancos centrales; la gestión del riesgo será fundamental.

  • La selección de valores se centrará en la sostenibilidad a largo plazo de las empresas que incorporan factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) en sus decisiones de inversión.

  • Se recomienda seleccionar cuidadosamente las acciones estadounidenses más demandadas; analizar los valores europeos infravalorados y la deuda de mercados emergentes; pensar en inversiones alternativas para obtener una rentabilidad menos correlacionada; y proseguir la búsqueda de beneficios en un contexto de bajos rendimientos.

  • Las inversiones temáticas ofrecen acceso a estrategias con un potencial de crecimiento global a largo plazo, como la inteligencia artificial.
  • Aberdeen Standard Investments
  • Hacia 2020, las incertidumbres y los riesgos políticos continuarán pesando en la industria, el comercio y la inversión.

  • Esperamos que el último recorte de los tipos de interés de la Reserva Federal de EE.UU. en este mini-ciclo se produzca en el primer semestre de 2020, y que el Banco Central Europeo tome medidas adicionales.

  • Esperamos que la rentabilidad de los activos tradicionales sea mucho menor que en el pasado. Una cantidad significativa de bonos del Estado tiene rentabilidad negativa en estos momentos.
  • Amundi
  • La inversión en renta variable para 2020 será, en nuestra opinión, una historia de ingresos y oportunidades para una posible subida.

  • En renta fija, se trata de optimizar la búsqueda de yield, con selección y estrategias flexibles. La caza de rendimiento sigue siendo un tema clave. Los bonos de los mercados emergentes también son atractivos para los cazadores de rendimiento, con una preferencia por las divisas fuertes.

  • Los inversores tendrán que ir más allá del concepto tradicional global de “mercados emergentes” y profundizar para capturar oportunidades y temáticas atractivas. Entre estos últimos, estamos a favor de los países que tienen una fuerte demanda interna y están menos expuestos a las vulnerabilidades externas.

  • Por último, los inversores deberían empezar a crear carteras a prueba de volatilidad.
  • AXA IM
  • Espera que el PIB de España crezca un 1,5% en 2020 y un 1,2% en 2021, por encima de la UE, de la que espera un crecimiento del 0,7% y el 0,5% en los próximos dos años.

  • Respecto al PIB mundial en 2020 probablemente no será capaz de exceder su crecimiento potencial en las principales regiones económicas (3,2% para 2020 y 3% para 2021) y el escenario base para 2021 es que el crecimiento global se desacelera hasta un cuasi-estancamiento.

  • No se esperan cambios en la política monetaria ni de la Reserva Federal, ni del BCE durante al menos los tres primeros trimestres del año 2020.

  • Los mayores riesgos para el crecimiento de 2020 serán: la desaceleración en China, reducción de los beneficios corporativos y el gasto en los hogares de EEUU. Será necesario despejar las incertidumbres en los riesgos asociados al periodo de transición del Brexit y las persistentes dificultades para un acuerdo entre EEUU y China.
  • Las oportunidades para el crecimiento de 2020 serán: valorar la voluntad de la Reserva Federal para actuar con rapidez en relación al volumen de la política acomodaticia y la aplicación de estabilizadores automáticos en Europa.
  • BlackRock
  • Lejos de ver una recesión, vemos un repunte macro: esperamos un repunte moderado en el crecimiento económico global en los próximos 6-12 meses.

  • La economía china seguirá desacelerándose pero con cierta estabilización. Vemos poco probable que su gobierno entre en programas de estímulos como hemos visto en el pasado.

  • Mejoramos nuestra visión en renta variable japonesa y emergente. La principal fuente de retorno en renta fija son los cupones, además de high yield y mercados emergentes (vemos incentivo en divisa local). Mayor exposición en bonos sobernaos americanos frente a otros países.
  • Capital Group
  • La incertidumbre comercial y política afecta al crecimiento. La situación podría cambiar con un acuerdo en las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos y con la mejora de la actividad manufacturera, lo que podría favorecer un cierto aumento del optimismo.

  • ¿Una recesión en 2020? Dependerá del consumo. En Estados Unidos estamos viendo dos economías: la fortaleza del consumo podría continuar contrarrestando la ralentización de la actividad manufacturera provocada por la incertidumbre comercial y política.

  • Los inversores en renta variable estadounidense pueden obtener buenos resultados en los años de elecciones, pero han de tener paciencia. Hemos analizado todos los periodos electorales estadounidenses desde 1932, y hemos comprobado que, a pesar de la volatilidad registrada durante las primarias, los mercados han registrado sólidas ganancias una vez celebradas las elecciones. Es mejor mantener la inversión que quedarse al margen de dicha subida posterior.

  • Sólidos resultados en Europa, Japón y mercados emergentes. ¿Y después, qué? Los cambios políticos y las nuevas normas de gobierno corporativo podrían impulsar la productividad en Japón, y los inversores podrían encontrar oportunidades de valor relativo en el mercado de renta variable europea. En los mercados emergentes, son los factores relativos a empresas concretas los que están impulsando la rentabilidad.
  • DWS
  • Se descarta una recesión para 2020: disminución de incertidumbres políticas, política europea calmada, Fed y BCE continuará con la política acomodaticia, tendencia de crecimiento decreciente en China.
  • Acuerdo de la guerra comercial: no obstante, la lucha entre ambos países por el liderazgo tecnológico mundial continuará.
  • Descuentan con un 45% de posibilidades un Brexit en 2020, y un 15% de posibilidades de que éste sea «blando».
  • Tendencia ESG: la sostenibilidad no es una tendencia que desaparecerá con el tiempo, sino que es el núcleo de todas nuestras acciones que nos permitirá tener éxito para nuestros inversores en el futuro.
  • Dunas Capital
  • 2020 requerirá estrategias de inversión más basadas en la flexibilidad, en un entorno marcado por la desaceleración económica.
  • Ante el desigual entorno macro y valoración de las distintas clases de activos, estamos enfocando las carteras a la obtención de retornos a través de estrategias “carry”, en lugar de la búsqueda de plusvalías.
  • Reducción a exposición de forma paulatina a renta fija, más notablemente a bonos subordinados de entidades financieras y, en menor medida, en aseguradoras y en “high yield”.
  • Ethenea
  • Cualquier tipo de acuerdo entre EEUU y China evitará una nueva escalada del conflicto comercial, lo que proporcionará a los directivos de las empresas activas a nivel mundial una mayor seguridad; lo que podría romper la espiral de inversión restringida, menor crecimiento, menos beneficios y despidos.

  • La lucha de poder entre los bancos centrales y la economía continuará. Los mercados de renta variable están descontando actualmente un repunte económico. Si no es así, podría producirse una corrección de las bolsas. Actualmente consideramos que este escenario es poco probable y esperamos que la economía se recupere.

  • Hemos reducido la duración de la cartera de bonos y nos centraremos más en las inversiones a medio plazo. Debido al programa de compra de activos del BCE, seguimos esperando que los rendimientos en la zona euro se mantengan bajos. Además de los bonos corporativos, consideramos que los bonos soberanos españoles son muy interesantes.
  • Fidelity
  • Los riesgos geopolíticos que dominaron la actualidad en 2019 (como la guerra comercial) han remitido. Si esta frágil calma persiste en 2020, deberíamos ver un aterrizaje suave en el crecimiento del PIB mundial.

  • Deberíamos evitar una recesión en los beneficios. En este escenario, las bolsas podrían seguir subiendo y el value investing volver al primer plano, pero cuidado con los bancos.

  • Ahora que los rendimientos de los bonos de los grandes mercados van a mantenerse en niveles bajos, esperamos nuevas entradas de capitales en áreas de la renta fija con rendimientos más atractivos, como la deuda emergente.

  • Deberíamos evitar una recesión en los beneficios. En este escenario, las bolsas podrían seguir subiendo y el value investing volver al primer plano, pero cuidado con los bancos.

  • Las exposiciones tácticas a activos no estadounidenses, como los mercados emergentes, junto con los activos alternativos y las apuestas por las rentas, podrían ayudar a sortear el cambio en el contexto de mercado.
  • HSBC
  • Es probable que el rendimiento macroeconómico de EE.UU. disminuya en 2020.

  • Los precios del mercado siguen siendo atractivos para la renta variable europea y de los mercados emergentes y para el crédito asiático.

  • Los bonos del Estado pueden ser un diversificador menos fiable en el futuro

  • A excepción de un shock inflacionista: los tipos de los bonos del Tesoro de EE. UU. podrían caer hasta cero durante los próximos 12-18 meses.
  • Imantia
  • Entramos en una fase de desaceleración leve, con riesgo a la baja por la ausencia de palancas alternativas de crecimiento.

  • Respecto a políticas económicas: Tipos bajos y liquidez abundante a la espera de nuevos datos y una redefinición de sus objetivos. La política fiscal como opción contingente puede ser elemento clave en el año.

  • En renta fija: las curvas de tipos de interés ligeramente más altas y los activos de crédito ampliando diferenciales por la menor entrada de flujos.
  • J.O. Hambro
  • 2019 ha sido un año excepcional para los mercados crediticios de EE. UU., con un alto rendimiento y un grado de inversión de 12% aproximadamente. Por ello, es realmente difícil anticipar otro año fuerte para los mercados crediticios en 2020.

  • Actualmente descartamos las carteras para 2020 defensivas o cíclicas al 100%, pero sí recomendamos tenerlo en cuenta.

  • Con la volatilidad incrementándose, nos mantenemos precabidos y recomendamos a los inversores: «deben preparase para lo peor y esperar lo mejor»
  • Jupiter AM
  • Los datos macroeconómicos seguirán deteriorándose en todo el mundo en 2020, lo que debería obligar a los bancos centrales a recortar los tipos de interés y empujar los tipos de los bonos cada vez más a la baja.
  • China no reanimará la economía mundial: las autoridades chinas no contemplan estímulos monetarios masivos, el país ya posee unos niveles de deuda elevados y un mercado inmobiliario inflado.
  • EE. UU. se encamina hacia una recesión inminente, lo vemos en los beneficios empresariales: previsiones de beneficios negativos en el tercer y cuarto trimestre.
  • La Financière de l’Echiquier
  • Surgen dos tendencias a largo plazo que, en nuestra opinión, constituyen focos de inversión estratégicos: la inversión socialmente responsable (ISR), ya que consideramos que favorece la generación de rentabilidad a largo plazo, y la inteligencia artificial (IA).
  • Legg Mason
  • A medida que nos adentramos en 2020, observamos que tanto la economía estadounidense como las del resto del mundo se están ralentizando claramente, por lo que la pregunta clave que cabría formularse es si nos encontramos en la antesala de una recesión o ante una ralentización de final del ciclo económico.

  • Prevemos que la contracción del sector manufacturero se acentuará ligeramente a medida que la guerra comercial en curso vaya lastrando la confianza empresarial y conlleve una reducción de la inversión en inmovilizado, el consumo debería mantenerse en unos niveles lo suficientemente sólidos como para evitar una recesión.

  • Si bien la volatilidad seguramente seguirá siendo elevada, no se producirá una caída de mercado el año próximo de forma inminente. De hecho, durante los últimos 19 ciclos de elecciones presidenciales en EE. UU., la renta variable ha sufrido pérdidas en tan solo dos ocasiones en los 12 meses anteriores al día de los comicios y ha arrojado una rentabilidad media del 8%.
  • Mercer
  • Se espera que las actuales negociaciones sobre aranceles y gravámenes a las importaciones eviten una escalada del conflicto.

  • Para el 2020 habrá una recuperación moderada de la tasa de crecimiento económico tras la desaceleración del gasto de capital sufrido en 2019.

  • La Eurozona verá una relajación de las políticas monetarias siempre y cuando el mercado laboral continúe fuerte y cese la guerra comercial.
  • Robeco
  • La expansión económica se alargará, y el mercado alcista en renta variable recorrerá el último tramo de su ascenso de casi un decenio.

  • Descarte de Brexit duro: lo que suceda no puede considerarse más que ruido. No habrá acuerdo comercial integral, pero cualquier versión parcial del mismo bastará para restablecer parte de la confianza de las empresas.

  • Una improbable recesión en EEUU: el empleo, el consumo y el sector servicios se mantienen sólidos. Recesión a partir de finales de 2020.

  • Crecimiento del PIB en Europa menor al 1%: Alemania tiene que lidiar con el desplome de la actividad de producción a escala global y la disminución del crecimiento de las exportaciones, en parte debido a la guerra comercial.
  • Schroders
  • Se espera una mejora de la economía global en 2020 y una previsión de crecimiento global para 2020 al 2,6%. El equilibrio de riesgos entre el crecimiento y la inflación se distribuye de manera más uniforme.

  • Aceleración en la mayoría de los mercados emergentes, a medida que el comercio se recupera y la inflación (subidas de precios) sigue siendo limitada, para permitir algunos recortes más moderados en los tipos de interés.

  • Bajos tipos de interés: los recortes de los tipos de interés de EEUU han contribuido a que haya las condiciones de préstamo más favorables en una década, incluso cuando los consumidores de EEUU siguen contando con el apoyo del pleno empleo.

  • Disminución de las tensiones comerciales: una tregua comercial entre EEUU y China mejoraría las perspectivas para la zona euro y para los mercados emergentes, aunque sólo vemos una acción limitada de los gobiernos europeos para apoyar el crecimiento.
  • Ostrum AM
  • El papel de la política monetaria será ahora el de mantener una posición acomodaticia y frenar los riesgos para la economía, así que podemos esperar que los tipos de interés se mantengan bajos durante 2020

  • En cuanto a los mercados de valores, la estabilidad debería ser la palabra clave y la volatilidad probablemente se mantendrá baja, con índice V2X en torno al 13%. En consecuencia, la asignación de activos sugerida por Ostrum AM se basa en un 65% de bonos, un 25% de renta variable y un 10% de activos líquidos

  • La recesión del sector manufacturero, desencadenada especialmente por la Guerra Comercial, está contangiándose gradualmente al sector servicios, pero esto aún confirma la posibilidad de una recesión global.
  • Pictet AM
  • En conjunto vemos más potencial en 2020 en acciones que bonos de mercados desarrollados. Por su parte los mercados emergentes muestran divisas aproximadamente 20% infravaloradas, con valoraciones razonables y potencial aceleración del crecimiento, mayor que en países desarrollados especialmente en India, Rusia y Brasil. De todas formas nos preocupa más Latinoamérica pues hay exceso de optimismo, especialmente respecto a Brasil y mercados que cotizan al mismo nivel que los asiáticos con menor crecimiento y riesgo político.

  • Por su parte los mercados emergentes muestran divisas aproximadamente 20% infravaloradas, con valoraciones razonables y potencial aceleración del crecimiento, mayor que en países desarrollados especialmente en India, Rusia y Brasil. De todas formas nos preocupa más Latinoamérica pues hay exceso de optimismo, especialmente respecto a Brasil y mercados que cotizan al mismo nivel que los asiáticos con menor crecimiento y riesgo político.

  • Las estrategias de rentabilidad absoluta tienen sentido para 2020 y los próximos cinco años. Es el caso de determinados hedge funds neutrales respecto al mercado. Dadas las altas valoraciones, expectativa de menor crecimiento y mayor volatilidad, es momento apropiado para estrategias de rentabilidad absoluta, en sustitución de efectivo y bonos, a fin obtener de obtener rentabilidad de la habilidad del gestor, no del mercado.
  • UBS AM
  • Si bien continúa el reto para los inversores que supone un crecimiento lento y un rendimiento bajo, hay cinco posibles acontecimientos adicionales en 2020 que podrían afectar a los mercados

  • Los potenciales escenarios son: acuerdo global entre EE.UU. y China sobre comercio; resultados electorales inesperados en EE.UU.; estímulo fiscal de la UE; catástrofe climática; y conflicto en Oriente Medio

  • En UBS Asset Management consideramos que la reducción de los riesgos geopolíticos, la estabilización del crecimiento económico en China y una política monetaria más flexible impulsan una reaceleración del crecimiento mundial

  • Estos acontecimientos podrían suponer un impulso para la renta variable emergente y de la UE, una infraponderación de las acciones estadounidense, avances en los enfoques de los inversores sobre la sostenibilidad, y una apreciación de las acciones de las empresas del sector del petróleo (conflicto de Oriente Medio)
  • Vontobel
  • Los datos económicos sugieren que el ciclo tiene más margen. Los riesgos que amenazaban con llevar a la economía mundial a una recesión, como la guerra comercial entre Estados Unidos y China y el Brexit, parecen haber disminuido al menos ligeramente.

  • Respecto a los tipos, nos inclinamos más hacia tipos bajos, lo que creemos que sucedería si las conversaciones de la guerra comercial se deterioraran y los mercados financieros actuaran en consecuencia, vendiendo activos de riesgo.

  • Evitaremos invertir en aquellas empresas que no cumplen con las pautas de ESG, las llamadas «industrias del pecado»; cuyos modelos de negocio estarán menos apoyados por los mercados financieros, ya que los inversores actualmente buscan poner de su parte para mejorar el futuro del mundo.
  • WisdomTree
  • Las consecuencias del juego de EEUU y China son de tan alto riesgo que podrían ser catastróficas para la economía global.

  • La economía global se desaceleró en 2019. Esa desaceleración tiene sus raíces en el comercio y nuestras previsiones son de una desaceleración continuada para 2020.